Análisis de ‘PixARK’; supervivencia voxel en Nintendo Switch

Supervivencia al son de una balada voxel donde el crafteo es el eje central

0
Compartir

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! PixARK ha llegado a nuestras consolas y, más concretamente, hoy os hablaremos de nuestra experiencia en Nintendo Switch, una de las consolas que mejor parece aprovechar las cualidades inherentes de un título que mezcla el estilo voxel del ya mítico Minecraft con las mecánicas de Ark: Survival Evolved. ¿Qué podemos esperar de tan peculiar título? Pues, de buenas a primeras, lo mismo que su hermano mayor: un juego de supervivencia sandbox en un universo repleto de dinosaurios y dragones… entre otros. No obstante, no hay que dejarse engañar por su estética, pues Snail Games Usa no se ha andado con tonterías; sobrevivir no va a ser ningún paseo.

PixArk: mata o muere

Análisis PixArk
Análisis PixArk

Una de las principales premisas de PixArk, tal y como dije con anterioridad, es la supervivencia. Para ello tendremos que adaptarnos a un entorno hostil donde todo cuanto nos rodea puede ser nuestro enemigo. La naturaleza, lejos de subordinarse a la figura del ser humano, se revela con todas sus fuerzas; no somos la especie dominante. Nuestra aventura estará supeditada a nuestra capacidad de comprender el entorno que nos rodea: adaptarse o morir. Por suerte o por desgracia —depende del gusto de cada uno— esto no será nada fácil.

PixArk vive de las mecánicas de Ark: Survival Evolved adaptadas a un nuevo estilo gráfico. O lo que es lo mismo, no solo tendremos que conseguir recursos para construir nuestro hogar, sino que tendremos que prestar atención a no enfermar, comer y mantenernos hidratados, etc. Somos seres humanos y debemos ser consecuentes con nuestras capacidades y limitaciones. Comprenderemos —rápidamente— que nuestro primer objetivo es conseguir recursos. El sistema es, al menos en la base, sencillo: farmear, conseguir herramientas, obtener mejores recursos, crear mejores herramientas y así sucesivamente.

El título apuesta por un sistema que premiará sesiones largas de juego en las que, en primera instancia, nuestro objetivo principal será craftear y farmear hasta quedarnos sin aliento. Nuestro crecimiento será proporcional a nuestro esfuerzo y, sobre todo, a nuestra capacidad estratégica. PixArk es muy lógico a la hora de plantar ciertos límites: enfrentarse a un bastión enemigo o batir a una criatura de gran tamaño requiere de gran preparación.

Un sistema más complejo de lo que parece

Análisis PixArk (2)
Análisis PixArk

En lo personal disfruto mucho cuando farming y crafteo se integran dentro de la mecánica de juego. No tanto de un escenario en donde todo supone un peligro, pero eso es otro tema. Prefiero la tranquilidad, pero eso no quita que pueda disfrutar de un buen desafío. Ahora bien, ¿qué quiero decir con esto? Que si buscas un título que te permita sacar tu lado más creativo no estás mal encaminado, pero que no te lo pondrán nada fácil. Tendrás que luchar por los recursos y por la supervivencia; no entro en el tema del PvP, sino del mismo entorno.

Por suerte, PixArk sabe recompensar el esfuerzo. A medida que avancemos en esta nuestra aventura subiremos de nivel, desbloquearemos nuevas recetas (armas, armaduras, etc.) y otras tantas habilidades. Contaremos con diversas ramas con las cuales especializarnos en diversos ámbitos logrando, al tiempo, cierta personalización. Contaremos, como no, con un inventario —debo decir que la interfaz está muy bien ordenada y cumple muy bien con su función— desde el cual podremos ir construyendo. Empero, las tareas más pesadas se trasladarán a mesas de construcción y otros elementos.

Aquí, nuevamente, habrá división de opiniones. Es, en cierto modo, lo que puede marcar que te guste o no: no hay tutoriales. Apenas se nos explica nada cuando ingresamos al mundo y seremos nosotros mismos quienes tendremos que aprender a base de prueba y error. Os pongo un ejemplo: en mi primer viaje, una vez estuve ligeramente armado, me vine demasiado arriba y terminé siendo destrozado por un T-Rex… ¿La culpa es del juego? No. Sí, lo perdí todo, pero fue fallo mío por acometer una tarea para la que no estaba preparado.

¿Dónde está el límite?

Domesticar, capturar, cultivas, crear… PixArk es un sandbox todoterreno dentro del mundo de la construcción y la supervivencia. Nuestras primeras escapadas marcarán la épica en base a un palo o una lanza, pero con el paso del tiempo dispondremos hasta de armas de fuego. Podremos colaborar, para ello, con otros jugadores, pero cuidado, la traición está a la vuelta de la esquina. Recordad que el resto de humanos también pueden ser jugadores y que, como nosotros, tienen sus propios objetivos. En ese mismo sentido, lo más seguro es crear un clan con amigos o unirse a una alianza ya existente.

Online y jugabilidad

Análisis PixArk (3)
Análisis PixArk

PixArk se basa, netamente, en su modo online. Se puede jugar en solitario, cierto, pero la experiencia pierde toda su fuerza cuando no hay otros jugadores de por medio. En ese mismo sentido destaca la existencia de dos modelos de servidor: caos y pionero. En el primero será un todos contra todos. El modo de supervivencia por excelencia en donde podremos atacar —o ser atacados— al resto de la comunidad. El servidor pionero no permitirá atacar edificaciones de otros jugadores ni, en realidad, a otros jugadores. Aquí es donde yo dediqué casi todo mi tiempo de juego y, en términos generales, me ha gustado bastante.

En ello no ha colaborado, en exceso, la jugabilidad. El título es fluido y, en realidad, está bien hecho. Curiosamente, creo que en términos de rendimiento, gráficos y calidad general es bastante superior a Ark: Survival Evolved. Debo confesar que el original me pareció bastante malo, sobre todo en Switch. Por suerte, PixArk no comete los mismos errores logrando, de esta forma, una ejecución bastante solida. El principal problema es que el control con los joycons es un tanto errático; no es fácil manejarse con precisión con los mandos básicos de Switch. Eso sí, la cosa cambia si los integramos en el adaptador que incluye la propia consola en su pack básico.

Conclusiones

Análisis PixArk (4)
Análisis PixArk

Gráficamente el juego cumple; la estética voxel encaja perfectamente con Nintendo Switch. Dejando atrás los errores de su hermano mayor, el rendimiento es óptimo. El estudio logra hacer un buen trabajando plantando unas bases sólidas y muy eficientes. La ejecución es correcta, aunque es cierto que el apartado sonoro (no lo comente con anterioridad) no es su punto fuerte. Los escenarios, además de bonitos, se generan de forma procedural; cada partida es un mundo nuevo. Por desgracia, jugar con los joycons no es del todo cómodo. La jugabilidad es buena, pero a nivel de hardware es inevitable encontrarse con ciertas dificultades con la consola. En líneas generales hablamos de un buen juego.

Me ha encantado la existencia de dos tipos de servidor diferente: PvP o PvE. El espectro de jugadores posibles aumenta considerablemente ante tal decisión, y eso es vital en un título que necesita del online para funcionar; jugar solo es algo aburrido. Los amantes de los juegos de supervivencia, así como de los juegos creativos basados en el crafteo, encontrarán en PixArk lo que están buscando. Eso sí, para dominar sus mecánicas será necesaria más de una sesión de juego.

Análisis PixArk: clave de juego cedida por Koch Media.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario