Análisis de ‘Crash Bandicoot 4: It’s About Time’

Analizamos la secuela de Toys for Bob de la trilogía tras el lanzamiento del remake de la trilogía

0

Crash Bandicoot 4: It’s About Time parece ser el último intento por rescatar una franquicia que, hasta hace muy poco, parecía estar condenada al ostracismo. Todo comenzó allá en 2017 con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, una trilogía destinada a hacer las delicias de los amantes de los clásicos. Por suerte, la cosa fue bastante bien, pues de otra forma hoy no podríamos disfrutar de esta nueva cuarta entrega de Crash Bandicoot.

Sea como fuere, Toys for Bob y Activision se decidieron por continuar las aventuras de Crash a través de un reinició parcial. En efecto, este It’s About Time es una secuela directa del remake de Crash Bandicoot 3. Por tanto, se desvincula del resto de lanzamientos posteriores a la tercera entrega hasta ese mismo 2017. Puede parecer complicado, pero no lo es. Interpretadlo, simplemente, como una nueva secuela en una línea alternativa. Por el momento, se encuentra disponible tanto en Xbox como en PlayStation 4, pero se espera que llegue —con posterioridad— a Nintendo Switch y PC.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time

Análisis Crash Bandicoot 4
Análisis Crash Bandicoot 4

Por inercia, resulta complicado no trazar una comparativa directa con los tres juegos anteriores. No por nada, comparten muchísimos aspectos; las similitudes y parecidos no es que sean inevitables, sino que se buscan. De cualquier forma, habría cabido esperar cierta evolución en el gameplay, mas no ha sido de esa forma. Siendo prolijos, Crash Bandicoot 4 nos ha recordado a la segunda entrega en tanto hablamos de jugabilidad al uso. Lejos de lo que cabría esperar, esto no es algo negativo, sino todo lo contrario, aunque depende del enfoque y de la perspectiva personal.

Habrá quienes hubiesen preferido un mayor riesgo, cierto es. En mi caso, mis expectativas han sido ampliamente satisfechas al respetar aquella máxima de la cual muchos hablan, pero pocos cumplen: «en la sencillez está la belleza». Vale, no reza así exactamente, pero ya me entendéis. Con todo, esto no es lo que habéis venido a leer. Lo que buscáis, como es lógico, son mis impresiones. Bien, pues mi primera conclusión es la siguiente: Crash Bandicoot 4: It’s About Time es un plataformas tremendamente disfrutable, con buenas ideas, divertido y niveles interesantes.

Visualmente, hablamos de un título muy llamativo. Bonito como él solo, no podemos decir que sea muy original, pues bebe de sus títulos anteriores. Es más, he ahí uno de sus mayores defectos: no se atreve a innovar tanto en el diseño de desafíos y niveles. Solo hacia el final se otea una mayor creativa por parte del equipo, pero hemos extrañado más valentía a ese respecto. No sucede de igual forma con la música, pues aunque muy similar a la la trilogía, tiene un impacto bastante más notorio. Como dato, el juego ha sido doblado y traducido al español.

Toys for Bob, juguetes para el jugador

Análisis Crash Bandicoot 4

Aunque pueda parecer contradictorio, no he disfrutado tanto como podría de las innovaciones que han querido incluir. Hablamos, a grandes rasgos, de aspectos tales como “poderes” un tanto aleatorios que nos permiten, por ejemplo, cambiar de dimensión, planear temporalmente de forma infinita o alterar la gravedad. Mola, la verdad, pero en ciertas ocasiones se siente demasiado… errático. Pese a ello, debo confesar que resultaba divertido. Es extraño, lo sé. Es contradictorio, lo sé. Pero esa es mi impresión.

En ello interviene un sistema de dificultad que me ha dejado muy buenas sensaciones cargada, eso sí, de claroscuros. Empezamos con un primer nivel muy amable; perfecto para los más pequeños, diría. En este, además omitir la existencia de vidas, el juego intenta hacer lo más amable posible nuestra experiencia. ¿Cómo? A través de checkpoints adicionales, por ejemplo. El segundo nivel, aquel que más he disfrutado a título personal, es el clásico: si te quedas sin vidas en un nivel, empiezas desde cero.

¿El problema? Que la curva de dificultad no está muy allá y habrá momentos en los cuales, literalmente, quieras arrancarle la cabeza al programador; los últimos niveles no son escalares. Es un poco frustrante, la verdad, pues es fácil sentir que el proceso de aprendizaje no es el más adecuado. Aun a riesgo de sonar repetitivo, y aun con todo, volveré a decir lo mismo: sigue siendo un juego tremendamente divertido. La última opción es, simple y llanamente, superar los desafíos contrarreloj, recoger todas las cajas…

Carlos el topo que gira

Análisis Crash Bandicoot 4
Análisis Crash Bandicoot 4

Otras incorporaciones que han decidido traer a la cuarta entrega son, por ejemplo, la posibilidad de desbloquear aspectos para Crash y compañía al superar determinados desafíos de nivel. Interesante, sin más. Son un añadido más a la jugabilidad, la cual es fluida como ella sola. Los efectos de impacto, saltos y movimientos se siente realmente bien, lo cual es muy agradecido en el género de las plataformas. Por desgracia, a veces la cámara nos dará algún que otro coletazo para nada agradable; reminiscencias de un gameplay colosal al que poca pega podemos ponerle. Si que hemos extrañado un mayor número de jefes finales así como de minijuegos duraderos.

Conclusiones

Análisis Crash Bandicoot 4

En pocas palabras: juegazo. Crash Bandicoot 4: It’s About Time es súper divertido, y al final esa es la mayor virtud que cualquier título puede tener. El gameplay, salvando ciertos errores, cumple con lo esperado. Nos habría gustado una mayor inventiva, más minijuegos y un mayor número de bosses, pero es más por nuestro gusto personal que por otra cosa. Siendo realistas, teniendo en cuenta tanto su aspecto visual como su banda sonora (y sin olvidar que es un juego cuyo argumento y narrativa son un espejismo), Crash 4 es recomendable para casi cualquier tipo de usuario.

Análisis Crash Bandicoot 4. Clave de juego para PS4 cedida por Activision España.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here