Análisis de Fire Emblem Engage

¡Os traemos nuestro análisis de Fire Emblem Engage, uno de los mejores juegos de rol táctico disponibles en el catálogo de Nintendo Switch!

0

Fire Emblem es sinónimo de historia. Han pasado más de 30 años desde que Intelligent Systems lanzó su primera entrega. Corría el año 1990 y por aquel entonces nadie sabía que acaba de nacer una leyenda. Para muchos, el padre del rol táctico. Para otros tantos, uno de sus precursores más destacados. Sea como fuere, no importa cuál sea su definición. Lo único que nos interesa es que sigue más viva que nunca con grandes lanzamientos.

Hoy recordamos con muchísimo cariño Fire Emblem: Three Houses, una de las mejores entregas de su historia. Con algo más de perspectiva, adentrándonos en el género de los musou, hacemos lo propio con Three Hopes. Hoy damos un paso hacia delante y miramos de frente a Fire Emblem Engage. Hoy miramos al que podría ser uno de los títulos de rol táctico más destacados mediante una de las sagas más emblemáticas.

La cuestión, en cualquier caso, es simple: ¿Está a la altura de las expectativas? La respuesta rápida es sí. Engage es un verdadero juegazo con muchísimas virtudes, pero con algunos defectos muy claros. ¿Cuáles? Lo veremos a continuación, no sin antes deciros que, una vez más, viene con textos en español. Bueno, y con una impresión previa muy concreta: nos ha encantado.

Análisis de Fire Emblem Engage: el clásico guion del bien contra el mal

De buenas a primeras, Fire Emblem Engage empieza recurriendo a uno de los tópicos más frecuentes de la historia: ser el «elegido» del destino. Asimismo, suma a la ecuación otro elemento narrativo que tiende a simplificar mucho la interacción del jugador con el universo: la amnesia. Con estas dos premisas, Intelligent Systems nos ha presentado el que podría ser uno de sus más sentidos homenajes a sus más de 30 años de historia.

Arranca planteándonos una elección ahora muy habitual en la saga: escoger nuestro sexo y nuestro nombre, siendo el original Altear sea cual sea nuestra identidad de género. Más pronto que tarde descubrimos que somos un Dragón Divino, una suerte de deidad protectora que defiende al mundo de los males que lo asolan. En esta ocasión, al igual que ya sucedió hace 1000 años, el enemigo de la humanidad tiene nombre propio: Sombron, el Dragón Caído.

Allá en su momento fuimos nosotros mismos quienes le detuvimos tras sufrir graves heridas en el proceso. Como consecuencia, acabamos sumidos en un letargo de un milenio del cual despertamos justamente cuando Sombron regresa de entre los ‘muertos’. Es ahí cuando entra en juego el factor de la amnesia, ese recurso que tiene por objetivo facilitar la entrada del jugador en el mundo de Fire Emblem Engage.

Siendo sinceros, es un mecanismo que nunca nos ha terminado de convencer, pues es la respuesta ‘fácil’. A cambio, también nos toca reconocer que sigue funcionando sorprendentemente bien, ya que facilita la inmersión narrativa desde el primer minuto. Así pues, tiene sus pros y contras; como todo, vamos.

Una historia más simple de lo habitual con sus pros y sus contras

Análisis de Fire Emblem Engage
Análisis de Fire Emblem Engage | Una de las múltiples conversaciones que tendremos durante el juego.

Habiendo superado este primer ‘escollo’, el estudio de desarrollo nos va metiendo en materia de manera muy tranquila a través de un guion demasiado simple. Sobre todo cuando uno traza una comparativa directa con Fire Emblem: Three Houses, un videojuego que sí supo conquistarnos a través de su historia. En consecuencia, no podemos decir que Engage disponga de una trama especialmente cautivadora, ya que su conflicto no llega a golpear de la manera que toca.

