Review manga: ‘Ao no Flag’ #1

Reseña del tomo #1 de 'Ao no Flag', licenciado por Ivrea

267
0
Compartir

Ao no Flag #1

Ficha Ao no Flag #1

 

Reconozco, con sinceridad, que me encantan los romances de instituto. No sé exactamente por qué. Quizás es porque la adolescencia sea una etapa mágica en la que conviven y brotan un montón de emociones. Los japoneses lo saben y —además de por afinidad con su público objetivo— llevan explotando historias sobre jóvenes desde hace décadas. Sin embargo, de cuando en cuando, aparece una obra diferente. Una que se arriesga, que sale del tópico fácil y que ofrece una experiencia más allá del amor más superficial y básico o del ya, para mí, tan repudiado ecchi. Y, efectivamente, Ao no Flag es una de estas obras.

Sinopsis

Taichi Ichinose es asignado a la misma clase que su amigo de la infancia, Tōma Mita, uno de los chicos más populares del instituto, y Futaba Kuze, una chica que, por alguna razón, no le cae nada bien. Un día, Futaba le confiese a Taichi sus sentimientos por Tōma y le pide que la ayude a estar con él, ¿qué hará Taichi…?

¡¡Se abre el telón de esta nueva historia de amor genuino!!

Edición y traducción

Antes de entrar de lleno en aspectos como los personajes o la historia, quisiera hacer mención a la edición y traducción de este primer volumen. De buenas a primeras nos encontramos ante un tomo en formato B6, más ancho que los tomos que normalmente se publican, y con bastantes páginas. La sobrecubierta es, en mi opinión, preciosa; el color con acuarelas le da un acabado perfecto, y la composición de los personajes en el escenario refleja con sorprendente exactitud la situación de los personajes. Debajo de la sobrecubierta encontramos una portada delantera con un mosaico en el que aparecen todos los personajes, y una portada trasera con el staff que ha participado en el tomo. Una idea bastante curiosa.

No obstante, el acabado del interior no está a la altura de su exterior. Aunque es cierto que el tomo tiene bastantes páginas —más de las que suele tener uno estándar—, tuve la sensación de que el material de estas no era óptimo. Sentí que su tacto era mejorable. Con respecto a la traducción he de decir que el trabajo Martín Parle me ha parecido bastante solvente. Uno de los retos más importantes en este tipo de obras es saber adaptarse al vocabulario de la juventud; y, en este caso, creo que se ha conseguido. Por ejemplo, los diálogos de humor me han parecido bastante certeros. Asimismo, los momentos más reflexivos los he sentido cercanos, nada impostados. Y, aunque no lo parezca, es una tarea difícil —lo digo como antiguo estudiando de traducción—.

Mezcla explosiva de géneros

Uno de los grandes aciertos de Ao no Flag es cómo combina con gran acierto varios géneros. Comedia, drama, romance… Aunque sea una mezcla bastante común, es difícil encontrar un equilibrio para que cada aspecto del contenido consiga brillar. Las escenas de humor, en lo personal, me resultaron muy divertidas. Por su parte, el romance me ha parecido muy… fresco. Como ya habréis podido ver la historia no es nada original: una chica tímida se enamora del popular, y otro chico la ayuda a conquistarle. No es, en principio, un concepto muy atrapante. Pero Ao no Flag nos presenta un enredo amoroso de lo más particular. Los personajes se sienten atraídos… pero también dudan sobre sus sentimientos. ¿Qué es lo que siento? ¿Será esto amor? Estas preguntas rondarán por las cabezas de nuestros personajes. Y es que, además, también hay cabida para la reflexión, lo cual es, desafortunadamente, poco frecuente en este tipo de obras.

Y no solo existe esta magnífica combinación en la historia, sino en la propia concepción de sus personajes. Me explico: tanto el diseño como el carácter de cada uno de ellos parecen sacado de obras de diferente corte. Por un lado, tenemos a Taichi, un joven desaliñado, con una apariencia bastante simple y que recuerda a los típicos protagonistas shōnen. Por otro, está Kuze, una chica muy tímida, con rasgos redondeados y trazos suaves, habituales en la demografía shōjo. Y así lo mismo con el resto. Este contraste, en principio algo chocante, dota al plantel de personajes de un carisma y una personalidad —superficial— ciertamente notable.

Personajes alejados del cliché

Aunque este recurso visual es bastante potente, KAITO construye a sus personajes desde dentro, es decir, les dota de un mundo interior con el que resulta fácil empatizar. Por ejemplo, cuando Tai descubre que Kuze se siente atraída por Tōma le pregunta por qué le gusta. El primer impulso, como lector, podría ser pensar que al ser Tōma un chico guapo y amable, es comprensible que le llame la atención. Sin embargo, Kuze narra su primer contacto con el popular estudiante: una pelota de béisbol impactó sobre el huerto que cultivaba Kuze. Cuando Tōma fue a recoger la pelota vio que había dañado el terreno. Entonces, decidió ir todos los días a cuidar del huerto y asegurarse de que estaba todo bien. Esta breve anécdota nos sirve para entender que detrás del concepto trillado de su obra, existe algo más. Existe corazón.

Lo mismo se podría decir de Taichi. La primera impresión es de un chico protagonista vago, algo torpe y poco interesante. Pero pronto descubrimos que nada más alejado de la verdad. El joven es bastante ingenioso y muy sensible. Es, quizás por ser protagonista, a quien más conocemos y con el que más pensamientos compartimos como lectores. Y resulta muy estimulante ver cómo se siente mal, tanto con el resto como consigo mismo, cuando la realidad le azota en sus narices. Su relación con Kuze, por ejemplo, es de lo más particular. Al principio parece que siente rechazo por ella… ¿quizás porque se ve reflejado en su actitud? Denota un cierto odio a sí mismo que, lejos del dramatismo barato, aporta humanidad al personaje. Pero, como no quiero chafar ninguna sorpresa, solo os diré que lo leáis. El final del tomo, además, es bastante emocional e interesante. No diré nada más.

En definitiva…

Ao no Flag me ha parecido, en resumidas cuentas, un gratísimo descubrimiento. No solo es una comedia entretenida, sino que va más allá. Nos presenta relaciones reales, llenas de verdad, de sufrimiento, de frustración… y de felicidad. En un solo tomo resulta fácil entrar de lleno en la vida de los personajes y esto no es nada fácil —hay obras en las que cuesta muchísimo, y otras en las que directamente es imposible—. No puedo estar más contento de haber apostado por esta obra de Ivrea, y, por supuesto, espero con muchas ganas el segundo tomo.

¿Donde puedo comprarlo?

[Total:3    Promedio:4.3/5]

Deja un comentario