Reseña manga: ‘Dragon Quest: Emblem of Roto’ n.º 15

Os contamos que nos ha parecido Dragon Quest: Emblem of Roto 15 con nuestras impresiones generales sobre la obra completa.

0

Ahora sí, hemos llegado al final de la aventura. Tras poco menos de tres años, Planeta Cómic ha publicado la serie entera en quince volúmenes que —ahora sí— os puedo confirmar que merecen la pena. Siendo una obra especialmente dedicada a los más fervientes admiradores de la franquicia, Dragon Quest: Emblem of Roto ha cumplido con nuestras expectativas. Más aún si tenemos en cuenta que, más pronto que tarde, podremos disfrutar de alguna que otra aventura adicional de nuestro héroe dentro de no mucho. Sea como fuere, no es eso de lo que he venido a hablar hoy. Como viene siendo habitual en la que dice ser mi última reseña del manga, mi intención es contaros que me ha parecido el manga… en su conjunto. Dejando a un lado mis impresiones sobre este último volumen, toca repasar acontecimientos.

Si os diré que, para variar, Dragon Quest: Emblem of Roto n. 15 es un buen cierre. Incluye, entre otras cosas, material adicional, ya sea en forma de bocetos originales y/o una suerte de capítulo especial —no desvelaré el contenido— que gustará a quienes hayan catado los juegos. Sobre el tomo, pues os puedo decir un poco lo mismo de siempre: buena calidad en maquetación, impresión y traducción. En formato rústico con sobrecubierta, estamos ante uno de los tomos más densos de la colección con 336 páginas en blanco y negro. También tiene algunas a color. Como conclusión, Planeta Cómic ha hecho un buen trabajo.

Valorando la colección en su totalidad podemos hablar de un conjunto de mangas con un lomo simple, pero muy bonito, que luce bastante bien en la estantería. El formato kazenban le sienta de maravilla y, en líneas generales, podemos hablar de un buen producto a largo plazo. Dejando a un lado algún que otro desliz en la adecuación idiomático o ciertos fallos en la maquetación de los primeros tomos, Emblem of Roto es una buena licencia en cuestiones de producción. Dicho esto, hablemos de la obra como tal.

Sinopsis

Ha llegado el momento de rendir cuentas. Mientras Imajin se prepara para llevar a cabo su plan para dominar el mundo, Arus y sus compañeros hacen el último intento desesperado por detenerlo. ¿Cuál será el resultado de la última batalla contra el gran Rey Demonio? ¡Una de las sagas de fantasía más famosas de todos los tiempos se cierra con un final lleno de giros!

Dragon Quest: Emblem of Roto n.º 15

Reseña manga de Dragon Quest Emblem of Roto n.º 15
Reseña manga de Dragon Quest Emblem of Roto n.º 15

Dragon Quest: Emblem of Roto es, por méritos propios, una lectura más bien positiva. Es un manga clásico, y eso es algo que no podemos olvidar, pero ha envejecido de buena manera. Empezando por el dibujo, no destaca por la definición de sus personajes o la exacerbación del arte en forma de escenarios o expresiones faciales. Aun así, logra trasmitir todo aquello que pretende. La línea artística es sencilla y no comete grandes alardes, lo que permite una lectura muy limpia y fluida. Especialmente aconsejable para quienes no hayan leído mucho manga, es muy fácil adecuarse a sus manierismos y disfrutar de su narrativa. Gustará sobre todo a quienes conozcan la franquicia, pues casi todos los diseños, homenajes o cameos se corresponden con aspectos previamente mostrados en los videojuegos.

A estas alturas de la película podemos resaltar la figura de Arus, un buen héroe juvenil que, más allá de su espíritu de superación, es eso: un niño. A través de Kamui Fujiwara, el autor, reviviremos las inseguridades de un joven que debe enfrentarse a un destino demasiado grande. Lo hará, pero no sin dejar tras de sí más de un grito de desesperación. Esto es algo que me ha gustado especialmente, pues he sentido que era un personaje bastante creíble dentro de un universo de fantasía. Sucede de igual forma con sus compañeros de viaje, aunque no tanto con algunos villanos. Marcados por el deslumbrante y alegre estilo de los juegos, hay algunos cambios de personalidad irrisorios.

