Análisis de ‘Community Inc’

Simulador de construcción para Nintendo Switch

0
Compartir

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! En esta ocasión os traemos nuestro análisis de Community Inc. un título originalmente desarrollado por T4 Interactive y distribuido por tinyBuild. En estas mis presentes líneas os narraré aquellas mis impresiones del mismo, pero a su llegada a Nintendo Switch. Acostumbrado a las interesantes propuestas de la distribuidora, quise arriesgar una vez más. En esta ocasión, empero, me decidí por un simulador de construcción y gestión de recursos. Al tiempo, tendremos que hacer las veces de mediador, pues tendremos que controlar a una comunidad compuesta por los llamados salvajes. 

La premisa inicial es bastante básica. Por un lado, un tutorial. Este se divide en tres fases que nos enseñan los fundamentos del videojuego. La construcción, el eje principal, hará las veces de motor argumental, si es que se puede hablar de guion en esta clase de juegos. Si tuviésemos que hablar de trama esta se compondría de los peculiares diálogos de nuestros aldeanos, de las relaciones con otras tribus —compuestas de extraños monstruos— y las misiones que estas mismas nos encomiendan.

Gestión de recursos al ritmo más salvaje

Análisis Community Inc
Análisis Community Inc

El objetivo del juego no es otro más que el de disfrutar de la creación de un pueblo de la misma nada. En primer lugar, y tras decidir el modo de juego, tendremos que decidir las características del terreno. Entiéndase como el nivel de vegetación, animales, etc. Será nuestra primera decisión importante, mas no la única. Especial interés tiene el sistema de eventos. El nivel de amabilidad del terreno y el ambiente queda determinado por nuestras elecciones iniciales. Entre otras cosas podremos decidir lo negativos y/o positivos que serán estos eventos aleatorios. Además, caerá en nuestras manos optar por el nivel de frecuencia, número, etcétera.

Es una decisión de diseño divertida que otorga al título de personalidad y cierto grado de variabilidad. Hecho esto comenzará nuestra aventura. Comenzaremos con cierta cantidad de dinero con la cual contratar salvajes, es decir, aldeanos. Tendremos a nuestra disposición una serie de tareas iniciales: recolectar materiales, construir estructuras básicas, etc. Además, cada individuo tendrá habilidades propias que le harán destacar en unas profesiones u otras. Por ejemplo, habrá soldados, carpinteros, recolectores y demás. El grado de especialización medirá su rendimiento y capacidades, aunque de buenas a primeras no es algo demasiado importante.

Todo esto tendrá por objeto sobrevivir treinta días, lo cual no tiene porque ser fácil. Es un juego que centra sus esfuerzos en el prueba y error. Un camino de aprendizaje en el que la gestión de recursos, la asignación de tareas, las relaciones con otras tribus, etc. tendrá un grado de importancia capital. El problema es que la curva de aprendizaje es un tanto tosca y no premia demasiado la habilidad del jugador. Hay eventos que, por sus propias cualidades, pueden ser desastres totales. El castigo a veces es demasiado errático y carece de verdadera coherencia.

Individuos colectivos

Uno de los puntos fuertes del juego es el grado de personalización de nuestros aldeanos. Además de la profesión podremos modificar diverso aspectos que los harán cada vez más concretos. Sentiremos, inclusive, que cada uno es un alguien con nombre propio. En efecto, podemos dotarles de un nombre diferente a cada uno en función de nuestras preferencias. La cohesión con el sistema de profesiones es bastante alto, lo cual se agradece teniendo en cuenta que no destaca tanto en otros aspectos. Especial atención, empero, merece su salud. Cada habitante se guiará por una serie de atributos tales como el hambre. Si no sabemos gestionar su salud mental y física pondrían abandonar la aldea, crear disturbios o morir.

No se trata solo de construir un pueblo, sino de mantener contentos a sus habitantes. Sin ellos, a fin de cuentas, no somos nada. Y por si fuera poco, habrá que saber llevar a nuestros vecinos. Hablamos, en muchos casos, de monstruos o seres extraños. Una mala política puede incurrir en la derrota. Por ello también será importante gestionar la seguridad del pueblo con habitantes orientados a la defensa del mismo. Como podréis contemplar, hablamos de un sistema complejo y profundo con muchas opciones. La recolección de recursos y materiales, de los cuales hay una amplia variedad, es solo una de muchas facetas.