Esto se puede aplicar también a sus personajes, cuyo carisma se resume en una serie de tópicos bien conocidos entre los amantes de la saga y/o de la animación nipona. El resultado es un juego con una historia que no termina de convencer y unos personajes demasiado planos bien conducidos a través de una narrativa directa y ágil en donde el entretenimiento lo es todo. Porque si bien es cierto que falla en el argumento, lo compensa a través del divertimento.

Este es, sin duda alguna, el punto fuerte de un Fire Emblem que ha buscado abrirse a un abanico más amplio de jugadores a través de un guion más sencillo de lo habitual. Esto es algo relativamente lógico si tenemos en cuenta el aperturismo de las grandes sagas, siendo este un movimiento necesario en muchos casos. Desde la perspectiva de FE Engage, esperamos que surta efecto.

Análisis de Fire Emblem Engage: el combate es una master class de rol táctico

Análisis de Fire Emblem Engage
Análisis de Fire Emblem Engage | Perspectiva aérea del combate con el escenario dividido en cuadrículas y opciones de interfaz.

Lo bueno de todo esto es que las fallas del guion acaban resultando en una jugabilidad todavía mejor, siendo uno de los momentos más álgidos de la franquicia en ese sentido. En efecto, Fire Emblem Engage es un auténtico monstruo —en el buen sentido de la palabra— cuando hablamos del diseño, construcción y organigrama de sus mecánicas de juego. Es ahí donde Intelligent System saca pecho y demuestra por qué la saga tiene más de 30 años de vida.

De base, FE Engage toma los preceptos básicos de la franquicia, pero les da una pequeña vuelta de hoja para ofrecernos un sistema mucho más ágil, dinámico y divertido. Sin perder la esencia de aquello que les hizo grandes. Partimos, por supuesto, de un título de rol táctico cuyo escenario de combate está compuesto por un campo dividido en cuadrículas.

Como jugadores, dispondremos de un pequeño ejército compuesto por diferentes unidades. Cada una de estas unidades podrá desplazarse por el tablero según su estadística de movimiento, pudiendo atacar a unos enemigos u otros a través de un sistema de debilidades con un diseño muy simple, pero con una profundidad muy superior a la que cabría esperar.

Cada unidad podrá emplear una serie de armas concretas, siendo estas buenas o malas contra otras tantas. A esto debemos sumarle un sistema de magia muy bien ejecutado, creando una suerte de diagrama de debilidades y fortalezas casi perfecto en donde cada soldado tiene sus propias virtudes y defectos.

Las armas y el sistema de ruptura

Para quienes digan ser viejos amigos de la saga, regresa el sistema clásico de lanza vence a espada, espada vence a hacha y hacha vence a lanza. No obstante, sumamos algunas variantes. ¿Cómo cuáles? Pues enemigos alados vulnerables a los arqueros, soldados acorazados con gran resistencia física, pero débiles a la magia, asesinos que pueden infringir estados alterados, etc.

Consecuentemente, el estudio plantea un sistema muy sencillo de dominar en donde se integran variantes alternativas junto con un sistema de ruptura. ¿Y esto qué significa? Que es muy fácil de jugar, pero que se le puede sacar muchísimo jugo si le damos vueltas a la sesera. Porque hay más, aunque es necesario que vayamos muy por partes. No hemos acabado.

Hemos hablado de algo llamado «sistema de ruptura», pero es posible que muchos de vosotros no tengáis ni idea de qué se trata. Algo muy lógico si tenemos en cuenta que es algo inédito en la saga. Os lo explicamos: cuando una de nuestras unidades ataca a un enemigo y entramos en su rango de ataque, este responderá con una acción automática.

Sin embargo, si le golpeamos desde una distancia superior a su rango de golpe, no hará nada. Del mismo modo, si usamos un arma con ventaja se producirá una ruptura. O lo que es lo mismo, no podrá responder ni a ese ni a ningún otro ataque hasta que llegue su turno. Por lo tanto, ejecutar nuestros movimientos y acciones en el orden correcto será clave para obtener los mejores resultados.

