Análisis de ‘Monster Hunter World: Iceborne’. El ciclo de la vida sigue su curso

El terreno de caza se expande hasta los helados páramos de Arroyo de Escarcha

0
Compartir

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Tras enfrentarnos al páramo helado del Arroyo de Escarcha, hemos regresado, y todo para traeros nuestro análisis de Monster Hunter World: Iceborne, la expansión del aclamado Monster Hunter World. En primer lugar, es importante esclarecer un par de puntos. Por un lado, no hablamos de un simple DLC. No, Iceborne es mucho más. El término expansión es el que mejor encaja con lo nuevo de Capcom, pues la cantidad de contenido referido al título es, cuando menos, digna de mención. Por otra parte, es necesario contar con el juego original si se desea experimentar el gélido frío de Iceborne. A este respecto, hay varias ediciones que incluyen juego original y expansión, por lo que si no adquiriste World en su origen, podrás hacerlo sin problema.

Respecto al análisis, será algo diferente a los que usualmente suelo escribir. Al tratarse de una expansión he preferido centrarme en aquellos sus nuevos contenidos y agregados. Os daré mis impresiones, está claro, pero centraré gran parte de la presente reseña en hablar de aquello que Capcom ha decidido incluir a su título más vendido hasta la fecha. Es hora de cazar en PlayStation 4.

Nuevos contenidos

Análisis Monster Hunter World: Iceborne

El mayor atractivo de Monster Hunter: Iceborne es, sin lugar a dudas, el volumen de contenidos masivo que incluye. No hablamos solo de un nuevo mapa, sino de una porción de argumento para nada desdeñable que nos llevará hasta los más recónditos rincones del Arroyo de Escarcha, nombre que recibe el ya mencionado nuevo mapa. Seguirá la historia del primer juego, en donde un grupo de cazadores explora el llamado Nuevo Mundo. Aun más, Arroyo de Escarcha es el mapa más grande de todos los disponibles, por lo que se nos auguran no pocas horas de caza bajo el frío y la nieve.

Cómo no, se han creado y/o adaptado nuevos monstruos. Viejos conocidos de entregas anteriores regresan para ingresar a las filas de World. Con todo, aunque muchos «se repitan» sus mecánicas son muy diferentes, por lo que no debemos pensar que son iguales. Y a la cabeza de la nueva remesa de criaturas se encuentra Velkhana, un dragón anciano con poderosos ataques de hielo. Entre los nuevos miembros del elenco se encuentran, por ejemplo, Glavenus, Beotodus, Odogaron Ébano o Nargacuga.

En otro orden de cosas, se ha sustituido el Rango de Cazador (RC) por el Rango Maestro (RM); será necesario ser RC 16 para poder tener RM. Con la inclusión del RM se ajusta un poco más la curva de progresión tanto para nuevos jugadores como para los cazadores más avezados. En ese mismo sentido, uno de los aspectos más significativos de la expansión es la corrección de dicha dificultad. Hablo de arreglos porque fuimos muchos los que aludimos al carácter errático del sistema anterior. A partir de ahora, la dificultad progresará con el número de jugadores, y no sí de jugamos solos o acompañados. Por ende, no es lo mismo ser un grupo de dos que un grupo de cuatro. Al tiempo, si alguien abandona la misión, se reajusta la dificultad. Un gran acierto.

Monster Hunter World: Iceborne aún tiene más que enseñarnos

Análisis Monster Hunter World: Iceborne
Análisis ‘Monster Hunter World: Iceborne’

La expansión de Capcom ha incluido nuevas mecánicas de juego. De esta forma, el juego adquiere una nueva capa de profundidad y se refresca un poco en lo que a términos de jugabilidad se refiere. Además de añadir ciertas monturas de forma muy situacional, contaremos con la Garra Retráctil y el Tiro Proyector. La primera nos permite engancharnos al costado de un monstruo y ejecutar un breve ataque. El segundo es un aturdidor. También habrá nuevas armas y materiales de crafteo, lo cual resulta obvio si se tiene en cuenta que hay nuevos monstruos. Es más, se han incluido movimientos y combos con la eslinga para agregar nuevos extras, aunque esta es bastante menos incisiva que las anteriores.

