Análisis de Green Hell VR. Descubre el superviviente que llevas dentro

Green Hell aterriza en Quest 2 ofreciendo su campaña original con toda la inmersión de la VR.

0

La realidad virtual tiene la ventaja de poder ofrecer experiencias de juego que distan mucho de las que podemos disfrutar en el videojuego tradicional. Incluso al adaptar títulos que ya existen fuera de este entorno, como  hace Green Hell VR. Se puede conseguir una experiencia completamente diferente a la vivida a los mandos de una videoconsola o un PC.

Análisis de Green Hell VR: las posibilidades de la VR para brindar la mejor supervivencia

Esto no ocurre por arte de magia. Entender la tecnología de la que hablamos y las posibilidades que ofrece a la hora de trasladar el gameplay es imprescindible para lograr la mayor inmersión.

Es precisamente en este punto donde Green Hell VR consigue brillar con mayor fuerza. Ya que más allá de ofrecer la misma campaña que pudimos disfrutar en su lanzamiento original, es capaz de hacernos sentir auténticos supervivientes en evolución. Esto lo consigue gracias a la transformación de sus mecánicas en realidad virtual. Aparte, dispone de unas 20 horas de duración si se nos da bien la supervivencia -cosa que no garantizo-.

La desagradable magia de encontrarnos los brazos llenos de sanguijuelas que tendremos que arrancarnos es única. Como también lo es tener que fabricar nuestros refugios debiendo clavar palos en el suelo. O hacer chispas con un pedernal cerca de una hoguera o una antorcha y maravillarnos con la creación del fuego ante nuestros ojos. ¿Y qué tal juntar las manos en una cascada para recoger algo de agua que llevarnos a la boca? De una u otra manera, estos son solo unos pocos ejemplos de cientos de mecánicas inmersivas que ofrece Green Hell VR.

Por supuesto, como en todos los juegos, hay cosas a mejorar y en este caso. Las colisiones de nuestro personaje con el escenario a veces puede darnos algún problema que no debería existir. También ocurre con los impactos ante animales o enemigos humanos.No terminan de ser muy convincentes. Estos son algunos tropiezos que impiden que el título acabe de ser redondo en cuanto a su jugabilidad.

Sentirnos un superviviente en constante evolución

Análisis Green Hell VR| Desde este cuaderno tendremos acceso a todos los planos de construcción, información sobre fauna y flora, objetivos y mapa. No obstante, os garantizo que la sensación de evolución que sentiremos es fantástica y muy satisfactoria. Comenzaremos sin saber cómo fabricar nada, ni dónde encontrar recursos, o dubitativos a la hora de comernos un hongo para saciar nuestro apetito ante el temor de terminar envenenados.

Al cabo de unas horas, pasaremos a ser un auténtico superviviente, recogiendo los materiales y fabricando armas o cualquier otro recurso de forma instintiva. Llegará el punto, incluso, en que lo hagamos sin tener, siquiera que consultar nuestro cuaderno. En él, por cierto, podremos encontrar todos los planos de fabricación que vayamos adquiriendo. Viene en perfecto español, como el resto de subtítulos del juego.

Si somos muy valientes, podremos comenzar desde el principio en el modo supervivencia. En este, Green Hell nos suelta en mitad de la nada sin ningún otro objetivo más allá de sobrevivir todo el tiempo que podamos o queramos. Aquí no encontraremos tutorial alguno acerca de las plantas que podemos utilizar para elaborar vendajes o antídotos –más allá del citado cuaderno-.

Green Hell VR, mejor en su modo historia

Análisis Green Hell VR
Análisis Green Hell VR | Desde este reloj podemos consultar nuestro estado de salud, necesidades básicas o la brújula.

Es por esto que recomiendo empezar el juego en su modo historia. Además de poder disfrutar de la narrativa que ofrece esta aventura, los primeros compases nos harán las veces de tutorial. Asimismo, nos enseñará a cómo fabricar los objetos básicos para sobrevivir. Tampoco quiero que quede desmerecida su historia, que girará en torno a la búsqueda de nuestra mujer, Mia, y su desaparición en extrañas circunstancias. Todo eso mientras entablaba contacto con una tribu amazónica.

Green Hell VR es, de hecho, mucho mejor juego en su modo historia que en el modo libre. Es más, resulta bastante evidente que el diseño de su mapa está pensando para adaptarse a la trama que nos quiere contar. Análogamente, durante el transcurso de nuestro viaje podremos ser testigos y protagonistas de ciertos momentos muy conseguidos. Por ejemplo, tener que elaborar Ayahuasca para emprender un “viaje místico” en el que recordar algunos eventos relacionados con Mia y la tribu.

Por supuesto, más allá de la inmersión mecánica, el aspecto visual de un juego en realidad virtual es también importante a la hora de sentir que estamos dentro de, en este caso concreto, la jungla amazónica. En este apartado, Green Hell VR cumple de manera correcta. No obstante, notaremos un bajón en la calidad gráfica importante si lo comparamos con su versión original.

Una jungla visualmente aceptable para el hardware de Meta

Análisis Green Hell VR | Explorar la jungla de Green Hell VR en la oscuridad de la noche con una antorcha puede acabar en algún susto gracias a la gran inmersión.

Recordemos que la versión publicada es nativa para Meta Quest 2 y el hardware de este visor no es especialmente potente. En embargo, dentro de las capacidades del mismo, alcanza un buen nivel. Tendremos que esperar un tiempo para compararlo con la versión de PCVR que todavía no se ha lanzado.

Eso sí, lo que es independiente al hardware, es el pulido técnico del juego. Aquí, Green Hell VR sí que presenta ciertos defectos no muy graves, como algunos objetos o animales que atravesarán árboles o rocas. Estas cuestiones no nos sacarán de la inmersión y la tensión de estar perdidos en la jungla. Destaca especialmente en la oscuridad de la noche, donde su ambientación sonora nos pondrá nerviosos en más de una ocasión. Tal vez, incluso, nos llevemos algún susto que pueda terminar en grito involuntario por nuestra parte.

Green Hell VR | Conclusiones

Análisis Green Hell VR
Análisis Green Hell VR | Las físicas del agua están muy logradas en Green Hell VR. Podremos llenar un cuenco y el agua se derramará en menor o mayor medida según cuanto lo inclinemos.

En resumen, Green Hell VR es un gran juego de supervivencia como lo era su versión original. Se convierte, de facto, en uno de los mejores títulos que podemos encontrar de forma nativa para Meta Quest 2. Lo único que debería evitar el juego es simplemente que la supervivencia no sea vuestro género. A fin de cuentas, los primeros compases serán duros y estresantes, constantemente agobiados por la búsqueda de alimentos y recursos.

Aún con esto, sus diferentes opciones de dificultad pueden hacer la experiencia más asequible si lo necesitáis. No obstante, lo importante es que encontraréis un título largo, con unas mecánicas muy inmersivas y un apartado técnico a la altura de lo que el hardware de Quest 2 puede ofrecer. Animaros a adentraros en los peligros de la jungla y encontraréis una gran aventura capaz de sacar el superviviente que lleváis dentro. Un último consejo, cuidado con los jaguares acechando entre la vegetación.

Análisis de Green Heel VR para Meta Quest 2. Clave de prensa proporcionada por Incuvo a través de terminals.io.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here