Reseña manga: ‘Qué difícil es el amor para un otaku’ #1

Review e impresiones del primer volumen de 'Qué difícil es el amor para un otaku'

0
Compartir

Análisis manga Qué difícil es el amor para un otaku #1

Hoy os vengo a hablar del manga Qué difícil es el amor para un otaku, licenciado en España por la editorial ECC Ediciones. La editorial española nos ha dado la oportunidad de profundizar a fondo en el primer tomo de la obra de Fujita. Este está compuesto por 128 páginas en blanco y negro, y algunas a color. La periodicidad de Qué difícil es el amor para un otaku será bimestral hasta alcanzar la edición japonesa. Su precio por tomo es de 9,95 euros.

Sinopsis

Él, un gamer empedernido. Ella, una fujoshi. Ambos guardan sus secretos bajo su apariencia profesional. ¿Podrán mantener una relación sin revelarlos o sin que sus pasatiempos se interpongan entre ellos?

Edición

En primer lugar, me gustaría analizar la edición. Por parte de la editorial española, considero un acierto haber mantenido la edición japonesa. Por otro lado, quisiera comentar que cuenta con un formato de 17 cm x 11,5 cm y, por este motivo, se puede justificar la falta de un mayor número de páginas. En general, la sobrecubierta me gusta mucho con ese toque pixelar, aunque en la parte trasera tenga el precio impreso. Un detalle sin importancia, pero que personalmente yo eliminaría. Al retirar la sobrecubierta, descubrimos una cara un tanto amarga de la edición. Si bien el tacto es agradable, ese tono acartonado de fondo no acompaña del todo bien al resto de elementos rosados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al adentrarnos en el interior del tomo, podemos encontrar detalles dignos de mención. En muchas de la páginas, en la parte inferior podemos encontrar comentarios de la autora dependiendo de la situación en la que se encuentren nuestros personajes. También hay páginas dedicadas a cada personaje, lo cual nos permite conocerlos desde otra perspectiva proporcionando datos exclusivos.

Introspección y rutina

Siendo un Slice of life, la estructura y desarrollo de la obra se limitan para centrarse en elementos más frecuentes dentro del género como pueden ser el humor o los propios personajes. Esta simplicidad permite una mayor cercanía con el lector. La obra se convierte en un espejo introspectivo donde poder identificarse con experiencias pasadas o presentes. No se convierte en un ideal que intentar alcanzar, sino que desde el principio se pone a nuestro mismo nivel.

A lo largo del tomo, vamos intercalando entre episodios de la vida de los personajes, pero siempre en períodos cortos de tiempo y en una línea temporal continua. A priori, este esquema podría denotar monotonía y ser incluso aburrido, pero al final tanto la vida de los actores de la obra como la nuestra se resume en rutina. Sin embargo, la pregunta adecuada sería: ¿Cómo delegar mi rutina? Esta es una de las cuestiones que aborda Fujita.

Puede ser algo secundario, pero en una relación la rutina está presente en el día a día. El entrelazado de hábitos presente en el volumen ocurre de forma sutil y sin esfuerzo. Los personajes no se quedan estancados en su propia rutina, sino que se interrelacionan con su círculo más cercano para enriquecerse y evitar un posible aislamiento y desconexión.

Amor otaku

Un sentimiento como el amor ha sido un tema muy recurrente a lo largo de la historia. Incluso llegando a ser el protagonista absoluto en medios como la literatura, el cine o la música. A su vez, definir el amor es algo muy complicado, ya que hay muchas variantes de este, y en cada una de ellas su significado puede llegar a ser muy distinto.

Qué difícil es el amor para un otaku nos transmite su visión del amor a través de sus momentos y vivencias. Narumi, por ejemplo, es una persona que ha sufrido rupturas continuas debido en mayor o menor medida a su condición de otaku. Personalmente, me parece un argumento pobre y un tanto cliché que se podría haber desarrollado de una manera más adecuada. No obstante, la autora utiliza esto para presentar las inseguridades y conflictos internos de sus personajes. Por otro lado, considero que la relación resulta apresurada y el motivo principal de comenzar su relación queda insustancial y tópico. A excepción de este inicio tortuoso, la historia resulta ser notable con un humor hilarante que acompaña a un dibujo dinámico y adaptativo en cada una de sus situaciones cómicas.

Conclusiones

Qué difícil es el amor para un otaku es una obra potencial en gran parte de sus aspectos artísticos y argumentales. Es cierto que puede caer en tópicos en momentos puntuales, pero sus personajes son interesantes y hacen que la historia fluya sin mayor complicación. El humor es un elemento que acompaña a la perfección a cada escena del manga, y posiblemente el arte dinamizado de Fujita le concede un atractivo adicional a cada situación cotidiana. En líneas generales, si no habéis visto el anime y no habéis hojeado todavía el manga, creo que os llevaréis una grata sorpresa.

[Total:8    Promedio:5/5]

Deja un comentario