Análisis de ‘DooM Eternal’, el infierno en la tierra

Si hay algo que los aterre...Es el Doom Slayer y ese, ese eres tú.

0

¡Hemos tardado, pero aquí está nuestro análisis de Doom Eternal! Los demonios han salido de marte, los ejércitos de los no muertos deambulan ahora entre los habitantes de la tierra y la humanidad está condenada. Sin embargo, todavía hay algo… Un nombre. Una figura que los aterroriza: el Doom Slayer, y ese… Ese eres tú.

Bethesda nos sorprendió en 2016 con su reinterpretación de la saga Doom. La franquicia revivió en la mente de los nostálgicos y se hizo un hueco entre las nuevas generaciones. Gore, demonios, un protagonista badass y un gameplay muy pulido fueron clave en esta nueva reencarnación del Doom Slayer. ¿Estará a la altura de lo que conlleva el sobrenombre de Doom?

Del terror de Marte a la agonía de la Tierra

Análisis Doom Eternal
Análisis Doom Eternal

Las cosas se han puesto pero que muy feas. Tras nuestro paso por el planeta rojo, es ahora nuestra madre tierra la que debe sufrir la ira de los infiernos. Esto es interesante, puesto que los mapeados del videojuego son notablemente distintos. Algo que, quizás, a simple vista parecía complicado. Nos encontramos en terreno desolado como temática principal. De hecho, es difícil de transicionar, ya que te arriesgas a perder un poco de tu esencia. No obstante, Bethesda ha culminado la mezcla entre el poderío y la imponencia de enormes edificios contemporáneos con el contraste y fantasía de las paredes de carne y dientes de nuestros acalorados enemigos.

Sin duda, la Tierra se ve genial —fantásticamente desolada y apocalíptica—, pero era lo que los fans venimos buscando. Ya sabíamos a lo que nos ateníamos al pulsar el botón de «start» bajo el título de Doom ¿no? Además, la Tierra no será el único escenario que visitaremos. Habrá más, sin entrar en detalles argumentales, y ya os adelantamos que cada uno de ellos respira un mimo y cuidado intachable.

¡Cuidado! Que no se queda únicamente en lo estético

Análisis Doom Eternal

No me gusta hablar de forma desordenada de los puntos a analizar, pero esta vez es necesario. Metiéndonos de lleno en el apartado de la jugabilidad hay que juzgar los escenarios. Ya hemos aclarado su asombroso encaje y recreación artística. No obstante, esto no es lo único que nos ofrece Doom Eternal. Los mapas han mejorado drásticamente. La interacción con los mismos es mayor, reforzando elementos como los barrotes por los que saltar y aportando una extraordinaria verticalidad a los mismos. Sin duda, los niveles están mejor pensados, más trabajados y elaborados y hacen las delicias en los encuentros. Cada escenario es un nuevo enemigo.

¿Como mejoras la excelencia?

Puedes criticar a la franquicia Doom por temas como la narrativa o la historia. Apartados que nunca han sido ni han pretendido ser el pilar fundamental del videojuego. Citando a John Carmack, creador de ID Software:

La historia en un juego es como la historia en una película porno; se supone que tiene que estar ahí, pero no es importante.

Estamos aquí para dar tiros, el por qué ya es otro asunto.

Análisis Doom Eternal
Análisis Doom Eternal

Puede que esa cita traiga problemas a algún que otro título, pero a Doom le viene de perlas. Doom Eternal también peca de una historia poco ambiciosa, aunque intenta hacer los deberes mejor que su versión de hace cuatro años y lo consigue. Ahora bien, sigamos. Si algo es intachable es que la franquicia Doom, independientemente de la generación y época en la que apareciese una nueva entrega, era sinónimo de calidad de gunplay. En 2016, Bethesda no tuvo problema en subirse a este reto y superarlo, pero no contentos con ello, Doom Eternal trae su exquisito reinvento de mecánicas.

Las armas en Doom 2016 ya se sentían únicas. Ninguna de ellas era igual ni en potencia, mecánicas o dinamismo. Todas tenían su utilidad. Además, poseíamos las espectaculares ejecuciones de las que no dudan en hacer gala en tráileres y redes sociales. También estaba aquella motosierra que nos gustaba ahorrar para enemigos más poderosos que acostumbraban a complicarnos las cosas.