Una nueva capa de profundidad: llegan los héroes de otros mundos

Análisis de Fire Emblem Engage
Análisis de Fire Emblem Engage |Vistazo a la interfaz en la que podemos ver las estadísticas del personaje y las mejoras obtenidas al utilizar un anillo de emblema.

Como es lógico, nosotros también somos vulnerables a esta nueva dinámica de ruptura, lo que nos hace darle todavía más vueltas a aspectos tan importantes como las armas que lleva cada personaje, sus características, etc. Porque, en efecto, como en todo juego de rol táctico y estrategia que se precie, cada unidad tiene sus propios parámetros.

Estos miden su salud total, la cantidad de daño que hacen al golpear con magia u armas, el número de casillas que se pueden mover, el porcentaje de golpe crítico, etc. Solo con esto ya tenemos para diseñar una tesis de cómo hacer bien un juego de estrategia y rol, pero es que hay más. Mucho más. Tal y como reza su propio título, una de las principales novedades de Fire Emblem Engage son los emblemas. ¿Y qué son los emblemas?

Los emblemas son una serie de anillos (el primer DLC del pase de expansión suma a los protagonistas de Three Houses a través de un brazalete triple que cambia entre un personaje u otro) en cuyo interior reside el ‘alma’ de un gran héroe o heroina de la historia de Fire Emblem. Como no queremos estropearos la sorpresa, no diremos quiénes son, pero sí que os daremos algunos nombres previamente confirmados: Marth, Celica, Ike y Sigurd.

De base hay 12 anillos diferentes. ¿Y qué los hace tan especiales? Pues que cada uno de estos emblemas nos otorgará diferentes habilidades y bonificadores, lo cual nos permite modificar cuasi por completo la build de todos y cada una de las unidades del juego. Es un proceso muy simple en la práctica, pero algo complejo en la teoría. Os lo explicamos.

El sistema de los emblemas es lo mejor que nos podìa haber pasado

Análisis de Fire Emblem Engage
Análisis de Fire Emblem Engage | Parámetros del personaje principal durante los primeros niveles.

Para empezar, nos parece maravilloso que Intelligent Systems haya sido capaz de diseñar algo tan complejo y tan simple al mismo tiempo. ¿Por qué? Pues porque pillarle el truco cuesta poco más que cinco minutos, pero es posible pasarse horas estudiando los pros y los contras de cada combinación. Es una auténtica locura, en el buen sentido.

Es por ello que vamos a coger dos ejemplos: Marth y Sigurd. Tras unas cuantas horas de juego, decidimos hacer una locura: combinar a una de nuestras magas con Marth. El resultado no es óptimo, pero empezamos a trastear hasta obtener como resultado a una hechicera que puede hacer mucho daño desde lejos y que tiene respuesta a diversos enemigos cuando estos están a melé. ¿Cómo?

Cuando un personaje se equipa el emblema de un héroe, adquiere algunas de sus habilidades y obtendrá determinados aumentos. En el caso de Marth destaca su habilidad con la espada, la cual nos hará mucho más competentes cuando empuñemos una espada, desbloqueando ataques especiales y habilidades pasivas. No obstante, queríamos más, así que aumentamos su afinidad (sí, podemos aumentar nuestra amistad con personajes y emblemas) con el emblema de Sigurd.

¿Para qué? Para desbloquear algunas de sus habilidades de movimiento. Al alcanzar cierto grado de amistad con un emblema, podemos heredar dos habilidades a nuestra elección, personalizando todavía más a nuestro personaje. El resultado en este caso fue una maga con mucha movilidad y buen desempeño en combate a larga y corta distancia. Obviamente, no era una combinación idónea, pero ejemplifica muy bien el sistema.

La fusión y otros aspectos

Análisis de Fire Emblem Engage | Un vistazo al instnate antes de realizar una fusión con las armas y habilidades que adquiriremos. En este caso es del primer DLC, pues Dimitri forma parte del pase de expansión.

Aparte de todo esto, podemos fusionarnos con los emblemas, lo que desbloquea ataques especiales únicos de un solo uso (por fusión) con efectos muy locos. Otro ejemplo rápido es una ladrona que es capaz de sacrificar toda su vida (menos un punto) para sanar a todos los aliados que haya en el escenario. O lo que es lo mismo: que la cantidad de posibilidades de las que disponemos es altísima. Por eso decimos que es uno de los mejores sistemas jamás creados en la saga FE.

Lo más bonito de todo esto es que podremos realizar más de una fusión por combate, pues esta se recarga, así que no ese «último gran recurso» que acabamos por no utilizar tras reservarlo durante todo el combate y no necesitarlo. Aquí es buena idea ‘abusar’ de ello, siempre con cabeza, ante la premisa de que podremos emplearlo de nuevo. Ah, claro: cada fusión tiene una duración de tres turnos. Cuando pasan, se termina y volvemos a la ‘normalidad’.

Para terminar (con el combate, que no el análisis) debemos mencionar los anillos lazo, unos sucedáneos de los emblemas que podemos craftear mediante recursos y que dan bonos a las estadísticas. Del mismo modo, podremos cambiar las armas en mitad del combate, retroceder turnos mediante un ítem llamado cronogema (hay un máximo por batalla), saltar turnos enemigos, etc. En su conjunto, todo hace que el combate sea muy divertido, ágil, dinámico y fluido.

En resumen, que Fire Emblem Engage ha encontrado una fórmula casi perfecta cuando hablamos de lanzarnos de lleno al combate. Si a esto le sumamos que la interfaz ha mejorado todavía más y es super clara, que la relación entre personajes suma bonos adicionales, que hay desafíos online contra equipos de otros jugadores, modo sin muerte permanente de personajes, etc., pues apaga y vámonos. FE Engage lo ha clavado.

Análisis de Fire Emblem Engage: el ritmo de la batalla no es la única novedad

Análisis de Fire Emblem Engage
Análisis de Fire Emblem Engage | El mapa de juego cuando aparece una escaramuza.

Todo esto nos permite disfrutar de unas batallas con mucho ritmo en donde el estudio ha sabido crear herramientas lo suficientemente interesantes como para presionarnos en la medida justa. ¿Para qué? Pues para que no dejemos pasar los turnos sin más hasta acabar con el enemigo sin presión alguna. Hay eventos, como aparición de refuerzos, y atajos inesperados. Los mapas están muy bien diseñados, lo que potencia todavía más la experiencia.

Asimismo, hay escaramuzas y misiones adicionales. La campaña principal es el eje central de los combates, pero de cuando en cuando aparecerán secundarias en el mapa principal que nos permitirán disfrutar de combates alternativos. En algunos de ellos solo obtendremos recursos, mientras que en otros tantos habrá historias complementarias y nuevos personajes que desbloquear.

Del mismo modo, han habilitado un creador de mapas en línea llamado Tower of Trials, una serie de pruebas cooperativas mediante un sistema de relevos, desafíos en los que nos enfrentaremos a los ejércitos de otros jugadores, etc. Aunque echamos muchísimo de menos el clásico 1 vs. 1 en donde experimentábamos con todo tipo de builds, este formato también está bien. En Three Houses lo echamos de menos, así que agradecemos que haya algo online.

El Sommiel, nuestra nueva base de operaciones

Análisis de Fire Emblem Engage | Podremos viajar rápidamente a cualquier parte del Sommiel.

Estas funcionalidades online se irán desbloqueando poco a poco en un lugar llamado Sommiel, nuestra nueva base de operaciones. Podremos acceder a ella en cualquier momento desde el mapa principal de juego gracias a los poderes del Dragón Divino y… Bueno, hay un poco de todo.

