Análisis de ‘Destroy All Humans’: humanos patéticos

THQ Nordic rescata este clásico de alienígenas

0

Allá por 2005 apareció en Xbox y PS2 Destroy All Humans!, una aventura de acción —cuando menos— peculiar. Rápidamente, se convirtió en uno de esos videojuegos que forman parte de la infancia de muchos de nosotros. De hecho, raro es que no conozcas a nadie (por lo menos en España) que, habiendo tenido una PlayStation 2, no haya oído hablar alguna vez de él… Si no, no hay problema. Si bien es cierto que la difunta THQ nos dejó hace unos años, gracias a THQ Nordic muchas franquicias franquicias del estilo han sido rescatadas, y con esta hemos tenido suerte. Veamos que tal el remake de este título.

Destroy All Humans!: el alien macarra

Para sorpresa del gobierno de EEUU, un alien estrella su nave contra la tierra. Este acaba fatal, pero no hay ningún problema, ya que un clon de ese alien, Crypto-137, nace. Cómo no, tiene por misión conquistar el planeta. Esta es la premisa de Destroy All Humans, aunque poco acaba importando realmente. Venimos aquí por la jugabilidad, y es que es la verdadera materia del conjunto, junto a su humor.

Análisis Destroy All Humans!
Análisis Destroy All Humans!

Controlamos diferentes armas que vamos desbloqueando, como una sonda anal, con la que extraer los cerebros de nuestros enemigos, o una pistola antigravedad, con la que elevar a todo lo que queramos para después lanzarlo. Con solo deciros esto, ya podéis entender que la jugabilidad es muy alocada, y de lo que sin duda se ha inspirado, ya sea mínimamente, Saints Row a la hora de realizar sus armas. La variedad está muy presente, y es raro que te canses de masacrar humanos y todo lo que esté a tu paso.

El juego se compone de un sistema de misiones, en el que disponemos de un pequeño mapa en el que ir seleccionándolas. Diversos desafíos también se nos plantean, desbloqueando así tanto trajes como diversas mejoras. Quizás este sistema se siente algo anticuado, muy de la época, pero al final del día esto es algo bueno. Jugablemente, estamos ante un remake a la altura en este aspecto, pues muchos de sus elementos se sienten iguales que en el original. Esto hace que quizás algunas mecánicas se sientan mal, arrastradas del original, sobre todo en el control de nuestra nave. En algunas misiones, a parte de el típico combate a pie, tremendos secciones donde controlamos nuestro platillo volante.

No obstante, muchas veces resulta muy tosco; no responde de forma fluida a los mandos. Quizás sea el mapeado de los controles, pero en la versión de consola resulta raro controlarla. También son algo criticables las misiones de infiltración en que, usando el Holobob, nos convertimos en humanos por un breve periodo de tiempo. Muchas veces se sienten torpes. En gran medida, esto se debe a una una IA que, en general, se comporta de manera un poco extraña. Pese a estos aspectos, el conjunto en general cumple con su cometido: ser muy divertido. Sus sistemas funcionan si todo se une; la propuesta acaba cumpliendo.

Análisis Destroy All Humans!

Apartado jugable y sonoro

Con el uso de Unreal Engine, el juego posee un resultado vistoso, pero no puntero. Hay diversas texturas que podrían estar más trabajadas. O al menos en versión de consolas. El estilo gráfico escogido, mezclando ese cartoon en los modelados de los personajes con el realismo de los escenarios, le sienta como anillo al dedo. Es más, realza el concepto de que los humanos son tontos, haciendo que casi sean muñecos sin raciocinio competente en comparación a los alienígenas. En consola rasca a veces, con bajones sobre todo cuando hay muchos elementos en pantalla. Aun así, los 30 fps son casi constantes.

En cuanto al sonido, los efectos no están nada mal, pero se echan en falta más temas musicales. Hubo un tráiler genial en el que podíamos escuchar al grupo Rammstein junto a una cinemática y era increíble como casaban. Al menos tenemos en general melodías ambientales que rellenan ese vacío como pueden.

Conclusiones 

Destroy All Humans!
Destroy All Humans!

Destroy All Humans! no es un videojuego perfecto. Tiene unas carencias más que obvias, ciertos aspectos se sienten algo verde en cuanto a lo gráfico, y algunas mecánicas se sienten anticuadas. Pese a esto, estamos ante un título tremendamente divertido con horas de diversión, y sobre todo, bastante rejugable. Los fans del original seguro que estarán más que satisfechos, porque se les ha dado lo que se prometía y más, gracias a una nueva misión que se descartó en el videojuego original. Si tenéis ganas de destruir humanos, este es vuestro momento. Esperemos que tenga el éxito suficiente para que se animen a hacer un remake de su secuela.

Análisis Destroy All Humans! Clave de juego para PS4 cedida por Dead Good Media.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here