Análisis de ‘Big Rumble Boxing Creed Champions’

En nuestro análisis de 🥊 Big Rumble Boxing Creed Champions os contamos que nos ha parecido el fighting game basado en la franquicia de Rocky. ⤵️⤵️

0

El origen de Rocky es casi —más, en realidad— tan descorazonador como el del actor que le dio vida en sus primeros años. Por aquel entonces, Sylvester Stallone estaba en paro, apenas tenía ahorros en su cuenta bancaria y no había protagonizado ningún gran papel. El destino parecía escrito, pero no desistió. Tampoco Rocky, quien se acabaría alzando con el título de campeón de los pesos pesados, pero no era suficiente. Así fue como, tras el éxito de la sextología original, nació Creed. Y con él, Big Rumble Boxing Creed Champions, un juego desarrollado por Survios Inc.

Big Rumble Boxing Creed Champions

Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions
Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions

Big Rumble Boxing Creed Champions se define como un juego de boxeo de tipo arcade protagonizado por 20 de los más importantes personajes de la franquicia, desde Rocky hasta Adonis pasando por Apollo, Ivan Drago o Clubber Lang. De buenas a primeras solo podremos partirnos la cara con 10 de ellos, pues al resto tendremos que desbloquearlos jugando. ¿Cómo? Muy sencillo: a través de un modo arcade en el que tendremos que ir superando un combate tras otro hasta llegar al final del camino de todos y cada uno de los luchadores.

Recuerda, salvando las distancias, a TekkenStreet Fighter. Su narrativa, a grandes rasgos, se resume en diálogos e imágenes en estático que se suceden las unas a las otras entre combate y combate. Se recrea en la nostalgia al presentarnos algunos de los más grandes momentos de la franquicia mediante conversaciones, escenas o entrenamientos. Véase, por ejemplo, el mítico entrenamiento de Rocky en un congelador repletos de cadáveres de vacas.

Al menos así será en muchos casos. Como no podía ser de otra forma, Survios Inc. se ha tomado varias licencias; el guion de cada luchador puede ser inédita o «basarse en». ¿Por qué? Bueno, Adonis Creed y Clubber Lang, por ejemplo, no es que sean combatientes de la misma época. Sabiendo esto, podemos decir que el mayor atractivo de Big Rumble Boxing Creed Champions es su plantel de boxeadores y los homenajes para con el universo del que procede.

Tres modos de juego sin combates en línea

Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions

Big Rumble Boxing Creed Champions nos ofrece tres modos de juego —cuatro si contamos el tutorial— distintos: arcade, versus y entrenamiento. El modo arcade se resume en escoger a uno de los combatientes, liarnos a puñetazos con el rival de turno y avanzar. Mientras lo hacemos, eso sí, iremos protagonizando entrenamientos en forma de minijuego, puntos para desbloquear nuevos boxeadores y nuevas skins. Estas últimas solo las obtendremos al superar una historia completa del arcade. El modo entrenamiento, tal y como su propio nombre índica, nos sirve para practicar. Vamos, que viene siendo algo así como un sparring, aunque con ciertos parámetros personalizables.

En último lugar, mas no por ello menos importante, el modo versus, el cual nos permite enfrentarnos a un muñeco controlado por la IA o a otro jugador. Por desgracia, y es algo que no hemos entendido bien del todo, solo se podrá en modo local. En efecto, Big Rumble Boxing Creed Champions es un fighting game sin online, siendo esté —sin lugar a dudas— su defecto más notorio. Se entiende que el estudio ha intentado crear una experiencia single player, pero es difícil. Muy posiblemente se deba a los elevados costes de producción y manteniendo de un servidor dedicado.

Un combate sencillo

Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions
Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions

Más allá del carisma de todos y cada uno de los personajes, hay una única y sustancial entre cada uno de ellos: su estilo. Así pues, habrá tres modelos de boxeador, siendo el más interesante —a mí gusto— el rápido. Estos, aunque no tienen mucha potencia, son los más ágiles de todos. Luego están los slugger, que vendrían a ser una suerte de tanque con patas; son lentos, pero golpean muy duro. Para terminar, hay boxeadores que buscan el equilibrio, por lo que no destacan (ni flaquean) en ninguna de las facetas. Desgraciadamente, más aún si tenemos en cuenta la ausencia del online, son insuficientes.

Más pronto que tarde nos quedamos sin contenido y, en realidad, una vez hemos peleado con tres boxeadores distintos, lo hemos hecho con todos. No hay casi diferencias entre dos luchadores rápidos o dos luchadores pesados, lo que provoca una inevitable sensación de repetición una vez hemos superado las dos o tres horas de juego. Tampoco, todo sea dicho, es que dure mucho más… a no ser que busquemos el 100%. En lo que se refiere al combate como tal, los controles son bastante sencillos. Cada botón ofrece un tipo de puñetazo distinto y el ángulo del stick marca la dirección del mismo. Podremos ejecutar diversas combinaciones como, por ejemplo, el clásico 1-1-2.

Si queremos, podremos intentar evadir los puñetazos moviéndonos por el ring (dash) o bloquearlos a través de un botón de guardia. Esta última es limitada, ya que tendremos una barra de energía que irá bajando por cada golpe que cubramos. Asimismo, una segunda barra se irá llenando a medida que combatamos permitiéndonos, una vez se rellene al máximo, liberar un ataque especial bastante poderoso. Para terminar, por si nos estamos llevando una somanta a palos, podremos agarrar al rival para rascar segundos al minutero. Sobre la dificultad, hay tres niveles diferentes, y podemos afirmar que la curva está bien planteada.

Nostalgia pura y dura

Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions

Técnicamente hablando, Rumble Boxing Creed Champions no está mal. Si nos centramos en el apartado gráfico, cumple, pero no con nota. Es un juego de la generación pasada que, sin grandes alardes, nos emociona por nostalgia más que por otra cosa. Los detalles, eso sí, están bien cuidados, pues la mayoría de pantalones —o eso me ha parecido a mí— coinciden con los originales de las películas. A nivel de rendimiento, cumple. La tasa de frames por segundo es estable y no hay demasiados errores de programación. Eso sí, las animaciones de las caídas y los efectos de ciertos golpes dejan un poco que desear.

Quien sí destaca para bien es la banda sonora, pues nos regala algunos de los más grandes temas de la franquicia. Sí, Eye of the Tiger está presente. Ese no podía faltar. En lo que se refiere a los efectos de sonido, cumple. El impacto de los puñetazos y el ruido de las gradas está bien conseguido, aunque tampoco sorprende por su hiperrealismo. De hecho, exagera el sonido de los puñetazos; todo sea dicho, es algo bastante típico en el género, ya sea en la gran pantalla o en la videoconsola.

Análisis de Rumble Boxing Creed Champions | Conclusiones

Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions
Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions

Rumble Boxing Creed Champions es un videojuego hecho para los fanes más acérrimos de la franquicia. No logra destacar como gihting game. Si bien es cierto que presenta buenas ideas y los controles son lo suficientemente sencillos como para que todo el mundo pueda disfrutar de ellos, la falta de un modo online lastra muchísimo la experiencia. Entretenido, se hace algo repetitivo cuando pasamos varias horas delante de la pantalla, aunque logra cumplir con lo prometido. Los controles están bien cuidados, los cameos a las películas son muy frecuentes y la banda sonora es pura nostalgia.

Análisis de Big Rumble Boxing Creed Champions. Clave de juego para PC cedida por Koch Media.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here