Análisis de ‘Wolfenstein: YoungBlood’

Os traemos el análisis completo del último título de Bethesda

0
Compartir

Hace un par de semanas os presentamos nuestras primeras impresiones sobre el último título de Bethesda, y hoy, os dejaremos nuestro análisis completo después de destriparlo durante unas cuantas horas y de probar en profundidad el modo cooperativo.

Contando una vez más con Machine Games (Wolfenstein: The New Order; Wolfenstein: The Old Blood) a los mandos de esta producción y con Arkane Studios (Dishonored, Prey), nos adentramos en las calles de París para hacer lo que mejor se le da a la familia Blazkowicz, exterminar Nazis.

Evitaremos al máximo los Spoilers, centrándonos en el argumento, las mecánicas, jugabilidad y personalización, dedicando un apartado exclusivo al modo cooperativo.

Las hermanas Blazkowicz

Al comienzo del juego podremos elegir con quién nos gustaría comenzar a machacar Nazis, Jessie o Sophia. No obstante, la única diferencia relevante será el color de nuestro pelo y el arma con el que comenzaremos.

Un póster con las hermanas Blazkowicz
Análisis Wolfenstein: YoungBlood, un póster con las hermanas Blazkowicz

Lo mejor de la elección de personajes será su extensa y compleja personalización, una novedad sin duda en los juegos de Wolfenstein y que nos permitirá eligir nuestra armadura, el casco, gestos de motivación, armas iniciales y habilidades iniciales.

La historia nos presenta un futuro en el que BJ Blazkowicz es padre de nuestras protagonistas. De hecho, vive en su antigua junto a su mujer Anya; un padre casi anciano y repleto de canas enseñando a sus hijas el arte de matar nazis. Una familia feliz, en la que el orden se ve alterado por la repentina desaparición de BJ.

Ante su desaparición, sus hijas deciden buscarlo y empiezan a recabar pistas. Estas las terminan llevando a París, ciudad que se encuentra repleta de nazis. Debido a esto tendrán que localizar a la resistencia Francesa. Esta última nos proporcionará información acerca de nuestro padre a cambio de completar misiones para ellos.

Nuestros objetivos

Tendremos que abrirnos paso a través de las calles, los distritos y los metros de París para acabar con 3 jefes. Son, comúnmente, conocidos como Hermanos (Hermano 1, Hermano 2 y Hermano 3). Para ello tendremos que infiltrarnos en grandes instalaciones fuertemente custodiadas por todo tipo de enemigos.

Análisis Wolfenstein: YoungBlood, los bosses nos lo pondrán fácil; el trabajo en equipo será fundamental
Análisis Wolfenstein: YoungBlood, los bosses nos lo pondrán fácil; el trabajo en equipo será fundamental

Entre medias de estas misiones podremos completar objetivos o tareas secundarias que nos proporcionaran experiencia, dinero, y formas más sencillas de alcanzar a los Hermanos (con atajos o pasajes secretos). A su vez, estas  nos acercarán cada vez más a nuestro objetivo: encontrar a nuestro padre. Entretanto, tendremos que convertirnos en las asesinas de élite de la estirpe Blazkowicz para continuar con el legado de papá.

Jugabilidad y mecánicas

Si bien es cierto que al tacto, nos recuerda enormemente a sus antecesores, Wolfenstein YoungBlood presenta algunos cambios.

Los enemigos cuentan con una barra de salud y un nivel indicados encima de sus cabezas, lo que determinará en cierto modo la dificultad de los combates. En ese sentido, suele adaptarse a nuestro nivel actual. Al tiempo, tendremos que conseguir experiencia matando y completando distintos objetivos. De esta forma subiremos de nivel, lo cual nos dará acceso a nuevas mejoras de armas y habilidades. Con todo, profundizaremos más en esto en el apartado de personalización.

Volviendo al tema. Contaremos con algunas opciones ya conocidas, como poder usar armas a dos manos, armas arrojadizas o habilidades de nuestras armaduras y algunas nuevas. Por ejemplo, podremos emplear una linterna para alumbrar zonas oscuras. También habrá otro tipo de bonificaciones. Por lo demás las armas presentan novedades de personalización, pero en su uso son bastante similares a la de anteriores Wolfenstein.