A grandes rasgos, el Sommiel es el lugar en donde compraremos nuevas armas y accesorios, donde hablaremos con nuestros compañeros, etc. Hay muchas tareas, la verdad, porque el juego va más allá de subir la relación con X e Y (sí, hay romances) para mejorar su rendimiento en combate y obtener nuevas conversaciones. Tendremos que, por ejemplo, utilizar una sala especial para mejorar nuestros emblemas, cuidar de una mascota protectora, participar en las actividades online, etc.

Nos ha gustado especialmente el modo Tormenta, un reto en el que tendremos que superar varios mapas de forma consecutiva; es uno de los desafíos más complejos.

Análisis de Fire Emblen Engage: el apartado gráfico sigue los pasos de Three Houses

En lo que respecta al apartado gráfico, Fire Emblem Engage sigue la dinámica de Fire Emblem: Three Houses, aunque el enfoque es mucho más ‘positivista’. Lejos del encuadre bélico de la anterior entrega, aquí vemos una paleta de colores mucho más viva y un diseño más alegre. En líneas generales, la calidad de los modelados y las animaciones es digna de elogios, aunque hay algunas texturas que podrían ser mejores.

Ahora bien, ¿a qué nos referimos a que es más alegre y menos bélico? Pues a que los ropajes de los personajes no parecen estar sacados de un mundo que se debate entre la vida y la muerte tras el renacimiento de una entidad maligna. Es más, esto no solo se ve en el diseño, sino también en la actitud y el comportamiento del elenco. Esto puede causar sensaciones encontradas, pues es algo ‘extraño.

Por lo demás, consideramos que Engage es un gran juego a nivel técnico y audiovisual. Aunque hay algo de popping, en general hablamos de un juego con un rendimiento muy alto y una banda sonora espectacular. Porque si algo destaca en los FE es la OST, y en este caso no decepciona.

Conclusiones

Análisis de Fire Emblem Engage
Análisis de Fire Emblem Engage | Podremos explorar pequeñas áreas después de cada combate en donde se pueden adoptar animales, conseguir recursos, hablar con otros personajes, etc.

Podemos dividir Fire Emblem Engage en dos partes: historia y jugabilidad. La primera presenta fallas importantes y carece de personajes con demasiado carisma, pero lo compensa sobradamente con la segunda. En efecto, la jugabilidad es una auténtica maravilla, lo que hace este nuevo título un verdadero juegazo. De hecho, nos parece un indispensable para todos aquellos que se hagan llamar amantes del rol táctico.

La diversidad de opciones es apabullante y la presencia de modalidades online le da ese toque extra que echamos en falta en Three Houses, otro auténtico juegarraco. Así pues, si somos capaces de obviar que el guion flojea y que la trama no es su punto fuerte, Engage es de lo mejorcito que podemos echarnos a la cara ahora mismo. Más todavía si tenemos en cuenta que la campaña es de no menos de 40 horas. En su conjunto, todo el contenido puede llegar a las 80.

Por lo demás, alabamos la calidad técnica del producto, el nivel del doblaje, la traducción de los textos al español y la capacidad de mezclar la esencia clásica de la franquicia con nuevas mecánicas y sistemas de combate. Por lo general, un juego muy redondo que le recomendaríamos a prácticamente todo el mundo. Juegazo, sin más.

  • El sistema de combate es de lo mejor que hemos visto en muchos años.
  • La jugabilidad en su conjunto funciona a la perfección. Los emblemas nos encantan.
  • Es fácil jugar, pero el diseño es complejo y tiene mucha profundidad.
  • La interfaz es muy intuitiva y la traducción es de gran calidad.
  • El apartado gráfico es muy bonito, aunque los diseños pueden no gustar.
  • La historia es más floja de lo que esperábamos.
  • Los personajes no tienen el carisma que nos habría gustado.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments