‘Beastars’, reseña anime

La fina línea entre el amor, la amistad y el instinto

0

¡Hola, muy buenas amantes del anime y el manga! Regresamos, una vez más, con una nueva reseña. En esta ocasión os quiero hablar de Beastars, una producción del estudio Orange licenciada en España por Netflix. Con un total de 12 episodios, y bajo el marco de una narrativa tremendamente peculiar, se nos cuenta una historia de convivencia en donde animales antropomórficos deben enfrentarse a sus instintos en pos de la sociedad. Así pues, nos situaremos en un instinto como cualquier otro en donde carnívoros y herbívoros tratan de hacer vida con normalidad bajo el sempiterno abrazo de una naturaleza reprimida.

Para empezar, me gustaría esclarecer lo siguiente: la afirmación de que Beastars es una serie para «furros» es, cuando menos, desacertada. No solo por categorizarla bajo una terminología despectiva, sino porque no se acerca —ni en lo más mínimo— a la realidad. Aclarado este punto, ahora sí, comenzaré a narrar aquestas mis impresiones al respecto de una de las series que más me ha sorprendido en los últimos años.

La supervivencia del más fuerte

Beastars reseña anime
Beastars, reseña anime

La primera pregunta que uno se formularía al contemplar tan peculiar imagen promocional sería: ¿qué es Beastars?

Crítica social, ostracismo y amor. Ya sea de una forma u otra, el anime inspirado en la obra de Paru Itagaki nos transporta a un mundo divido culturalmente en dos grandes grupos: carnívoros y herbívoros. En efecto, Beastars nos sitúa en un universo dominado por animales antropomórficos y con capacidad de raciocinio. La acción nos transporta a la Academia Cherryton, una institución educativa de gran prestigio a nivel social. Allí conocemos a Legoshi, un gran lobo gris. A través de él conoceremos las diatribas de un mundo carcomido por los instintos primarios, pero…

Los habitantes del lugar se esfuerzan por coexistir y acatar la ley, mas no todos lo consiguen; no todos quieren. Así pues, el instinto es más fuerte que la razón y, un día como cualquier otro, Tem es asesinado. Tem era una alpaca sencilla, pero amable, y formaba parte del club de teatro junto a Legoshi y otros animales. Eran, y son, el gran ejemplo a seguir, pues es el único club de la academia compuesto por herbívoros y carnívoros. Allá donde debía premiar la cadena alimenticia, gobierna Louis, un ciervo rojo. Es el mejor actor de su generación y toda una estrella; es el símbolo de los herbívoros.

El ciervo luchará por demostrar que los herbívoros no son una simple variante supeditada al poder carnívoro; su orgullo lo será todo. Legoshi, por su parte, no tienen interés alguno en saciar sus instintos. Es tímido, introvertido y afable. Solo quiere vivir con tranquilidad, pero un día conoce a Haru, una coneja blanca enana. Dominado por su bestia interior, se abalanzará sobre ella con intenciones dudosas, pero… ¿Es amor o es instinto? El lobo gris se sumergirá en una disputa con su yo interior buscando comprender quién es en realidad y qué es lo que siente. ¿Amistad, instinto o amor?

Quién debo ser vs. quién quiero ser

Beastars, reseña anime

Aunque la narrativa sigue muy de cerca a otros personajes tales como el ya mencionado Louis, a Haru o a otros tantos, el innegable dueño de la cámara de esta nuestra historia es Legoshi. Tras el fatídico día en el cual casi se deja llevar por sus ansias de sangre, el lobo gris protagonizara una historia de autodescubrimiento muy potente. Debo confesar que, de buenas a primeras, me mostré reticente a su visionado. Con todo, una vez encendí el televisor, activé el buscador de Netflix y me sumergí en la historia de Legoshi, Haru y compañía, no pude parar. El enfoque que adopta el estudio es, como poco, exquisito; ya sea por ritmo, narrativa o personajes, engancha.

Para empezar, hablamos de un argumento potente y sólido. Pese al carácter antropomórfico de sus personajes y su evidente cualidad animal, el espectador tiene la facultad de empatizar con sus diatribas morales y sus problemas. A través de su carácter intimista y su paleta de colores —abundan los tonos apagados en presencia de Legoshi, los cuales se tornan más claros y brillantes en presencia de Haru— profundizamos en la psique de un elenco muy interesante y complejo. Pese a los innegables retazos de fantasía que se esbozan en todas y cada una de sus escenas, se observa una muy cuidada línea de realidad social.

Trabaja con fondos argumentales tremendamente psicológicos. Aunque no llegue a suceder nada, tiene la capacidad de generar intriga. En su visionado, los sentimientos desbordan y es que, de una forma u otra, somos capaces de comprender el dolor, las alegrías y las dudas de sus personajes. Ya sea por empatía, experiencias propias o mera inteligencia emocional, llegamos a apreciar —de todo corazón— a sus personajes. Así pues, se trata de una historia tierna, a la par que agresiva, con mucho impacto.

Un club de teatro como sinónimo de calidad audiovisual

Beastars reseña anime
Beastars, reseña anime

El estudio Orange ha realizado un trabajo mayúsculo en labores de animación y coloreado. Para empezar, y aunque no se trata de un acabado brillante, tiene un encanto sobrenatural. Así pues, hablamos de una serie cuyas transiciones entre escenas no son solo agradables, sino que encajan a la perfección. Asimismo, el movimiento de los personajes es fluido y notable, al igual que sus escenarios. Si bien sus fondos no son nada del otro mundo, escoltan muy bien la escena. Con todo, el enigmático carisma de sus personajes termina absorbiendo toda la atención haciendo de esos mismos escenarios una mera anécdota. Todo esto viene acompañado, cómo no, de una elección de colores muy buena; el colorido de la escena ayuda a enfatizar los sentimientos y el comportamiento de los personajes.

En lo relativo a la banda sonora, debo decir que no tuvo demasiado impacto en mi persona. En cierto modo, esto ha estado motivado por la excelente labor de doblaje del equipo de su reparto, pero… Si tienes la paciencia de pararte a escuchar descubrirás que, en realidad, la banda sonora es muy buena. No se destacan de grandes temas, sino de un agregado instrumental de gran calidad. Su labor como acompañamiento es, cuando menos, muy digna. El opening, como anécdota, no es especialmente vistoso a nivel auditivo, pero es muy bonito y peculiar.

Conclusiones

Beastars reseña anime
Beastars, reseña anime

Seré breve: me ha gustado Beastars. He disfrutado mucho de su visionado y, aunque he tenido sentimientos encontrados en más de una ocasión, me alegro de haberlo hecho. Estoy esperando con ansias su segunda temporada y es que, al final, he terminado encantado con el trabajo realizado. Para lo bueno y para lo malo, sus personajes llaman muchísimo la atención y terminan acaparando toda la atención. Por favor, no os quedéis en el simple concepto de «serie para furros», pues no es así. Aboca por una estética de animales antropomórficos, pero narra una historia muy bonita e intensa cargada de sentimientos y emociones; la lucha entre razón e instinto es una constante simplemente genial.

[Total: 3   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here