Reseña manga: ‘La reina demonia necesita un descanso’ n.º 1

Una historia de humor absurdo en donde la reina de los demonios nos mostrará que, al final, no todo es lo que parece

0

Allá en 2016 Madoka Mizuno se estrenó como mangaka profesional con Dai Maō no OFF. Publicada originalmente en 2016, duró dos años y se extendió hasta ocupar un total de 23 episodios recopilados, posteriormente, en dos tomos. Podría haber pasado sin pena ni gloria, pero la suerte quiso que Odaiba Ediciones adquiriese su licencia en España… Y aquí estamos. Siendo sincero, resulta grato que las editoriales apuesten por series diferentes, pues de cuando en cuando te llevas una sorpresa, aprendes algo nuevo o sales de tu área de confort.

Dai Maō no OFF, distribuida en España como La reina demonia necesita un descanso, forma parte de ese grupo. Sin ser una idea excepcionalmente original, su corta duración la convierte en una apuesta bastante atractiva para casi cualquier tipo de lector. A fin de cuentas, son solo dos volúmenes. Sea como fuere, no quiero irme por las ramas, así que os cuento un poquito sobre la edición y empezamos. Digamos, pues, que hablamos de un manga en formato B6 con tapa blanda y sobrecubierta a color, de tipo rústico y páginas interiores en blanco y negro.

La edición es buena. Bastante buena, diría. Así pues, Odaiba resalta con un trabajo muy sobrio en donde la calidad del material, la traducción y la impresión es muy digna. Como detalle, el tomo viene acompañado con una especie de postal de papel duro con un dibujito de la protagonista y un sincero agradecimiento de la editorial por la compra. Es un bonito detalle.

Sinopsis

La Tierra de la Oscuridad, Opscurité, donde se arrastran demonios de todas las formas y tamaños. Durandara, su descuidada Reina Demonia, está cansada de su reciente batalla contra cada vez más héroes. Mientras se echa una siesta, invaden su mazmorra… ¡Una comedia de otro mundo + RPG + vida cotidiana con otro punto de vista!

Reseña manga de La reina demonia necesita un descanso n.º 1

Reseña manga La reina demonia necesita un descanso 1
Reseña manga de La reina demonia necesita un descanso n.º 1

En la que podría ser —perfectamente— la escena inicial de una serie de animación nipona, La reina demonia necesita un descanso comienza cada capítulo con la misma presentación: se introduce brevemente Obscurité, la tierra de los demonios, antes de dar entrada a Durandara, la reina demonia y nuestra principal protagonista. Seguidamente, Madoka —la autora— presenta el cuerpo central del capítulo, el cual suele ser algún tipo de problema o diatriba. Disponemos, pues, de una secuencia de episodios independientes interconectados por sus personajes y una subtrama secundaria de fondo.

Todo a través de una construcción fantasiosa en donde los demonios viven en una única isla. Atacados día sí, día también, por héroes de toda clase, deben enfrentarse a la humanidad mientras lidian con sus propios problemas. Ahora bien, olvidad cualquier secuencia de acción que os hayáis podido imaginar: La reina demonia necesita un descanso es una serie de humor inverosímil. Buen ejemplo de ello es el primer capítulo: la reina llega tarde a su enfrentamiento con un grupo de héroes porque no le entra la bota, quiere maquillarse y vestirse apropiadamente.

El segundo episodio también sirve de ejemplo: sobra un general demoníaco. El grupo se llama Los Cuatro Reyes Celestiales, pero son cinco. Durandara se enfrenta a la decisión de despedir —sí, es un trabajo— a uno de ellos o encontrar una solución alternativa. Amenazas, ruegos y llantos de por medio, alcanza una respuesta inesperada. Y así con todo. El guion es más bien desenfadado; la obra de Madoka es una lectura ligera y sencilla. Se construye, por tanto, como un manga de humor que se recrea en situaciones a cada cual más disparatada que la anterior. Siempre, claro está, con un trasfondo de fantasía demoníaca a sus espaldas.

Ser un demonio nunca ha sido tan fácil

Reseña manga de La reina demonia necesita un descanso n.º 1

Pasando a otro orden de cosas, el dibujo. La reina demonia necesita un descanso no destaca por su arte, pero tampoco se queda atrás. No es, por lo tanto, una obra grandilocuente repleta de trazos complicados, escenas épicas a doble página y primeros planos de escándalo. No es ese tipo de manga. Sin embargo, Madoka Mizuno tiene buena mano. Los trazos son muy limpios, las escenas son muy claras y el acabado —en líneas generales— es bueno. Los fondos son algo pobres, pero me ha gustado el diseño de no pocos personajes. A título personal, eso sí, no he disfrutado de la tendencia al ecchi de la autora. Hay escenas que, sin irnos muy lejos, sobran.

Véase, por ejemplo, que se le caiga la armadura pectoral y se le vean los pechos así porque sí. Por otro lado, presenta cierta diatriba: desprende cierto tufo machista, pero por otro lado pone en la posición de poder a una mujer. Considero, pues, que es demasiado pronto para emitir un juicio de valor a ese respecto. Sea como fuere, la lectura del manga es amena y entretenida. Sin ser una historia de escándalo, sabe cómo captar la atención del lector gracias a su —ya mencionado— disparatado sentido del humor. Madoka es capaz de generar curiosidad: «¿Con qué nos saldrá ahora?» es la pregunta que nos formulamos una y otra vez.

Curiosamente, el estilo desenfadado de la autora (dibujando) encaja muy bien con la construcción de la historia; hay cohesión entre arte y argumento. A otro respecto, no podemos decir que sea una obra demasiado original. Tiene personalidad, pero abusa de ciertos tópicos del género y se recrea en algunos gags demasiado explotados. Por ejemplo, usa la idea del padre poderoso (es más débil que ella, eso sí) y sobreprotector que termina haciendo mal las cosas por culpa de su personalidad. En el fondo es amable, aunque… Bueno, sigue siendo un exrey demonio. Uno divorciado, eso sí. Y un poco aterrorizado por su exmujer.

Conclusiones

Reseña manga La reina demonia necesita un descanso 1
Reseña manga de La reina demonia necesita un descanso n.º 1

La reina demonia necesita un descanso es un manga curioso e interesante para quienes busquen disfrutar del humor absurdo. Para lo bueno y lo malo, el guion es ligero y sencillo. La historia es bastante dinámica y entretenida, aunque carece de profundidad. La calidad del dibujo, por su parte, es bastante buena. Ahora, los fondos son algo pobres y no es demasiado espectacular. Se podría decir que cumple, mas es igual de cierto que encaja muy bien con el resto de elementos del manga. En líneas generales, podemos hablar de una licencia interesante a su modo. Una apuesta bastante atractiva si tenemos en cuenta que son solo dos tomos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here