LEYENDA: El Origen del Mundo Pokémon

Tras una larga recopilación de teorías y leyendas respecto al Mundo Pokémon, hemos querido juntar e hilarlas de forma que quedase una historia capaz de narrar el Origen del Mundo Pokémon.

0

Tras más de 20 años en el mercado, el Mundo Pokémon ha contado infinidad de historias en el manga, el anime y los videojuegos. Recopilando teorías y demás, hemos llegado a una conclusión de cómo habría sido el origen de este.

Todo comienza en la nada, en un vacío completo en el que de repente, apareció un huevo. Cuando este eclosionó, salió Arceus, el considerado Dios de los Pokémon.

Arceus, el Pokémon Alfa.

A su vez conocido como el Pokémon Creador o Pokémon Alfa, pues creó todo lo conocido hasta el momento, este creó a Mew para que velase por el universo que Arceus había creado.

Mew, el Pokémon Nueva Especie.

Como curiosidad, Arceus y Mew son los únicos Pokémon que han visto paso a paso, es decir, todo el proceso de la formación del cosmos.

Arceus creó a Dialga, dando origen al tiempo el cual comenzó a fluir tras su nacimiento. Se dice que este avanza a la par que los latidos del corazón de Dialga y que este puede viajar al pasado o al futuro a su propio placer.

Dialga, el Pokémon Temporal.

Posteriormente, creó a Palkia, dando origen al espacio y a las dimensiones. Pudiendo controlar estas con su propia respiración.

Palkia, el Pokémon Espacial.

Para la aparición del planeta Tierra creó a Xerneas, dándole la posibilidad a los Pokémon de vivir en un lugar cómodo y habitable.

Xerneas, el Pokémon Creación.

Sin embargo, tras crear a Giratina, un Pokémon que al parecer es muy violento, este comenzó a causar daños en el planeta, por lo cual, Arceus creó a Yveltal, el Pokémon Destrucción, para que desterrase a Giratina al Mundo Distorsión.

Giratina, el Pokémon Renegado.
Yveltal, el Pokémon Destrucción.

Para hacerse cargo de la limpieza y el cuidado del universo, Arceus creó a Deoxys. Además, también creó a Jirachi para que pusiese las estrellas en el firmamento.

Deoxys, el Pokémon ADN.
Jirachi, el Pokémon Deseo.

Pero no es todo, pues quiso entregar este a los humanos y Pokémon para que concediese deseos a aquellos que divisasen al Cometa Milenario durante toda una semana.

Tras esto, Arceus quiso crear la oscuridad y la luz, representados por Darkrai y Cresselia respectivamente, otorgando el equilibro entre ellos.

Darkrai, el Pokémon Oscuridad.
Cresselia, el Pokémon Lunar.

Además se les otorgó controlar los sueños de las personas, dando pesadillas en el caso de Darkrai y dando dulces sueños en el caso de Cresselia.

Sin embargo, la Tierra aún es inhabitable, aunque fuese sido creado por Xerneas tiempo atrás, por lo cual Arceus optó por crear a Kyogre, Groudon y Rayquaza, para que estos creasen los océanos, la tierra y el cielo respectivamente.

Kyogre, el Pokémon Cuenca Mar.
Groudon, el Pokémon Continente.
Rayquaza, el Pokémon Cielo.

No obstante, al ser un terreno limitado y no poder crear en total libertad, este se llenó rápidamente de océanos y tierra. Por lo cual, Kyogre y Groudon entraron en un eterno combate por el dominio del planeta.

Con el temor de que la potencia de estos dos Pokémon destruyesen el planeta, siendo totalmente capaces de ello, Rayquaza quiso parar el combate.

Mediante un grito agudísimo, este logró calmar a ambos, siendo mandados a un largo sueño, Kyogre al fondo del océano y Groudon al fondo de las montañas.

Arceus creó a los tres guardianes para que vigilasen el planeta Tierra y viendo esto, Regigigas decidió dormir congelado, solamente pudiendo despertarle cuando los tres guardianes (los tres Regis) Regirock, Registeel y Regice estuviesen frente a él y le invocasen y, únicamente, en caso de que el planeta estuviese en peligro.

Regigigas, el Pokémon Colosal.
Regirock, el Pokémon Pico Roca.
Registeel, el Pokémon Hierro.
Regice, el Pokémon Iceberg.

Mientras tanto, estos tres defienden diferentes puntos de la tierra, normalmente lugares que tengan relación con sus elementos o lugares con vital importancia como, por ejemplo, el Árbol del Comienzo.

Comenzaron a surgir volcanes y el control de estos estaba totalmente perdido pues Groudon se encontraba en un largo sueño y los Regis que no eran capaces de controlarlos, Arceus optó por crear un Pokémon capaz de controlar el magma de la Tierra, Heatran, mandado a que controlase los volcanes cuando se saliesen de control.

Heatran, el Pokémon Domo Lava.

Más adelante, Arceus creó a Manaphy para que cuidara de los océanos ya que Kyogre solamente era capaz de crearlos y, como añadido, se encontraba en un largo sueño al igual que Groudon, y también cuidar a los Pokémon que ya comenzaron a habitarlos.

Manaphy, el Pokémon Náutico.

Aunque estos eran pocos, Omastar, Omanyte, Kabuto, Kabutops, Lileep, Cradily, Relicanth y algún que otro Magikarp y Gyarados de tamaños superiores a los que conocemos hoy en día.