Volviendo al tema, tendremos que vigilar con especial atención las barras que miden el confort y bienestar de nuestros pueblerinos preferidos. De lo contrario no nos serán de utilidad. Curiosamente, no podremos manejarlos de forma individual, sino que recibirán orden de forma indirecta según las tareas que hayamos asignado de manera global. En función de su especialidad, estado y capacidades harán una cosa u otra. El sistema es inteligente, pero a veces falla por su propio peso y otorga demasiada prioridad a tareas secundarias. Al final, el control es algo quisquilloso e impreciso. Solo podremos manejar a nuestros soldados, lo cual no deja de ser más anecdótico que otra cosa.

Un imperio de treinta días

Análisis Community Inc
Análisis Community Inc

Si bien el sistema de eventos es interesante no nos han gustado sus exageradas repercusiones en ciertos casos. En ello influye que aunque el sistema de recolección y construcción es complejo y profundo, carece de verdadera estabilidad. A veces, de hecho, es demasiado complicado. Los controles de Nintendo Switch no ayudan, pues la cantidad de opciones y comandos es de por sí tediosa. Sí a eso le sumamos el uso de joystick como medio de control… La cosa no encaja. No sé si es cosa de Community Inc o del género, pero no funciona. La jugabilidad, al final, no es buena por culpa de la misma consola.

Ahí no acaba la cosa. Se ha intentado crear un sistema tan complejo que, al final, no se sostiene. Podremos construir casi de todo, lo cual está muy bien. Habrá diferentes herramientas y estructuras, y todas ellas las tendremos que hacer nosotros mismos. El problema es que hay rutas que carecen de sentido. Por ejemplo, para construir una mesa de construcción necesitamos una mesa de construcción. Se nos regala una al principio, pero los mencionados eventos pueden provocar —con relativa felicidad— que perdamos esa mesa de construcción inicial. Si eso pasa… pues fin de la partida. Puede que sea decisión de diseño, pero me parece muy desacertada.

Además, hay otras tantas rutas tan largas que se vuelven tediosas. Nos gusta tener que esforzarnos, pero no dar veinte pasos antes de conseguir un recurso el cual se considera básico. La progresión es lenta y puede llegar a ser bastante molesta. Es una cualidad inherente en los juegos de construcción, es cierto, pero se lleva a un nivel demasiado exagerado. El sentimiento general es que se progresa a un ritmo exageradamente lento teniendo en cuenta, más aún, que tenemos que aprender a sobrevivir en treinta días.

Una comunidad sin impacto audiovisual

Habrá quienes encuentren bonito su diseño. Por contra, otros tantos dirán que es horrible. En mi caso no es ni lo uno de lo otro. Tiene aspectos que me han encantado y otros tantos que me han echado algo para atrás. Con todo, ese enfoque minimalista me parece, cuando menos, muy acertado. Es grato a la vista. Además, la misma Switch potencia su estética cuando se juega en modo portátil. El modelado es sencillo, aunque a veces es algo tosco. Por otro lado, las texturas están bien hechas: la ejecución es correcta. El escenario está bien cohesionado, no hay grandes errores y los picos son un cuento de terror para niños.

Es sólido y robusto en materia de rendimiento y diseño, aunque los tiempos de carga a veces son demasiado elevados. Por desgracia, a veces ese estilo humilde es demasiado humilde por momentos. Carece de impacto y personalidad. No así los escenarios, los cuales gozan de un arte un tanto más destacado. Respecto al apartado sonora… sin más. Acompaña, y ya. No esperéis nada del otro mundo. Sucede de igual forma con los efectos de sonido ambientales.

Conclusiones

Análisis Community Inc
Análisis Community Inc

Community Inc presenta ideas y conceptos interesantes. Cumple como juego de construcción, pero aprueba con un raspado justo. La construcción, el punto más importante, tiene errores demasiado notables como para poder valorar de forma más positivo un título que lo intenta, pero que no lo consigue. Esas rutas erráticas son un punto débil demasiado notable y que entorpecen la experiencia de juego hasta niveles insospechados. Me ha gustado el esfuerzo en crear un sistema complejo y profundo con muchas opciones tanto a nivel de gestión como de construcción o de ámbito sociopolítico. Hay ideas buenas, pero la ejecución no es del todo adecuada. El juego es divertido por momentos, sobre todo si eres amante del género, pero tiene algunos problemas demasiado notables.

Análisis Community Inc. Clave de juego para Nintendo Switch cedida por tinybuild.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario