“Malcolm & Marie”, review sin spoilers

0

El nuevo trabajo de Sam Levinson llegó a Netflix el pasado 5 de febrero. En FreakEliteX ya hemos visto Malcolm & Marie y en esta entrada os contamos qué nos ha parecido.

Malcolm & Marie, como la vida misma

En cierto momento de discusión, de las tantas que hay a lo largo de Malcolm and Marie, el cineasta al que da vida John David Washington habla del cine en sí mismo. Se pregunta por la necesidad de los críticos en buscar un mensaje  que encaje dentro de los estándares marcados, como si todo tuviera que estar sujeto a las moralinas de turno. De manera interesante sugiere que el cine, más que un mensaje, debe basarse en la capacidad del medio para transmitir sensaciones, sin dobles sentidos ni significados ocultos.

Y puede que parte de razón tenga. Pues en infinidad de ocasiones el espectador empatiza con lo que ve a través de lo que es capaz de sentir; un intangible que no se puede valorar de manera objetiva. Una autenticidad propia de cualquier situación cotidiana, como por ejemplo una discusión de pareja.

Ese es precisamente el eje vertebrador de Malcolm & Marie, una cinta hija de su tiempo -ese en que millones de personas se pasaron decenas de días encerrados en sus casas- en que un hombre y una mujer discuten por, literalmente, todo lo que se pueda discutir: celos, envidias, aspiraciones, etc.

Así es como Sam Levinson construye un relato para dos con un único escenario de fondo y cuya máxima es el lucimiento de sus protagonistas: Zendaya y John David Washington. Una dupla que, todo sea dicho, sigue haciendo que me cuestione la validez de los premios de Hollywood. Ambos hacen un trabajo espectacular, pero sobretodo ella está inconmensurable y cuesta creer que no haya obtenido ni una nominación a los globos de oro.

Malcolm & Marie

Cinematográficamente teatral

Viendo el devenir de la cinta sería sencillo emparentar Malcolm & Marie (Sam Levinson, 2021) con el mundo teatral. Y razón no nos faltaría; siendo testigos de una conversación casi eterna en que sus protagonistas luchan por imponer sus ideas. Aunque es evidente que esto es cine y que Levinson ha sabido cómo adaptarlo: con ese blanco y negro estético y elegante que parece salido de un anuncio de perfumes de Dior o Gucci. También con el uso del plano secuencia; de hecho, hay una escena al principio en que él divaga sobre su película mientras ella lo escucha al amparo de un cigarro y los travelings son constantes para no perder nada de lo que está sucediendo.

El conflicto de pareja es sólo un pretexto para abordar un sinfín de temas sin tapujos en los que el director se permite incluso introducir (¿su?) visión del mundo de la crítica cinematográfica. Un discurso con el que debatir y que subyace a tantas otras temáticas  que se desprenden de la visceralidad y energía inherente a sus protagonistas.

Unos intérpretes que, como avancé líneas más arriba, están soberbios. Pese a que John David Washington se siente algo sobreactuado por momentos, su trabajo derrocha esa fuerza que su personaje necesita. A su lado una soberbia Zendaya que transmite sobremanera todo lo que esa mujer a la que da vida parece querer dialogar con su Rue en la estupenda ficción televisiva Euphoria (Sam Levinson, 2019).

Veredicto

Malcolm & Marie es un drama tan potente como extenuante. Su divisivo planteamiento probablemente repela a más de un espectador que verá en esta discusión de pareja una losa demasiado pesada. Sin embargo, la gran labor de Zendaya y Washington nos recuerda, como el propio Levinson, que el cine es también la capacidad de emular emociones y creo que de eso la película va sobrada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here