Review anime: ‘Sōsei no Onmyōji’ (2016)

Review sobre el anime 'Sōsei no Onmyōji', también conocido como 'Twin Star Exorcists'

0

Recientemente, estuve comentado algunas de las nuevas licencias de Norma Editorial. Entre ellas se encontraba Sōsei no Onmyōji, también conocida como Twin Star Exorcists. Las aventuras de estos dos exorcistas ha sido producida por Pierrot, perro viejo del mercado anime. La historia original es producto de Yoshiaki Sukeno, autor del manga. Actualmente, el anime se encuentra en emisión, mas ya se ha confirmado que se compondrá de 50 capítulos. El manga, por su parte, sigue adelante con su publicación mensual en Jump Square (editorial Shūeisha).

Sinopsis

El mundo, tal y como lo conocemos, esconde mucho más de lo que se atreve a revelar. La existencia de los Kegare (espíritus malignos) amenaza con destruirlo todo… Estos, quienes habitan en una dimensión paralela, son un peligro muy real. Los exorcistas, humanos con facultades especiales, son los encargados de enfrentarse a ellos. Enmado Rokudo y Adashino Benio son dos jóvenes exorcistas de gran proyección. Juntos, se enfrentarán a las fuerzas del mal bajo una extraña y curiosa particularidad. Aunque se niegan en rotundo, están destinados a casarse y engendrar al exorcista más poderoso de la historia. Así, comienzan las aventuras de estos dos poderosos jóvenes y su largo camino hacia la victoria.

Sōsei no Onmyōji

Sōsei no Onmyōji es, ciertamente, una serie con una gran calidad. Dejando a un lado el manga sería introducirse en un tema algo más complejo— se trata de una serie con un gran potencial por delante. En primer lugar, y como principal contra, está el tema. De hecho, son muchas las series basadas en exorcistas que uno puede encontrar actualmente. Sin ir más lejos, uno de los buque insignia del shōnen, actual, es D.Grayman, una serie de exorcistas.

Los enemigos, al menos de buenas a primeras, no presentan un esquema especialmente complejo. Se nos dice que son espíritus malvados a los que hay que eliminar, aunque no se termina de comprender qué es lo que motiva a dichos seres. Existen, como es lógico, toda una serie de villanos y seres diferentes, pero… Bueno, como ya sabréis, me gustan las sorpresas. El tema del «mal que vencer» es un recurso trillado, mas no está llevado del todo mal. Hay sorpresas, y muy buenas, así como un concepto bien trazado. Potencialmente hablando, puede llegar a ser original dentro de lo cotidiano.

Por otra parte, Sōsei no Onmyōji cuenta con un elenco de protagonistas bastante interesante. Sus protagonistas, pese a que aún tienen mucho que demostrar, pueden llegar a ser algo a tener muy en cuenta. Son, en cierto modo, algo estereotipados, pero con un gran potencial de desarrollo. Los secundarios, por otro lado, gozan del mismo estatus. Pese a todo, sí que es cierto que algunos miembros del plantel, de forma muy temprana, logran destacarse de forma sobresaliente.

Argumento: un paso más

Lo único que Twin Star Exorcists necesita es decir que está aquí, que ya ha llegado. La trama, el trasfondo, se basa, como hemos dicho, en un género bastante trillado. A su favor he de decir, empero, que está muy bien cimentado. Las pautas argumentales son muy sólidas, hay pocos errores de guion y, en resumidas cuentas, presenta un trabajo muy serio a sus espaldas. Se encuentra, como ya hemos mencionado, pese a todo, en una especie de estado larvario. Las buenas noticias es que sus dos protagonistas, así como el resto del plantel, ya han demostrado intención de arriesgar. El futuro se presenta prometedor; si logran no estancarse, cosa muy probable, pronto estaremos ante una serie de tremenda calidad.

Algo lento de buenas a primeras, la serie comienza, y de forma muy temprana, a acelerar. Los primeros compases de la trama se centran en presentar a sus protagonistas. Aunque esto pueda hacerse algo denso, es extremadamente necesario. Es, al mismo tiempo, un inicio de escena muy bien logrado. El paso de los episodios, de hecho, le sienta excepcionalmente bien. Los diferentes flecos que pueda haber se van mostrando de forma muy sobria y acertada. Los villanos de turno, los combates, las victorias y las derrotas… El tempo es sublime.

