Recomendación: Tucker y Dale contra el mal.

0

Posesión Infernal es la leche. Eso lo sabe hasta el apuntador. Lo que también sabe ese buen mozo es que se ha pretendido replicar de fórmula de esta película mil y una veces. Gran parte de esos intentos terminaron es estrepitoso desastre. Para mi sorpresa, este no es el caso.

Tucker y Dale contra el mal es una de las parodias más efectivas del género slasher, por no hablar de todo el terror. La dirige un casi debutante Eli Craig, canadiense con poca experiencia, pero pulso muy firme. Cuenta las aventuras de dos amigos, Tucker y Dale, que deciden irse de vacaciones al bosque. En su viaje coinciden con un grupo de jóvenes que toman a la pareja protagonista por dos secuestradores. A partir de ahí, se desarrollan una serie de terribles malentendidos y accidentes que irán acabando con los jovenzuelos uno a uno.

Como ya he dicho antes, esta es una parodia del terror en general, y tiene más comedia que sustos.  La falta de restricción, la mala leche y la originalidad priman para hacer de este un festín de referencias y homenajes a películas de similar índole, especialmente la ya citada Posesión Infernal. Porque puede que esta no tenga el elemento sobrenatural tan característico de la de Raimi, pero si tiene el mismo aire a serie B. Tucker y Dale contra el mal es la chorrada y la diversión filmadas. Nada de lo que vais a ver tiene sentido alguno, todo está regido por convenientes coincidencias que ayudan al humor, a la acción y al desarrollo de la prácticamente inexistente trama. Y eso no es malo, para nada. En la simpleza se encuentra la maestría del entretenimiento. Y la peli entretiene. Mucho.

Poco más hay que decir sobre esto. Tucker y Dale contra el mal usa el homenaje como herramienta para crear una bizarra mezcla entre humor absurdo (y muy negro) y acción brutal y descabellada. Toda una delicia para los amantes de la parodia.

(7,4/10)

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here