La personalización, una novedad en la saga

Por primera vez podremos personalizar los aspectos de nuestras armaduras de combate. Y mucho más en realidad. También podremos personalizar el camuflaje de las armas y y mejorarlas con modificaciones que aumentarán sus estadísticas en función de nuestras preferencias y necesidades.

Análisis Wolfenstein: YoungBlood, podremos personalizar nuestro aspecto y las armas con varias opciones.
Análisis Wolfenstein: YoungBlood, podremos personalizar nuestro aspecto y las armas con varias opciones.

Para adquirir estas mejoras tendremos que conseguir las monedas de plata que estarán repartidas por los escenarios, en los cadáveres de nuestros enemigos o en cajas de seguridad. Con estas podremos comprar nuevos camuflajes o las modificaciones anteriormente mencionadas.

La ventaja de dichas variables es que podrmeos elegir como enfocar nuestro juego,. Por ejemplo, hay rutas más tácticas y sigilosas (como silenciadores) o más agresivas (como cargadores ampliados). En nuestro arsenal encontraremos pistolas, escopetas, láseres, subfusiles, rifleautomáticos y algunos extras como las clásicas granadas.

Hablemos del cooperativo

Sin duda una de las funciones más esperadas del juego resulta posiblemente también una de las más sencillas. La colaboración o el trabajo en equipo se verá reflejado en el combate, pudiendo revivir a nuestra compañera y proporcionándole algo de armadura con gestos de motivación.

El resto será abriendo puertas de seguridad que requieran de casualmente dos palancas que deben ser activadas simultáneamente o unas cajas que contienen vidas adicionales y que también requerirán de la ayuda de nuestra hermana.

Análisis Wolfenstein: YoungBlood, los gestos de motivación nos proporcionarán un extra de armadura en combate
Análisis Wolfenstein: YoungBlood, los gestos de motivación nos proporcionarán un extra de armadura en combate

Por lo demás, no termina de ser una experiencia realmente abrumadora en cuanto al apartado multijugador, pero esto no es por culpa de la acción en sí, sino de los escenarios y los enemigos.

Curiosamente, algo de lo que nos hemos percatado, es de que en muchas áreas, al acabar con todos los enemigos, vuelven a reaparecer escuadrones de la nada. Podemos estar buscando objetos o recogiendo munición y de repente aparece de la nada un pequeño ejército que con un poco de suerte no os vapuleara.

Conclusiones

En nuestra opinión, Wolfenstein YoungBlood ha podido mantener la adrenalina y frenetismo de un buen shooter, pero esta sensación comienza a desaparecer a las pocas horas de jugarlo, algo que no sentíamos con sus antecesores. Hay algunos cambios estéticos sí, pero gráficamente no tiene grandes diferencias con Wolfenstein: The New Colossus. La jugabilidad es buena, posiblemente lo mejor para cualquier admirador de un buen shooter, el problema principal se encuentra en la historia, la cuál, más allá de lo que os hemos podido contar, se siente completamente vacía.

No existe un desarrollo lineal en los personajes, ni una progresión que nos atrape como consiguieron anteriores entregas. El juego se llega a percibir profundamente repetitivo y no hay algo que lo haga destacar, como una banda sonora espectacular o una ambientación ochentera con luces de neón como podría haber sido. Como punto positivo, el sonido de las armas, los combates y las muertes, es realmente asombroso. Junto un buen sistema de sonido o unos buenos auriculares, nos conseguirá poner los pelos de punta.

La acción que ofrece, puede resultar muy atractiva para cualquier fan de la saga, por lo que encontraremos placer en lo que mejor sabe hacer Machine Games: matar Nazis. Es un juego que ofrece acción a corto plazo, con una historia muy sencilla, por lo que si sois fans de este tipo de acción, sin duda disfrutaréis de esta última apuesta de Bethesda.

!Hasta la próxima¡

Análisis Wolfenstein: YoungBlood. Código de descarga proporcionado por ziran.es

[Total:2    Promedio:5/5]

Deja un comentario