Al ser este un trabajo bastante laborioso y este quedaba exhausto, permitió que Manaphy crease a Phione para que le ayudase a cuidar los océanos y los Pokémon.

Phione, el Pokémon Marino.

En el caso de la tierra firme, Arceus creó varios Shaymin para que diesen lugar a la naturaleza. Además de crear a Celebi con el don de viajar en el tiempo otorgando al planeta las estaciones del año.

Shaymin, el Pokémon Gratitud.
Celebi, el Pokémon Viaje Tiempo.

Ambos son un gran equipo, ya que uno crea la naturaleza y la purifica mientras que el otro la mantiene en vida y la protege haciendo que varios Pokémon dejasen el océano y pudiesen vivir en tierra firme. Esto dio lugar a nuevos tipos y evoluciones de Pokémon.

Millones y millones de años pasaron y junto a los Pokémon también evolucionaron los humanos quienes convivieron con ellos. Como obsequio, Arceus quiso crear a Latios y a Latias para que buscasen personas con buen corazón y les defendiesen de las catástrofes naturales.

Latios, el Pokémon Eón.
Latias, el Pokémon Eón.

Además, también creo a los Absol para que advirtiesen a los humanos de futuras catástrofes que fuesen a suceder, sin embargo, fue incomprendido y tachado de maldito ya que ellos decían que los Absol eran los que creaban las propias catástrofes.

Absol, el Pokémon Catástrofe.

Viendo la maldad que los humanos tenían y viendo que era incapaz de controlarlo, Arceus creó al trío de los lagos, formado por Uxie, Mesprit y Azelf otorgando a los humanos de sabiduría, emociones y voluntad respectivamente.

Uxie, el Pokémon Sabiduría.
Mesprit, el Pokémon Sensorio.
Azelf, el Pokémon Voluntad.

A su vez vio que los humanos necesitaban el sentimiento de alegría y regocijo, por lo cual Arceus creó a Victini, Pokémon que otorga la victoria a todo aquel que lograse ser su amigo.

Victini, el Pokémon Victoria.

Asimismo, otorgó diferentes formas de expresar dicha felicidad en forma de expresión, la danza y el canto, y para ello creó a Meloetta para que fuese la que enseñase a bailar y cantar a los humanos.

Meloetta, el Pokémon Melodía.

Más tarde, Arceus creó a Lugia y Ho-Oh, representación de la Luna y el Sol respectivamente. Ho-Oh residía en la Torre Campana mientras que Lugia en la Torre Quemada de Ciudad Iris.

Lugia, el Pokémon Buceo.
Ho-Oh, el Pokémon Arcoíris.

Un día, un rayo de una tormenta creada por Ho-Oh, la cual hizo a causa de la envidia que sentía hacia Lugia, quemó durante tres días y tres noches la torre donde Lugia habitaba.

Un repentino aguacero fue capaz de calmar las llamas del lugar y Lugia huyó hacia las Islas Remolino. Aunque esto no es todo, pues durante el incendio murieron tres Pokémon.

Sintiéndose culpable por ello, Ho-Oh decidió revivir a estos tres Pokémon dándoles una nueva identidad, conocidos comos los tres perros legendarios.

Raikou, representando el rayo que destruyó la torre; Entei, el creador y portador del fuego a los humanos representando las llamas que quemaron la torre; y Suicune, el purificador del agua y los Pokémon representando la lluvia que sofocó las llamas.

Raikou, el Pokémon Trueno.
Entei, el Pokémon Volcán.
Suicune, el Pokémon Aurora.

Lugia optó por quedarse en las Islas Remolino y no volver, pues no quería ningún problema más con Ho-Oh. Donde además, comenzó también a proteger el océano.

Después Arceus quiso crear a los Pokémon controladores del aire, más conocidas como las tres aves legendarias.

Articuno, el ave controladora del frío; Zapdos, el ave controladora de las tormentas; y Moltres el ave controladora del calor. Dándole a cada una una isla en el archipiélago Naranja para que la habitaran.

Articuno, el Pokémon Congelar.
Zapdos, el Pokémon Eléctrico.
Moltres, el Pokémon Llama.

Con el paso del tiempo y viendo el poder que los tres tenían, comenzaron a envidiarse los unos a los otros y comenzaron a pelear por el control de las tres islas, causando así un cambio brusco en el clima mundial.

Lugia, el cual estaba furioso por ello, decidió calmar a las aves con su canto, y otorgó a los humanos un instrumento musical que podían tocar cuando estos volviesen a pelear para llamarle y volver a calmarles.

Una vez creado el universo y los Pokémon, Arceus se trasladó a su propia dimensión, donde está descansando para poder restaurar todo el poder gastado durante la creación de todo.

Aunque, este puede ser invocado en un lugar conocido como Sala de Origen, en lo más alto de las ruinas del Monte Corona en Sinnoh. Este solo saldría en el único caso de que el universo corriese un grave peligro.

Arceus descansa en total soledad, alejado de toda forma de vida, alejado del tiempo y alejado del espacio. Este es capaz de entender todo tipo de idioma Pokémon e incluso humano, por medio de telepatía.

Esto no acaba, pues un misterioso objeto conocido como Flauta Azur, dicen que al ser tocada crea unas escaleras de cristal que llevan directamente hacia la Sala de Origen, seguramente creada por una antiquísima civilización pues estos conocían de la existencia de Arceus.

Un saludo y nos vemos en el mundo virtual.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here