Recomendación: Dredd (2012).

0

Dredd, el juez más peligroso y leal a la ley de los cómics ya fue llevado al cine en 1995 por Stallone, con resultado mediocre eso si. Pero en 2012 volvió a la pantalla plateada con un reboot más brutal de lo que nadie se esperaba.

Para los que no conozcáis a este famosísimo personaje, su historia se centra en un futuro en el que la gente se amontona en mega-ciudades, llenas de crimen, enfermedad, mutaciones e injusticia. Para luchar de forma más rápida y efectiva contra ese mal se crea el cuerpo de jueces, con poder de dictaminar una sentencia y hacerla cumplir al instante sin necesidad de tribunales o jurados. Dredd, uno  de los agentes más leales al cuerpo, debe instruir a una juez novata en una misión de bandas y drogas en un edificio de la ciudad.

La trama no se complica, busca ir directamente a la acción, y no falla en eso. Una vez presentados los personajes, la localización y la situación, que empiecen los tiros. Y que decir de ello… Tiene algunas de las mejores escenas de acción que se hayan llevado al cine jamás. Estamos hablando de un nivel tipo La jungla de cristal y Operación dragón fusionadas. Vamos, lo mejor de oriente y occidente. Alucinantes tiroteos filmados en gloriosa cámara lenta, planos anchos, lejanos, que permiten disfrutar de cada puñetazo, patada o tiro que ocurre en pantalla. Y no es una cámara lenta que está ahí por mera estética, sino que se han buscado una manera de integrarla incluso en la trama de la película. ¿Cómo? Pues inventándose una droga que hace que el cerebro vea todo a velocidad reducida. Esto es algo muy inteligente, ya que proporciona a la cinta una profundidad y una integridad especiales y muy pocas veces vista. La estética visual también ayuda mucho. Nos sitúa en una localización hostil, peligrosa y violenta, muy similar a la de Redada asesina. Los colores son oscuros y fríos, siguiendo gamas de negro, verde oscuro y amarillo áspero, proporcionando ese aire de pobreza y enfermedad en la sociedad. Toda esa distinción visual se ve respaldada por una muy notable violencia en las peleas. Veréis que la acción es abundante y continuada, de un modo casi cíclico: acción, diálogo, acción, diálogo, etc. Esto puede molestar a los que buscan ahondar en la mitología de la ciudad, aprender algo más sobre el “LORE” de los jueces y la ciudad. Ese puede ser un punto flaco para los que no estén familiarizados con el mundo de Dedd. Pero oye, cuando la película luce como luce, poco te tiene que interesar el trasfondo para gozar del festín visual.

En definitiva, Dredd no solo es una de las mejores de lo que llevamos de década, sino que también es de mis favoritas de acción de todos los tiempos. Si queréis pasarlo pipa con una película de poca trama, muchos tiros y visuales de matrícula, esta es vuestra mejor opción. No tengo noticias de que se esté preparando una secuela, pero sería un soberbio despropósito que esta película no se convirtiera en una franquicia. Es más, yo me conformaría con una serie.

(7,25/10)

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here