Análisis Monster Hunter Stories Collection, dos JRPG por turnos imprescindibles mientras esperamos la llegada de Wild

La saga de caza de Capcom regresa con un spin-off que se actualiza a sistemas más actuales introduciendo grandes aciertos.

0

Monster Hunter Stories Collection ya está disponible para PS4 y Nintendo Switch, y en FreakEliteX ya tenemos el análisis del que creemos que es un recopilatorio esencial para todo buen fan de la saga de caza de Capcom.

Y es que este spin-off donde los protagonistas son los propios monstruos -Monties, en esta ocasión-, vuelven los combates por turnos. Una jugabilidad que la saga no había explotado hasta el momento, pero que le ha sentado de maravilla. Y es que pese al cambio tan drástico en cuanto a los combates, reúne todos los elementos necesarios para esta saga tan querida. Quedaros para descubrir porque esta colección merece tanto la pena y por qué ningún cazador debería perdérsela.

El primer paso que tenemos que reconocer para definir este recopilatorio es la trama. Y es que bien conocido es que en las entregas principales de la saga, es un mero trámite secundario, que no llega a decirnos demasiado, pero a quien le importa que no destaque. Esto da un giro radical con Stories, y el apoyo que dan ambos títulos en la historia lo convierte en uno de sus principales pilares. Además, en ambos títulos toma un enfoque distinto, pero ambos con una fuerte inspiración en anime.

Análisis de Monster Hunter Stories Collection: la trama es uno de sus pilares y explota muy bien las posibilidades de cada entrega

En la primera parte tiene un aire más infantil y desenfadado, con grandes momentos cargados de humor y momentos épicos. Su estilo es el de un anime más infantil, pero a su vez imprescindible y carismático. En cambio, con la segunda entrega hemos encontrado una historia más adulta y madura, mucho más pulida en cuanto a detalles, pero conservando algunos personajes y momentos imprescindibles.

Como leéis, dos enfoques distintos e independientes que potencian la trama como nunca en esta saga. De la primera entrega nos ha gustado su enfoque descafeinado pero con buenos momentos, mientras que en la segunda su toque más maduro y cargado de dilemas nos ha apasionado, y estamos deseando poder contaros más detalles de ambas.

Es difícil precisar cuanto nos ha durado cada aventura, ya que es difícil resistirse a echar algunas horas entrenando o completando misiones secundarias. En total, cada historia nos ha llevado unas 50 horas sin entrar demasiado en detalles, una duración más que disfrutable para tratarse del género que es.

Estamos ante un sistema de combates por turnos, pero con un toque muy peculiar. A la hora de atacar, tendremos que elegir entre tres tipos de ataque distintos, mientras que nuestro rival tendrá que tomar la misma decisión. Cada tipo de ataque es fuerte ante el siguiente pero débil al anterior, resultando, en efecto, un minijuego al más puro estilo de piedra, papel y tijera.

Dependiendo del monstruo al que nos enfrentemos, podremos intuir que tipo de ataque va a usar nuestro rival, por lo que, en cierto modo, podemos predecir la elección del enemigo, y aventajarnos. Esto también cuenta con una importante desventaja, y es que lucharemos junto a un camarada Monstie. Eso sí, al atacar no podemos elegir directamente el tipo de ataque de nuestro camarada.

Un cambio radical en la jugabilidad pero con un agradable sabor a la saga Monster Hunter

Análisis Monster Hunter Stories Collection
La segunda entrega trascurre algunos años después de la primera, por lo que aconsejamos jugarla en segundo lugar.

Por supuesto, podemos darle órdenes, pero esto tiene un alto coste, ya que contaremos con un medidor de vínculo que se consumirá al hacerlo, y no siempre nos conviene. A esto tenemos que sumarle muchísimas mecánicas procedentes directamente de la franquicia, como las debilidades elementales. Como sabréis, cada monstruo es fuerte y débil contra un atributo, y esto también se refleja en combate.

De este modo, no solo tenemos que tener en cuenta la predisposición de ataques de los monstruos a la hora de luchar, sino también sus debilidades elementales. Esto se traduce en una enorme variedad de situaciones distintas, donde podemos explotar nuestras dotes como estrategas.

Y es que hay una enorme variedad de Monsties para conseguir, más de 100 en cada entrega. Así pues, no solo tendremos que fijarnos en cuál es más fuerte o nos gusta más, sino en como de conveniente es para nuestro grupo. En total, podemos llevar hasta seis de ellos, aunque solo uno de ellos participará a nuestro lado, pudiendo cambiarlo al inicio de cada turno.

A priori, no hay grandes diferencias en este sistema con respecto a la segunda entrega, al menos a modos general. Pero si hay pequeñas diferencias y mejoras, como las posibilidades de luchar junto a otro compañero. Esto se traduce un multijugador mucho más potente que el de la primera parte, que nos permite jugar junto a un amigo para completar mazmorras. Además, da más diversidad a los combates, siendo este uno de las principales novedades de la segunda entrega.