Un aspecto que no deja de ser muy curioso, a mi modo de ver las cosas, es su bipolaridad. Por un lado, tenemos una historia algo más adulta que el resto de shōnen, más realista. El mundo no es de color rosa, y las tragedias pueden ocurrir. Por otra parte, sin embargo, también hay momentos bastante más infantiles. Los héroes de sangre caliente, la amistad, etc. son elementos tratados con un aire más inocente. No lo considero un punto negativo, pero sí algo muy curioso.

Una historia cliché no tan cliché

Finalmente, está la consideración necesaria sobre el tema de los exorcistas. Ya lo he mencionado, pero este es un género bastante desgastado con el paso de los años. Sōsei no Onmyōji no parece querer desvirtuar las bases de dicho género, pero sí que lo orienta de forma muy personal. Sus cimientos son típicos, no presentan mucha novedad, mas esto parece que es un error que se quiere paliar. Si logra, al final, encontrar su lugar, la cosa cambiará a mejor, y mucho. Que la considere una serie con un gran potencial no es por nada, y es que solo será el tiempo quien nos diga si se queda en promesa o estrella.

Personajes, diseño y animación

Los dos protagonistas de Twin Star Exorcists son quienes, sin lugar a dudas, se llevan todas las miradas. Como toda buena serie que se precie, existen un considerable número de secundarios a sus espaldas, pero no destacan tantos. Cierto es, eso sí, que hay un par de personajes que llaman la atención. Son, a su modo, importantes, y resultan muy interesantes. Esta dicotomía principal/secundario no se ve, aun así, demasiado destacada. Es, como el resto de elementos, un algo que parecen querer arreglar. La incursión de nuevos personajes de relativa relevancia, e interesantes a su modo, cada vez para ser un «algo» más considerado dentro de Sōsei no Onmyōji.

Rokudo Enmado y Benio Adashino son conocidos como «Las Estrellas Gemelas». Se los considera como dos de los exorcistas con mayor proyección en el mundo, y su destino puede ser el fin del mal en el mundo. Ambos, con personalidades muy dispares y conseguidas, engendrarán, algún día, al exorcista definitivo; eso dicen, al menos, las profecías. Como es normal, son reticentes a tal realidad, y no se muestran muy por la labor. Ajeno a este tema, es importante resaltar que son dos personajes trágicos. Ambos, a su manera, han tenido que madurar a pasos agigantados. Sin dejar de ser niños, han vivido cosas que es mejor no mencionar, pero…

A decir verdad, Rokudo y Benio siguen siendo dos chiquillos. No tienen más de trece años y, lógicamente, no han terminado de desarrollar su carácter. Se presentan bajo una estética muy interesante, un diseño muy logrado, y un gran potencial. Sí, soy muy pesado con el tema del potencial, pero es que es su punto fuerte. Su crecimiento es uno de los puntos fuertes de Sōsei no Onmyōji, así como uno de los principales motivos para seguir las aventuras de los exorcistas.

Detalles destacables

El nombre de Pierrot (Naruto: Shippūden, Tokyo Ghoul o Bleach, entre otros) no ofrece, de buenas a primeras, un exceso de confianza en lo que a calidad Pain y su exótica belleza fueron de lo más comentado en Internet en su momento se refiere. Los exorcistas, para nuestra suerte, parecen salvarse de la quema de brujas en lo que a calidad de animación se refiere. Tokyo Ghoul, tal vez, tenga mucho que ver en este aspecto.

El dibujo, de diseños interesantes, no destaca, pero tampoco nos hace sufrir. Acostumbrados a la serie cuyo protagonista masculino es la más pura y fina representación de la perfección (belleza y poder, todo en uno), Enmado nos sorprende con una extraña naturalidad. Es poderoso, cierto, pero es, en su conjunto, un tipo muy normal. Tiene carisma, la verdad. Benio, por otro lado, nos golpea de lleno con el puro y simple cliché de china fría, dura y de pelo oscuro. Pronto nos demuestra, por suerte, que esto es solo una crisálida, un residuo de lo que está por llegar.

Podemos considerar, a raíz de todo esto, lo siguiente: un anime de acción que no escapa de las modas actuales y que, sin embargo, trata de trazar algunas líneas que lo alejen de lo meramente cotidiano.


Lo mejor: su tremendo potencial. Si el argumento progresa adecuadamente, junto a sus protagonistas, podemos estar ante una serie tremendamente buena.

Lo peor: sus comienzos son algo estereotípicos, y depende mucho de como evolucione. La banda sonora no se destaca en exceso.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments