Análisis de ‘One Punch Man: A Hero Nobody Knows’

Regresamos al universo de 'OPM' a manos de un héroe al cual nadie conoce

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Regresamos, una vez más, con un nuevo análisis. En esta ocasión os contaré aquestas mis impresiones sobre One Punch Man: A Hero Nobody Knows, un fighting game desarrollado por Spike Chunsoft y publicado por Bandai Namco Entertainment. Basado en la popular franquicia de One Punch Man, se lanzó a finales de febrero de 2020 para Microsoft Windows, PlayStation 4 y Xbox One.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows
Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows

One Punch Man: A Hero Nobody Knows es, sin lugar a dudas, un título dedicado a los amantes de la serie original. Estas serían mis primeras impresiones tras sumergirme en el emocionante y disparato mundo de ONE, creador de la web serie original. Vayamos por partes. En primer lugar, el guion. El videojuego, de buenas a primeras, nos muestra un impresionante opening que hace las veces de introducción. A continuación, se nos presenta a quien dice ser nuestro avatar de juego: un héroe desconocido, o lo que es lo mismo, A Hero Nobody Knows. En primera instancia tendremos que crear a nuestro personaje, es decir, personalizar su apariencia, decidir su nombre y escoger nuestra identidad como héroes. En un comienzo, la personalización es bastante escueta, pero podremos ir desbloqueando nuevos elementos cosméticos conforme vayamos jugando.

Volviendo al tema, el principio. Una pequeña secuencia de vídeo nos revela la triste verdad: somos unos don nadie. Pero tenemos potencial… O eso parece. Sea como fuere, somos rescatados por Saitama, el invencible calvo con capa. Su poder, cómo no, escapa de toda lógica. Sin tiempo a preguntar, nos desmayamos y despertamos, poco después, junto a un héroe de clase C. Prontamente, se convierte —solo si queremos, pues nos lo podemos saltar— en una especie de tutor. Nos explica, a grandes rasgos, cómo funciona el universo de One Punch Man. Logra, contra todo pronóstico, explicar un poquito todo sin llegar a resultar demasiado pesado.

Tampoco resulta muy complicado, pues el juego es bastante sencillo. Adopta ciertas mecánicas de sandbox, pues el escenario es un mundo abierto y explorable, pero muy limitado. Todo se divide en zonas, las cuales iremos desbloqueando a través de eventos y misiones. El gameplay, a ese respecto, es igual de humilde. Podremos hablar con la gente, cumplir misiones que nos asignes o solicitemos en la llamada sede central de héroes o ayudar a los transeúntes. Como habréis podido comprobar, no es un juego demasiado profundo. Propone una expectativa de juego veloz y ágil en donde la acción se suceda de forma directa.

De misión en misión

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows

Así pues, el guion no es nada del otro mundo. De hecho, podría decirse que se trata de una fase de exploración en la que observamos el mundo de One Punch Man desde el prisma de un héroe desconocido. De esta forma, viviremos los eventos de la serie a través de los ojos de un héroe que no es Saitama. La forma de avanzar en la historia y progresar es la mencionada con anterioridad: misiones. Estas quedan divididas en función de su dificultad. Por ende, habrá algunas que solo podamos desbloquear al subir nuestro rango de héroe. Porque, en efecto, hay rangos. Empezaremos en el nivel C, pero podemos avanzar hasta la clase S cumpliendo misiones y más misiones. Todo funcionará a través de una especie de barra de experiencia que rellenaremos poco a poco.

Al final, One Punch Man: A Hero Nobody Knows es un juego de peleas que toma referencias del RPG; al menos en el modo campaña, pues el combate multijugador es bien diferente. La susodicha campaña, a fin de cuentas, es una especie de tutorial largo en donde aprenderemos cómo funciona todo; perfeccionaremos nuestra técnica, desbloquearemos habilidades y personajes, etc. Me ha parecido un añadido muy interesante, pues me ha permitido disfrutar de la franquicia de manera diferente a la esperada. Además, desde Bandai han tenido el acierto de crear eventos mensuales. Por ejemplo, durante el mes de marzo hay misiones especiales que solo estarán durante el mencionado mes. Es agradable, pues otorga cierto punto de variabilidad en un juego sin demasiadas capas.

Diría que lo más divertido de todo ha sido ver cómo progresaba mi personaje al tiempo en que desbloqueaba nuevos cosméticos. Su poder se mide en niveles y estadísticas; al subir de nivel, ganamos puntos que podemos gastar en mejorar nuestra salud, nuestro poder de ataque o nuestras habilidades especiales. Sí, tenemos técnicas fuera de lo normal. Hay diferentes tipos de ataques: ligeros, pesados, agarres, cargados, etc. que podremos combar de diferente forma. También habrá ataques especiales que funcionen a través de una barra de energía que podremos rellenar a través de más ataques o con una carga especial. Estas habilidades han sido sacadas de la serie y, por norma general, hacen más daño y/o aplican efectos especiales.

Peleas toscas

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows
Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows

Por desgracia, One Punch Man: A Hero Nobody Knows no destaca en aquello que dice ser su factor más importante: las peleas. Luchar contra la IA y observar las reacciones de nuestros aliados o enemigos es, cuando menos, muy divertido. Las técnicas especiales son hilarantes y de gran personalidad, pero… Ay, el pero. Como ya dije con anterioridad, disponemos de diferentes tipos de ataque. Hay patadas, puñetazos, golpes altos y bajos, ataques cargados, habilidades especiales, etc. Cada una de estas variantes puede combinarse con otras tantas para maximizar el daño. ¿El problema? Que el gameplay es algo tosco. Las peleas no son del todo fluidas y el movimiento de los muñecos —yo os maldigo, BCN Fighters— es demasiado mecánico.

Aunque los combos funcionan de forma adecuada, la sensación de juego es artificial. Los efectos de impacto están bien conseguidos, así como la hit box, pero no los efectos. Por ejemplo, podremos lanzar a nuestro enemigo bastante lejos con ciertos movimientos cargados, pero eso rompe la esencia de un juego de peleas al no poder mantener la presión al atacar. Al mismo tiempo, he sentido que, cuando me levantaba del suelo al caer, no funcionaba de manera adecuada. El juego no es feo a la hora de pelear, pero tiene cosas que no sabría explicar bien que no encajan. Es como si faltase algo. Además, en las peleas puede haber eventos aleatorios muy molestos. ¿Son divertidos? Sí, pero molestos. Por ejemplo, pueden empezar a caer meteoritos porque sí que rompan un poco con nuestras secuencias de ataque. Vienen bajo aviso, pero da igual.

La modalidad online es algo diferente. No hay tales efectos, pero sigue siendo algo tosco. Los combates son de tres contra tres, pero existe cierto desnivel por culpa del calvo con capa. Saitama, para así mantener el lore del manga y la novela web original, es invencible. Es decir, vence a cualquier enemigo (menos a sí mismo) de un solo golpe. ¿La contra? Que no empieza el combate, sino que llega tarde. Es decir, podemos llegar a perder sin que haga acto de presencia. Una de las opciones es desactivar su presencia, pero… Bueno, se trata de negar una mecánica de juego. Me ha parecido mucho más acertado el Saitama dormido, es decir, una variante en la que está medio sopa y no es tan fuerte. ¿Qué pierde? No pasa nada, no entra no en nocaut, sino que se larga. Sin más. Es invencible.

¡Mira! Un calvo con capa

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows

One Punch Man: A Hero Nobody Knows no pretende ser un juego que destroce al espectador con su impertérrita puesta en escena. A nivel gráfico el juego es bonito, todo sea dicho, pero no tiene la intención de superar los estándares del jugador promedio con un acabado y unas texturas de locura. He ahí, con toda probabilidad, su encanto: recuerda al manga y/o al anime, que al final es lo importante. He sentido, de verdad, que estaba viviendo una aventura en el mundo de ONE, lo cual me ha encantado. En parte se debe gracias al excelente doblaje —podemos elegir entre inglés y japonés, siendo el segundo el mejor de los dos— y un trabajo de subtitulado bastante bueno.

El humor se mantiene ya sea en la acústica o los diálogos, lo cual es de agradecer. En lo referente a la banda sonora, funciona bien. Tiene temas muy épicos que saben acompañar sin robar el protagonismo del gameplay. Al final, escenografía, diseño de personajes, complementos cosméticos, efectos de sonido y música siguen todos una misma línea para así ofrecer una experiencia de juego cohesionada y coherente dentro del disparatado sentido del humor del universo al cual pertenecen.

Conclusiones

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows
Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows

One Punch Man: A Hero Nobody Knows es un juego pensado para los amantes de la franquicia o para quienes busquen un juego de peleas sencillo. No contentará a los puristas del fighting game, pues carece de la profundidad necesaria para competir con otros títulos del género. Se nota que se ha intentado crear una experiencia de juego para aquellos quienes, como yo, no hayan invertido demasiadas horas de su vida en títulos de pelea. Es un juego divertido y entretenido, pero carece de profundidad. Sencillo como él solo, recrea con gran acierto el universo de ONE. Se lo recomendaría, sobre todo, a quienes gusten de Saitama en otras vertientes de la franquicia o busquen algo sencillo, entretenido y sin demasiados alardes técnicos.

Análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows. Clave de juego para PC cedida por Bandai Namco Entertainment.
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here