Las reglas han cambiado. Las armas siguen sintiéndose únicas, con especializaciones enfocadas en la forma de jugar de cada jugador. Sin embargo, vamos a subir el listón. Se acabó el disponer de un ejercito de balas, salud y armadura por el mapeado. Ahora va a haber que currárselo. Para aumentar el dinamismo, Doom Eternal nos obliga a jugar para seguir jugando. Esto significa que si no tienes armadura, deberás quemar a los demonios y dispararles para que la dropeen. Si no tienes salud, deberás acercarte a ejecutarlos. Y si no tienes munición, haz alarde de esa maravillosa motosierra que tanto te estabas guardando.

Análisis Doom Eternal

Si estás en apuros es porque no estás haciendo uso de todas las mecánicas. Para sobrevivir tienes que matar, y ya puestos que sea con estilo. Extenso arsenal de armas únicas, diferenciadas y variadas, personalización para cada una, mecánicas agresivas que casan con la intención violenta del título y sensación de disparo majestuosa en cada una de ellas. Es difícil no catalogar al título de Bethesda como el mayor exponente a batir en cuanto a jugabilidad shooter a día de hoy. No vamos a desvelar nada porque es parte de la trama. Pero no os preocupéis, que la motosierra tendrá una sustituta para ayudarnos a trozear a cualquier enemigo.

No solo remodelados de armas…

Sí, las armas son una delicia, ¿pero y los enemigos? No queremos entrar en spoilers de ningún tipo. Solo podemos deciros que, en efecto, los enemigos no se quedan atrás. Habrá nuevos engendros del infierno que nos darán quebraderos de cabeza incluso en los niveles de dificultad más bajos. No todas las armas van a ser apropiadas para todos los demonios, así que no os acostumbréis a utilizar solo una de vuestro arsenal. En caso contrario, vuestros enemigos van a acabar siendo una pesadilla inimaginable.

Análisis Doom Eternal

Todo ligado al punto que citábamos antes sobre la necesidad de ser agresivo para curarnos y armarnos. Los enemigos no nos darán un respiro, la munición escaseará y cualquier error nos dejará en las últimas. Sed creativos, sed agresivos y, sobre todo, no os rindáis aunque las hachas vuelen sobre vuestra cabeza. Así pues, ¿qué más añadir? Simple. Más jefes finales. Doom Eternal tiene más enemigos monstruosos con mecánicas muy específicas que se acentúan sobre todo en la segunda mitad de la pesadilla. No vayas de sobrado porque no nos lo pondrán nada, pero nada sencillo.

¿Lo peor? Quizás…

Podríamos decir que es su banda sonora, pero es que sería mentira. La banda sonora de Doom Eternal es peor que la de Doom de 2016, es cierto, pero sigue siendo brutal. Encaja, acompaña y tensará a cualquiera que se debata la vida entre fuego, sangre, sesos y algún que otro diente suelto. Para los recelosos os brindo una muestra del poderío sonoro del título aquí debajo.

El multijugador no es tampoco un añadido asombroso al título. Pasando del estilo más clásico de otros shooters como podía tener su antecesor, Doom Eternal ha innovado con su nuevo Battlemode. En el, un jugador controlará al Doom Slayer contra otros dos jugadores que cooperarán y harán ahora el papel de demonios. Aunque innovador e imaginativo, no pasa de ser más que un añadido no demasiado trabajado. Quizás en el futuro Bethesda planteé ir actualizándolo, pero no parece una prioridad en ningún momento.

Conclusiones finales

Análisis Doom Eternal
Análisis Doom Eternal

Divertido, espectacular, atrevido, dinámico, difícil, agresivo y pulido hasta las cejas. La receta del «pium, pium» nunca había tenido un mejor exponente single player. Doom Eternal es una parada obligada de 2020 para cualquier aficionado a los shooters.¿Te la vas a perder? No seré yo quien se atreva a desafiar a la pesadilla de los infiernos.

Análisis Doom Eternal. Clave de juego para PC cedida por Ziran.es y Bethesda

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here