‘Killing Bites’: análisis episodio 7

Análisis del 7.º episodio de Killing Bites, emitido en España por Amazon Prime Video

0

Killing Bites episodio 7: «Porque…eso es lo que siento»

¡Muy buenas! Hoy os traigo el análisis del nuevo episodio de Killing Bites. El capítulo de esta semana está lleno de sorpresas, acción y… sangre. Sin detenerme más en la presentación, comienzo con el resumen del episodio 7 de la serie.

Resumen del capítulo

Killing Bites

Imbatible le llamaban 

Nos situamos al final del episodio anterior. Hitomi y Eruza se encuentran en un granero rodeando al geco. Por otro lado, Ichinosuke se encuentra en problemas contra el cocodrilo. Aparece una nueva bestia en escena. Se trata de Kido, un novato perteneciente a Mitsukado. Kido, ecologista de nacimiento, ve la devastadora imagen del campo de batalla y los árboles cortados en el suelo. Ryuji, de mal humor por lo acaecido anteriormente, osa enfrentarse contra el personaje misterioso, del cual todavía no se sabe nada. El cocodrilo, seguro de su habilidad maza mortal, ataca sucesivamente a Kido sin resultado aparente. Intenta morderle, pero sus planes acaban realmente mal. Kido golpea ferozmente al cocodrilo, atravesándose la cabeza y acabando con su vida en el acto. Pero no acaba aquí, si no que sigue cebándose con el cadáver de Ryuji.

Ichinosuke, impactado por lo que acaba de pasar, recibe una orden de su jugadora pidiéndole que se dirija al norte. Intenta escapar sigilosamente de ahí, pero es descubierto por Shōta, el cual sobrevivió al zarpazo que Taiga asistió tanto a él cómo al difunto cocodrilo. Shōta se enfrenta al hipopótamo, el cual no tiene opciones de huida… ¿O quizás sí? Sin esperarlo, es absorbido por un agujero en el suelo, y cae por un tobogán subterráneo hasta una llanura donde se encuentra Ui. La chica de pelo rosa le cuenta que fue ella la que excavó ese túnel, y decide ir a entretener al gorila mientras Ichinosuke descansa.

Pelea entre compañeras

Regresemos a donde se encuentra Hitomi. Completamente rodeada, el geco se retira tras recibir una orden de su jugador. Ahora sólo quedan en ese cuadrante la ratel, Hitomi, y la guepardo, Eruza; comienzan a pelear. La superioridad la lleva claramente la mujer guepardo, quien presiona constantemente con su gran velocidad de movimiento a la joven de pelo blanco. Hitomi cae, quedando Eruza encima de ella. Todo parece perdido para Hitomi. Pero, repentinamente, Eruza besa en los labios a su contrincante, la cual queda completamente sorprendida. Desde este momento, comienza un intenso juego erótico entre las dos bestias, las cuales deleitan al público que las estaba observando luchar. Este efecto fue creado por una nueva antagonista, llamada Kaori Rikujo.

Kaori es una civeta, animal que segrega una esencia afrodisíaca. Al hacer efecto, ha causado que la intensidad de la pelea acabara en lujuria. Hitomi, recordando a su amado Reiichi, recobra la razón y se libera del hechizo antes que su contrincante, y dirige sus ataques a la culpable de este. Pero sus ataques son detenidos por el hermano de Eruza, quien matado al geco de un zarpazo y ha sentenciado así la derrota del zaibatsu Sumitomo.

Opinión del capítulo

Desde un punto de vista general, el episodio ha estado bien. Otro episodio más con mucha acción, donde esta vez ha habido varias muertes —todas de una manera muy bestia—. Centrándome ahora en partes, quizás lo que menos me ha gustado ha sido la pelea entre Hitomi y Eruza, básicamente por dos motivos: una escena de este tipo no queda demasiado bien en una serie como es Killing Bites; además, la longitud de dicha escena, a mi juicio, ha sido excedente. Por lo demás, un episodio entretenido, un poco tosco y con partes que no me esperaba.

Por mi parte, nada más. Os dejo aquí abajo el enlace con los demás análisis de la serie. Un saludo, ¡y hasta la próxima!

[Total:0    Promedio:0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here