Análisis de ‘Sparklite’

Hablamos sobre 'Sparklite', un rogue-lite independiente muy accesible y de estética pixel-art

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! En esta ocasión hemos querido traeros nuestro análisis de Sparklite, una fantástica aventura rogue-lite de generación procedural en donde el ménage à trois entre acción, exploración y puzles hará las delicias de los amantes del género. Cimentado en su preciosa estética 2D —y con claras influencias de títulos de mayor calado tales como Zelda: A Link to the Past—  Red Blue Games nos invitará a descubrir el mundo junto a Ada, nuestra anticarismática protagonista.

El mundo está cambiando

Análisis Sparklite
Análisis Sparklite

De buenas a primeras, Sparklite nos presenta a quien será nuestra protagonista, Ada, una joven mecánica sumida en un eterno mutismo y de la cual, en realidad, no sabemos nada. Armada con su llave mecánica, y tras perder su aeronave en una sinuosa tormenta de magnas proporciones, aterrizamos en tierra firme. Prontamente comenzaremos a explorar, mas sin indicador o texto alguno que nos indique que está sucediendo. La misma inercia del juego nos terminará conduciendo a una mazmorra, la cual no podremos abrir sin recuperar un amuleto producto de la herencia familiar. Allí no solo encontraremos a nuestro más fiel aliado, sino que nos enfrentaremos a nuestro primer boss.

Tras unos cuantos golpes de llave inglesa terminaremos llegando a lo que parece ser un pueblo. Lo peculiar de este es que está suspendido en el aire. Ahora bien, ¿por qué? El mundo está patas arriba. Por alguna extraña razón, una serie de terremotos y tormentas alteran la distribución los lugares. He ahí, por cierto, la generación procedural, pues cada vez que volvamos al pueblo el mapa de la superficie terrestre cambiará. Entre embates descubriremos que existe un malo malísimo, el Barón. Este, junto a sus secuaces, están usando de malas formas la tecnología Sparklite, el invento de un hombre arrepentido quien no supo ver los peligros de su ciencia.

A través de este Sparklite podremos hacer de todo, desde mantener a una ciudad a flote hasta crear artilugios de combate y/o utilidad. Más pronto que tarde nos volveremos a enfrentar a ese primer boss y conoceremos una parte de la verdad. No os digo más, pues prefiero evitar spoiler, pero la cosa se resume en derrotar a los cinco secuaces de Barón, visitar una serie de runas grabadas en el suelo y salvar el mundo de su destrucción. Sencillo, ¿verdad? Pues en realidad sí. Aunque la trama nos recuerde a esos enrevesados JRPG de los años 80 es, en realidad, muy sencillo. La narrativa simplifica la acción y la historia para que nos centremos en el aspecto jugable.

Artefactos, parches y artilugios para dar y tomar

Análisis Sparklite

Vista la historia, ¿qué podemos decir de la jugabilidad? Primeramente, os recomiendo que juguéis con mando. Pese a que el título soporta teclado y ratón, así como otro tipo de periféricos, el mando de xbox es quien ofrece una experiencia de juego más satisfactoria. Dicho esto, comencemos. Por un lado, el factor rogue-lite. Como muchos ya sabréis, una de las premisas del género es la prueba y error. En Sparklite no es una excepción. Tendremos que ir cosechando recursos no solo para mejorar nuestro equipo, sino para reparar el pueblo y adquirir nuevos artilugios.

Podríamos dividir dichos artilugios en tres apartados: temporales, parches y permanentes. Los temporales hacen las veces de consumibles que recolectaremos por el mundo. Pueden ser desde pociones hasta bombas pasando por fogonazos de luz y disparos de energía. Los parches hacen las veces de mejora y tendremos que instalarlos en nuestra llave inglesa, arma que llevaremos siempre equipada. Estos parches pueden otorgarnos más vida, más daño, ver una porción de mapa, etc. Además, se pueden combinar subiendo el nivel del laboratorio, lo cual nos permitirá optimizar cada vez más nuestra setup. Es un sistema sencillo, pero muy interesante y divertido.

Los permanentes son artefactos que iremos encontrando en mazmorras del mundo. Al encontrarnos con una de estas, tendremos que superarla usando el artefacto. Una vez superada, abriremos la puerta sacrificándolo, pero a cambio obtendremos un plano mediante el cual podremos crear una versión mejorada y permanente del mismo. Hay, por poner un par de ejemplos, una ballesta y un pequeño globo dirigible que explota. Aunque no lo parezca, son nuestros items principales a la hora de superar otro tipo de mazmorras y/o puzles.

Sparklite, un rogue-lite accesible y de buena jugabilidad

Análisis Sparklite
Análisis Sparklite

Al conglomerado de artilugios se unen, como no, un ataque ligero, un ataque cargado y una esquiva. El ataque ligero es humilde como el solo: una serie de golpes de llave inglesa que podemos encadenar a nuestro gusto. El ataque pesado, en realidad, no es funcional —a nivel práctico— en combate. Golpearemos como si de un martillo se tratase, lo cual nos permitirá clavar tornillos, destruir rocas pequeñas, etc. Es decir, hará las veces de recurso de exploración. Finalmente, la esquiva. Esta última es un simple dash que podremos realizar en casi cualquier dirección. Además, nos permitirá superar espacios de suelo vacío en donde un terremoto ha dejado secuelas.

En su conjunto, Sparklite cuenta con una serie de mecánicas simples, pero muy divertidas. Con todo, en ciertos momentos carecen de la precisión que a veces nos gustaría, sobre todo la esquiva. En otro orden de cosas, pero sin dejar a un lado el factor jugable, podemos hablar de su dificultad. En líneas generales, hablamos de un título bastante accesible en donde no hallaremos grandes complicaciones para avanzar en esta nuestra aventura. Sí queréis mi más sincera opinión… me ha gustado. Llevo unos cuantos rogue-lite a mis espaldas y he disfrutado mucho de Sparklite pese a no haber supuesto un verdadero reto a nivel mecánico.

En ese mismo sentido, los enemigos contarán con sus propias pautas, mas no dejan de ser bastante elementales. Es aquí, tal vez, donde más flaquea. El diseño es original, mas no tanto sus ataques. Dos o tres intentos es lo más que he necesitado para descifrar las pautas de los supuestos enemigos finales y vencerles. Al final, farmear ha sido más por gusto propio que por necesidad, lo cual no está mal en realidad.

El arte está en lo sencillo

Análisis Sparklite

En lo referente al rendimiento, poco que decir. El juego es fluido, se mantiene estable a nivel de FPS y, en líneas generales, funciona bien. He creído detectar ciertas secciones de mapa en donde la exploración era un tanto tosca, es cierto, pero nada del otro mundo. Al final, hablamos de un título independiente. Además, hemos estado jugando antes de su publicación —sin parche de lanzamiento — por lo que somos conscientes de que parte de esos defectos (ya han tomado nota) han sido subsanados.

Cambiando de tema, ¿qué puedo decir al respecto del diseño? Quienes me conozcan sabrán, perfectamente, que soy un fan incondicional de los videojuegos independientes y de la estética pixel-art. No podríamos decir que Sparklite responda a las características de dicho modelado, pero se acerca mucho. El juego es, en breves palabras, muy bonito. Al tiempo, la banda sonora es excelsa. La paleta de colores empleada no solo es adecuada, sino que muy agradable. Al final, la experiencia audiovisual no dejará indiferente a nadie. Ahora bien, si buscas grandes modelados en 3D y una visualización apabullante, este no es tu juego.

Un aspecto del diseño que sí me ha chocado ha sido nuestra protagonista, Ada, quien no dice ni pio en todo el juego. Bebiendo del ya mencionado Zelda, se sumerge en un mutismo que a veces incomoda. Nos falla la narrativa al saber que piensa ella de lo que está sucediendo o que piensa. A veces parece ser un mero títere al servicio del jugador, lo cual no nos ha gustado. Carece de verdadera personalidad y se diluye en la historia convirtiéndose en un mero de avatar de exploración que simula ser protagonista de la historia.

Conclusiones

Análisis Sparklite
Análisis Sparklite

Sparklite me ha gustado. Esa sería mi primera conclusión. He disfrutado de su propuesta a nivel jugable y del diseño, mas no tanto de su protagonista, pues no tiene el imacto que habríamos querido. Con todo, el juego sabe ser original y ofrece algo un tanto distinto dentro de un género bastante explotado dentro de la cultura indie. Bonito, divertido y accesible, con una curva de dificultad bastante ligera. Los que busquen un reto no encontrarán lo que busquen, pero es muy disfrutable de igual forma. En resumidas cuentas, un buen juego.

Análisis Sparklite. Clave de juego para PC cedida por Merge Games a través de terminals.io.

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here