Al respecto, los novicios gozarán del sistema de estampado (hacer chocar a un monstruo contra una pared) para generar más ventaja, pero en situaciones concretas. Por desgracia, los cazadores más experimentados han recibido un flaco favor. Solucionados los errores de la dificultad, se esperaba que la curva creciese, mas ha sido al contrario. Aun existiendo monstruos más complicados, las nuevas mecánicas engendran un título cada vez más fácil. El gameplay es más profundo, pero más sencillo.

Dejando a un lado los cambios en las mecánicas, hay otras novedades, como una nueva base de operaciones, pero dejaré que las descubráis vosotros mismos. Al final, forma parte de la experiencia de juego y creo que es más divertido no decir nada. La nota negativa sigue siendo el diseño de las armas, las cuales no reflejan el monstruo del cual proviene. ¿Qué quiero decir con esto? La base del armamento consta de un cuerpo base con forma de hueso, por así decirlo, y algunos detalles relativos al monstruo. Pese a que algunas armas evolucionan al mejorar de nivel en lo que a diseño se refiere, el resultado final no se acerca a la magnificencia de los juegos anteriores.

Impresiones generales

Análisis Monster Hunter World: Iceborne

Monster Hunter World: Iceborne es la expresión perfecta de lo que debería ser una expansión. No solo porque profundiza en su propio universo, sino porque ofrece una cantidad de contenidos importante. Las actualizaciones trazadas en lo que se refiere al sistema son más que adecuadas y hacen las veces de refuerzo para los aspectos peor diseñados de un buen videojuego. Si os gustó MHWIceborne hará lo propio. Tras jugar solo y en cooperativo sigo manteniendo la firme opinión de que es un título pensado para jugar con amigos. Si bien es cierto que puedes tirar de emparejamientos aleatorios, solo se aprovecha todo su potencial cuando estás acompañado de tu grupo de confianza.

En lo que se refiere a jugabilidad, debo confesar que —lo siento por el chiste malo— Iceborne es un soplo de aire fresco. Y no solo por los nuevos monstruos. La incorporación de nuevas mecánicas y los ajustes en la curva de dificultad son muy notables, lo cual nos permite expandir nuestra experiencia de juego en bastantes horas. A la par, agregar armas de rango 12 extiende el potencial máximo de nuestro cazador; los más completistas verán cumplidos sus deseos al poder disfrutar de una nueva remesa de materiales.

Siendo más concreto, completar la historia principal del tirón y crafteando el equipamiento mínimo y necesario para continuar, podemos hablar fácilmente de unas 30 horas de juego. Sí hablamos de contenido total… Unas 100 horas no sería descabellado. Puede que incluso más. En su totalidad, sumando juego original y expansión, las 300 o 400 horas no son una locura. La realidad es que lo bonito de Monster Hunter es su longevidad, pues siempre ofrece nuevos desafíos y/o retos gracias a sus características multijugador.

Conclusiones

Iceborne
Análisis ‘Monster Hunter World: Iceborne’

Monster Hunter World: Iceborne ha cumplido con nuestras expectativas. Es una buena expansión que soluciona algunos de los problemas más notorios del juego original. A la par, profundiza en sus propias mecánicas y las amplía. El elenco de monstruos sigue siendo algo escueto para quienes disfrutaron de proyectos anteriores de la franquicia, pero las nuevas incorporaciones aportan bastante. Sin olvidarnos de la precariedad en el diseño de las armas, que no de las armaduras, la expansión mejora la valoración de un juego muy notable en lo que a apartado gráfico y mecánicas se refiere. Nos ha encantado que las nuevas herramientas sean útiles de verdad, y no un mero añadido para escudar su nuevo trabajo. Si MHW era divertido, ahora lo es más.

Por desgracia, los más veteranos verán en la dificultad máxima su principal defecto. Ya sea el juego base o la expansión, se nota que Capcom ha querido crear algo más para todo el público, lo cual no es necesariamente negativo; el número de jugadores activos una vez pasa el hype inicial es importante. Con todo, nos ha encantado MHWI y lo recomendaríamos sin lugar a dudas. P. D.: Muchas gracias a mi compañero de aventuras Fer, pues sin su inestimable ayuda este análisis no habría sido lo mismo.

Análisis Monster Hunter World: Iceborne. Edición física para PS4 cedida por Koch Media.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario