Análisis de ‘MotoGP 21’

Una experiencia renovada que ha sabido aprovechar las bondades de la nueva generación de consolas.

0

Los pilotos se preparan para destrozar la parrilla de salida mientras el aroma a goma quemada y gasolina se esparce por el ambiente. La temporada está a punto de comenzar y todo el mundo se prepara; una nueva remesa de corredores —algunos conocidos, otros no tanto— se relamen los labios recordando la emoción de surcar el mundo a ras de suelo. Acechan la victoria y lo darán todo por ella, pero solo uno alcanzará la gloria en MotoGP 21. Milestone ha regresado y, como no podía ser de otra forma, lo ha hecho con una de las franquicias más emblemáticas de su historia.

En efecto, amantes de la adrenalina: MotoGP 21 ya está disponible en PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X|S a un precio de 69,99 € y en Nintendo Switch y PC por 40,99 €. Así no los ha hecho saber Koch Media, empresa distribuidora en España, con su esperado lanzamiento en la península. Todo sea dicho, los usuarios de PC podrán disfrutar de la experiencia completa en PC ya sea a través de Steam o Epic Games; no tienen porqué limitar sus opciones a tenor de la inefable lucha de plataformas. Sea como fuere, no es eso de lo que hemos venido a hablar. Al contrario. Hoy hemos venido con la idea de saborear la tensión de una buena carrera…

MotoGP 21

En esta ocasión, para variar un poco la dinámica habitual, me gustaría comenzar destacando algunos de los diferentes modos de juego de los que dispone MotoGP 21. Empecemos, pues, con el Modo Carrera Manager. Siendo uno de los modos más interesantes del proyecto de Milestone, me ha fascinado gracias a la gran variedad de opciones de las que disponemos. Empezando por el equipo, tendremos un gestor de personal, un ingeniero jefe y un analista de datos para liderar un proyecto que debemos construir. Así pues, nuestra tarea será —con ayuda de los primeros— construir un equipo. Tendremos la opción de hacerlo con la escudería principal o mediante el equipo junior, una opción que nos permitirá desarrollar el modo carrera desde lo más bajo.

Este segundo es más complicado y exige más de nosotros, pero es muy satisfactorio. Aparte, en ambas tendremos un área de desarrollo relacionada con la calidad técnica de la motor, desde la potencia del motor hasta la aerodinámica del vehículo pasando por los componentes electrónicos o el mismo chasis. Sigue y destaca, por méritos propios, la nueva edición del modo carrera. Dejando a un lado otros modos que nos permitirán competir con la IA y/o a través de internet en duelos singulares, el modo carrera es lo más interesante del juego. Al menos así ha sido en mi caso, aunque bien es cierto que —personalmente— no buscaba competir contra los demás.

En cualquier caso, el modo carrera nos permitirá empezar desde cualquiera de las categorías básicas de la competición para desarrollarnos como piloto. Sigue la dinámica de siempre, pero el resto de mejoras inherentes al título han permitido que el modo carrera sea más satisfactorio. De eso hablaremos más adelante, así que por el momento me limitaré a comentaros que es un modo bastante satisfactorio y divertido para los amantes de la conducción y las motos. El sentimiento de progresión está muy conseguido, la dificultad se amolda bien a nuestras necesidades y la IA responde bien a nuestras características como piloto. Un buen trabajo.

El impacto de la nueva generación

Análisis de MotoGP 21
Análisis de MotoGP 21

MotoGP 21 nos da una de cal y una de arena. No os asustéis, os lo explico. Habría cabido esperar, con toda probabilidad, que el salto generacional tuviese la inmediata repercusión de un salto gráfico. No obstante, este no se ha dado, ya que el acabado visual es muy similar al de la anterior entrega. Curiosamente, esta no apareció en los TGA. A título personal no es algo que me importe demasiado, pues considero que no es el aspecto (nunca mejor dicho) más importante. Lejos de lo que pueda parecer, hablamos de un título visualmente interesante. Empero, el diseño de los personajes, las expresiones faciales, los directores o personajes con los que hablamos… Bueno, ahí la verdad es que flojea bastante.

Donde sí hemos notado un salto importante ha sido en el rendimiento, ya que MotoGP 21 funciona a 4K con resolución dinámica a 60fps fluidos. Milestone ha dado un salto de calidad y ha perfeccionado todavía más el sentimiento de inmersión. La precisión de los controles es muy buena y el sistema de penalizaciones recién integrado ha profundizado, todavía más, el realismo de la experiencia. Salvando las distancias, nos enfrentaremos a las mismas dificultades de un piloto profesional. Se acabó eso de destrozar el trazado, conducir como un cafre ignorando el peligro y/o usar las caídas en nuestro favor. Véase, también, la penalización de Vuelta Larga, una función por la cual muchos fanáticos llevan años rogando.

A todo esto debemos sumarle un sistema de suspensión revisado y un realismo todavía mayor. Junto a ANNA, su nuevo sistema de Inteligencia Artificial basado en el aprendizaje, MotoGP 21 promete ser uno de los videojuegos de conducción de motos más interesantes del mercado y de los últimos años. Ahora bien, ¿cómo se transcribe todo esto en la jugabilidad? Sencillo: espectacular. Es uno de los juegos de carreras que más he disfrutado en los últimos tiempos… y eso que he jugado a unos cuantos. Siendo sincero, me parece una opción excelente para novatos y expertos.

Pilotando en primera persona

Análisis de MotoGP 21

Uno de los apartados más interesantes es la conducción en primera persona. No es algo nuevo, pero ha mejorado bastante en términos generales. Destaca la cámara dinámica, que ahora nos sigue con bastante más precisión. Es, sin duda, uno de los grandes logros de la desarrolladora. Sucede algo parecido con las curvas, el diseño de las pistas (es el juego oficial del campeonato, así que nos encontraremos con los trazados más emblemáticos) o las mismas motos. Milestone ha dado un paso adelante en casi todos los apartados de su obra. Por cierto, si, hay cámara en tercera persona, pero es menos interesante. Es más genérica y menos inmersiva.

Y para quienes os lo estéis preguntando, MotoGP 21 aporta tres dificultades: fácil, normal y difícil. La principal diferencia entre unas y otras es la duración de la carrera, las ayudas de conducción y la calidad de los pilotos manejados por la IA. En líneas generales están bien construidas: quienes busquen un reto lo tendrán, mientras que los que prefieran echar el rato y divertirse sin complicaciones también podrán hacerlo. Es accesible a todo tipo de jugadores y la progresión es bastante consecuente. Al menos de fácil a normal. El modo difícil ya es otra historia. Ahí toca sudar. El desgaste de los neumáticos o la misma temperatura de los componentes son factores que deberemos tener en cuenta.

Nuestro manejo influirá directamente en la conservación de la moto. La elección de ruedas o el tipo de trazado afectará a nuestro rendimiento. Hay exigencias tanto en la conducción como en el conocimiento. No basta con ser buen: es necesario dominar la información y adaptar nuestra estrategia a las circunstancias. De cualquier manera, y para ir terminando —no quiero extenderme mucho más— os resumiré mis sensaciones generales en cuanto al manejo. MotoGP 21 es preciso, inteligente y satisfactorio. Milestone traslada bien la sensación del pilotaje real a la consola. O eso creo. Nunca he corrido profesionalmente, pero estoy seguro de que se debe acercar bastante (salvando nuevamente las distancias) a esto.

Análisis de MotoGP 21, conclusiones

Análisis de MotoGP 21
Análisis de MotoGP 21

MotoGP 21 ha resultado tremendamente positiva. El cambio generacional le ha venido de perlas a Milestone, quien ha sabido perfeccionar la jugabilidad y las prestaciones de su obra en detrimento de un apartado gráfico que no mejora tanto como cabría esperar. Minucias. La desarrolladora ha dado con la tecla y ha creado una experiencia de pilotaje y carreras muy notable en donde los expertos sentirán la emoción de cada trazo. Apto para noveles, maneja bien los tiempos. El peso del tiempo ha afectado de forma positiva a la IA, la dirección del trazado y la jugabilidad. Ahora bien, es un título más bien continuista. No supone una revolución, sino un salto de calidad en una serie de aspectos que venían siendo interesantes desde hace tiempo.

Análisis de MotoGP 21. Clave de juego para PC cedida por Koch Media.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here