Cría, lucha y entrena, aunque no siempre es tan motivador como parece

Análisis Monster Hunter Stories Collection
Una de las principales novedades de la segunda entrega es la posiblidad de jugar junto a otra persona. Esto potencia la jugabilidad y el multijugador.

Desde e primer momento hay que dejar claro que no todos los monstruos son «capturables», las versiones débiles de los grandes jefes de la saga no podrán unirse a nuestras filas. Lejos de ser un inconveniente, podemos asegurar que hay un gran número de criaturas listas para unirse a nuestras filas, y echaremos de menos a muy pocas. Para hacernos con ellos, tendremos que explorar las guaridas de los monstruos que derrotemos, donde llegaremos hasta su nido. Aquí, es posible que tengamos un enfrentamiento contra un importante enemigo, pero tiene su recompensa.

Y es que una vez limpiada la zona, podremos buscar un huevo en el lecho. El resultado dependerá totalmente de la región del mapa en la que nos encontremos, aunque el monstruo que obtenemos es aleatorio hasta cierto punto. Una vez incubado y obtenido nuestro monstie, podremos entrenarlo y fortalecerlo para que luche con nosotros. Como os decíamos más arriba, podemos formar un grupo hasta de seis criaturas, y aunque todas puede fortalecerse, hay un gran pero. Y es que a medida que avancemos en la trama, los monstruos serán cada vez más fuertes y recomendados.

Esto nos obliga a ir cambiando de grupo constantemente, lo cual no es necesariamente malo. Pero también tendremos que renunciar a monstruos que nos gustan lo que acota la libertad de cada jugador al formar grupo. El sistema también cuenta con un sistema de genética propio con el que podemos aprender y heredar ataques de otros monstruos. Aunque puede ser muy útil para fortalecer a nuestras criaturas, es algo enrevesado y no muy satisfactorio, y además, nos obliga a volver a capturar la misma criatura.

Gráficamente correcto, pero podría haber esperado más

Análisis Monster Hunter Stories Collection
El cambio gráfico entre ambas entregas es enorme. | Análisis Monster Hunter Stories Collection

En definitiva, y como os detallaremos más adelante, el sistema de crianza no ha terminado de encajarnos. Nos ha parecido tremendamente repetitivo, y obtener a cada criatura conlleva algo mucho más enrevesado que enfrentarnos a la criatura y atraparla sin más. En la primera entrega hay poco más de 100 monstruos para atrapar, mientras que en la segunda esta lista crece suavemente. Una cantidad que pese a no parecer demasiado extensa, nada más lejos de la verdad, nos tendrá entretenidos bastantes horas.

Siete años dan para mucho, y la adaptación de esta subsaga a consolas más potentes, acarrea un importante salto gráfico, o al menos eso esperábamos. Os recordamos, brevemente, que la primera entrega se lanzó en Nintendo 3DS, mientras que la segunda se lanzó en Nintendo Switch. Esto conlleva que, en efecto, la primera entrega se ha beneficiado en mayor grado de salto de generación.

Mejores texturas, bordes de sierra, tiempos de carga más reducidos y lo más importante, una mayor resolución es lo que podemos esperar. Las mejoras visuales son muy evidentes en la primera entrega, en especial con respecto a la cámara. Si bien es cierto, no han tocado las texturas ni de lejos, algunas eran mejorables en su época y muy mejorables en la actual. Además, el cambio gráfico es menos palpable en en la segunda entrega, que ya cuenta con un nivel de detalle mucho más alto. En definitiva, podríamos decir que estamos más ante un porteado que una remasterización.

Análisis de Monster Hunter Stories Collection: conclusiones

Análisis Monster Hunter Stories Collection

Eso sí, el juego nunca se ha anunciado como tal, por lo que nos conformamos con podemos jugarlos en más sistemas. Por otra parte, no esperéis novedades jugables más allá de incluir el contenido lanzado post-lanzamiento. Algunos enfrentamientos contra monstruos exclusivos y poco más, aunque ya lo detallaremos de cara al lanzamiento.

También apreciamos que hay un mayor número de voces, en especial en la primera entrega, que cuenta con un doblaje más extenso. Esto sirve para lograr una inmersión más grande, y una mayor sensación de estar ante un anime, efecto que logra gracias a esta combinación con el estilo gráfico.

Los amantes de la franquicia Monster Hunter tienen una cita obligatoria con Stories Collection, donde pocas pegas podemos encontrarle a estos dos grandes JRPG. A poco que te gusten los juegos de crianza y los sistemas de combate por turnos deberíais probarlos, aunque también destacamos la historia.

Muchas horas de diversión, una trama potente y bien diferenciada en cada entrega y un sistema de crianza algo repetitivo pero adictivo. Si bien es cierto, podría haber recibido más extras o mejoras, estamos satisfechos con la posibilidad de poder jugarlo en plataformas actuales.

  • Las dos tramas, tan bien diferenciadas y potentes.
  • A nivel jugable es muy divertido y respeta todos los elementos de la saga.
  • Algunas de las mejoras gráficas…
  • … podría estar más actualizado gráficamente.
  • El sistema de crianza no es demasiado motivador.
  • La repetición de escenarios en las guaridas de los monstruos es muy repetitiva.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here