Es algo, no obstante, que podemos esperar si tenemos en cuenta dos cosas: 1) es una historia de los años noventa. 2) es un manga shōnen de corte clásico. Sabiendo esto, Dragon Quest: Emblem of Roto es muy sincero. Es decir, ofrece lo que promete. Ni más ni menos, aunque con alguna que otra sorpresa por el camino. Esto lo vemos sobre todo en los primeros tomos y casi al final, donde —más allá del homenaje a Dragon Ballse cae en el recurso fácil de darle un final feliz a los protagonistas más destacados. Es algo que no me ha terminado de convencer, pero no está mal implementado. Es más una cuestión personal que una apreciación objetiva.

La leyenda de un héroe en ciernes

Reseña manga de Dragon Quest Emblem of Roto n.º 15

Dragon Quest: Emblem of Roto no pretende ser una historia demasiado original. De esta forma, se escuda en los preceptos clásicos del bien y el mal para narrar las aventuras de un grupo de guerreros sagrados que terminan siendo, ante todo, amigos. Es algo que veremos en todo momento destacando, una vez más, la figura del protagonista. Lejos del heraldo de la destrucción que destroza las filas enemigas sin piedad, Arus si piensa en los monstruos. No disfruta con su muerte o sufrimiento siendo, de esta forma, un héroe muy especial dentro del universo de Dragon Quest. Tiene el don de empatizar con todo el mundo y esto es algo que quiero valorar de forma muy positiva. Es joven, inexperto e inocente, sobre todo al principio, y es algo que el autor sabe expresar muy bien.

En gran medida se debe a la narrativa. Sin grandes alardes (al igual que el dibujo) es sencilla y directa. Esto permite que la lectura sea bastante fluida y muy fácil de seguir. Más allá de un par de secuencias concretas, es muy complicado perderse en los eventos; todo se entiende casi a la perfección de una sola pasada. Fujiwara no se complica demasiado y sigue una línea bastante predecible. No esperéis, por lo tanto, grandes sorpresas, sino resoluciones lógicas y esperables. Tiene alguna que otra sorpresa, aunque nada del otro mundo. Sigue el camino esperado y desarrolla los combates de forma muy coherente. En cierto modo, el mayor encanto de la serie es la forma en que se utilizan los diversos hechizos y técnicas de Dragon Quest en un universo fuera del combate por turnos.

Debo decir que en este aspecto sí que me ha sorprendido muy gratamente. El autor ha sabido dar vida a su mundo dándole nuevos efectos a algunos de los hechizos más clásicos. La utilidad de cada habilidad puede ser explotada en más de un sentido si su usuario es lo suficientemente inteligente; los combates no se limitan a estadísticas, potencia o nivel. Hay mucho más. En las batallas influyen aspectos muy variados que justifican la efectividad (o no) de conjuros más destacados. Por ejemplo, no es tan sencillo levantar a un aliado que ha caído en batalla empleando unos cuantos puntos de MP y formulando un hechizo.

Conclusiones

Reseña manga de Dragon Quest Emblem of Roto n.º 15
Reseña manga de Dragon Quest Emblem of Roto n.º 15

Teniendo todo esto en cuenta, y tras repasar mis catorce reseñas anteriores, os puedo asegurar que Dragon Quest: Emblem of Roto es un manga que merece la pena. Se lo recomendaría, eso sí, a los fanes de la franquicia. Son ellos —me incluyo— quienes más disfrutarán de la lectura. El resto también lo hará, pero ni al mismo nivel. Se nota que es una historia dedicada para quienes ya han disfrutado de su universo ya sea surcando los cielos, navegando por el mal o explorando los rincones más recónditos de Yggdrasil. ¿Merece la pena? Sí. Ya sea por la calidad de la edición o el valor histórico de una obra de los noventa, es una adquisición interesante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here