Análisis de ‘Citadel: Forged With Fire’

Mago o arquitecto... ¿Por qué no ambas?

0

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! Tras profundizar en la inmoralidad del mundo de los muertos con Necronator: Dead Wrong y sobrevivir a las hordas enemigas de Warriors Orochi 4 Ultimate, nos adentramos en un mundo de fantasía épica, magia y espadas. En efecto, hablamos de Citadel: Forged With Fire, un MMORPG para PlayStation 4, Xbox One y PC. El juego —desarrollado por Blue Isle Studios y distribuido por Koch Media— nos sitúa en un universo de tipología sandbox en donde la supervivencia y la obtención de recursos serán tan importantes como el mismo componente rolero en el cual se sustenta.

Citadel: Forged With Fire

Análisis Citadel: Forged with Fire

Citadel: Forged With Fire apareció en nuestras plataformas sin más pena que gloria, pues de buenas a primeras decidió sumergirse en un terreno, cuando menos, farragoso. Tratando de competir contra oponentes de gran envergadura, no resultó verdaderamente extraño que pasase bastante desapercibido allá en su mismo Early Access. Con todo, en FreakEliteX quisimos darle una oportunidad, aunque la verdad es que no salimos demasiado convencidos… De buenas a primeras, Citadel: Forged With Fire es un juego interesante. Dividido en servidores, se nos presenta una historia de superviencia y construcción de ciudades muy original y con grandes dosis de rol.

Empero, la primera de contacto es un tanto errática. Se presenta, ante nosotros, la posibilidad de ingresar en un servidor creado por otro jugador o crear el nuestro propio en lo que podría llamarse una experiencia de juego single player. Si bien es cierto que la idea no es mala, establecer servidores privados con límite de jugadores activos al mismo tiempo coarta esa experiencia masiva de la cual presumen los MMO. Al mismo tiempo, se puede alterar la velocidad a la que conseguimos experiencia, conseguimos recursos o consumimos maná. Me ha gustado ese enfoque tan abierto, pues prima la libertad, pero… ¿Cómo sabemos qué queremos? La única forma de comprender que estamos haciendo, antes de empezar, es consultar en Internet.

Si bien no es un aspecto netamente negativo, me ha faltado un texto explicativo. Es decir, algo que me comente las diferencias entre un tipo de servidor u otro. Obviando esta característica inicial, decidí que mis primeros pasos fuesen en un servidor creado por otro jugador con más experiencia. Creo que fue un acierto, la verdad. Tras pasar por un creador de personajes bastante limitado, aunque con opciones muy estrambóticas, opté por un personaje que podría llamarse, perfectamente, non player character number 1. La única manera de sentir que tu avatar de juego tiene cierto grado de autonomía frente al mundo es haciendo, de este, una muestra de lo que podría haber sido Shrek.

Ungido en las llamas

Análisis Citadel: Forged with Fire
Análisis Citadel: Forged with Fire

Tras crear a nuestro personaje nacemos, literalmente, entre llamas; de ahí el nombre del juego. Nuestra piel, al rojo vivo, poco a poco se va apagando. Y así es como nacen los niños; el ciclo sin fin. El problema es que se nos suelta en el mundo casi sin explicar nada del contexto situacional, pues no hay historia. En efecto, Citadel carece de un argumento y/o guion con un desarrollo demasiado profundo y orienta sus esfuerzos en la jugabilidad cooperativa. Así pues, la calidad de la trama recae en su narrativa, la cual también nos ha decepcionado. Nos enteramos un poco de lo que sucede a nuestro alrededor mediante una serie de misiones y diálogos. Serán los NPC quienes nos sitúen un poco, pero no lo consiguen del todo.

Mediante un sencillo proceso de inferencia terminaremos descubriendo que somos magos. Tendremos por objetivo hacernos un nombre en el mundo. Para ello, cómo no, acaremos haciendo las veces de adalid de los necesitados en una vorágine de misiones que nos llevarán del punto A al punto B. Forged with Fire trata de recrear un mundo de fantasía épica a golpe de capa y espada, hechizo de por medio, con más errores que aciertos. Las líneas argumentales fallan a cada cual más que la anterior con ciertas incoherencias puntuales. Al mismo tiempo, la falta de una mayor cohesión narrativa nos impide disfrutar con propiedad del paseo.

La responsabilidad de vivir una aventura emocionante recaerá en nosotros mismos y el resto de jugadores, con quienes podremos trazar una peculiar relación de simbiosis argumentativa. La mejor manera de aprovechar los recursos del título es, para variar, crear una atmósfera rolera en la que cada uno interpreta un papel dentro de una pseudotrama en la que nosotros mismos generamos el contexto de nuestra historia.

Atiza, un mago

Análisis Citadel: Forged with Fire

En lo que respecta a la jugabilidad, el juego ofrece una profundidad digna de elogio. Por desgracia, los controles no terminan de ser demasiado fluidos con un mando, por lo que su variante en PC sigue siendo muy superior. Aun a pesar de todo, Citadel: Forged with Fire es un videojuego con grandes aptitudes como juego de rol. Para empezar, dispondremos de una cantidad de hechizos ingente. Inclusive, desde el mismo comienzo tendremos a nuestra disposición una cantidad muy loable de magias diferentes. Funcionarán a través de casas, o lo que es lo mismo, especialidades. Cada tipo de hechizo pertenece a una casa. Además, requerirán de un recurso llamado esencia.

No obstante, necesitaremos de un canalizador, el cual puede ser desde un bastón hasta un hacha de combate. Lo divertido de todo esto es que, al contar con tamaño arsenal mágico, podremos decantarnos por magos de corte guerrero, domadores, magos de distancia, etc. La carencia de un sistema de clases clásico no supone un impedimento para crear variedad bélica. Faltan ciertos automatismos, pero la idea es original. Ofrece, dentro de un género muy trillado, algo visto pocas veces. Al menos en grandes proyectos.

¿Dónde está mi Torre de Mago?

Análisis Citadel: Forged with Fire
Análisis Citadel: Forged with Fire

Cualquier usuario de la magia que se precie tiene, indudablemente, una Torre de Mago; ¿Qué clase de mundo de fantasía hace caso omiso de la directriz más absoluta de todos los tiempos? Espera, ¿y si mejor vamos a lo grande? Eso tuvieron que pensar desde el estudio de desarrollo, porque, a cambio de un proceso de farmeocrafteo, podremos construir nuestras propias ciudades. La idea es sencilla y está bien ejecutada, aunque puede llegar a ser un poco tediosa. Pero sí, podremos dedicarnos al mundo de la arquitectura para alardear de poder, dinero y clase. De igual forma, construir es eficiente y adictivo, pero puede ser complicado.

El planteamiento es sencillo, pero el tutorial no da pie a ello. Las primeras horas de juego sirven para revelar el funcionamiento del mundo y sus mecánicas, pero se queda tremendamente corto. No explica de la forma en que debería los conceptos que más falta nos hacen. Al final nos terminamos dando de bruces contra un territorio inhóspito y agresivo, mal medido en lo que se refiere a ritmo narrativo y de jugabilidad, que premia la autosuficiencia, pero porque de otra forma terminarás muerto. Lo bueno es que el juego es muy consecuente con sus propias mecánicas; casan muy bien entre ellas. Por desgracia, las expectativas no se suelen ver cumplidas del todo en casi ninguna de sus facetas.

En ello, colabora un sistema de experiencia que, aunque de buenas a primeras pinta bastante bien, puede ser demasiado lento; el abanico inicial de posibilidades puede llegar a ser abrumador debido a la falta de información. A la par, la manera en que distribuimos nuestras estadísticas carece de sentido por eso mismo. Subimos de nivel, aumentamos nuestros stats, pero lo hacemos de forma aleatoria. Es imposible saber, en una primera partida, qué hacer. La toma de contacto inicial ejerce una fuerte presión disuasoria.

Escobas y frames que vuelan

Análisis Citadel: Forged with Fire

Todo queda acompañado de un lore repleto de cameos. Ejemplo de ello son las escobas voladoras, una de las múltiples opciones de transporte. Equipara, en ese mismo sentido, la escenografía y la ambientación. Citadel: Forged with Fire es uno de esos proyectos que destacan por su bonita puesta en escena: escenarios, magias y armas gozan de gran personalidad. Son muy bonitas. El problema es que los personajes son horribles. El choque de texturas es anómalo; una de cal y otra de arena. A eso hay que sumarle que la cantidad de errores de programación es mucho más alta de la que cabría esperar… Y eso que ya han pasado varios meses desde su lanzamiento.

No todo es negativo, pues como ya he dicho, el diseño del mundo es muy grato. Además, resulta lógico que existan errores de distinto tipos, pues los mapas suelen ser bastante grandes. La exploración es deliciosa y satisfactoria siempre y cuando no nos topemos con una línea de código rota. Por su parte, la música cumple. No destaca, pero es pasable. Hay temas decentes, los hay peores y los hay mejores. Normal. Lo mismo sucede con el doblaje, que pasa sin pena ni gloria. A día de hoy está algo verde.

Análisis Citadel: Forged with Fire, conclusiones

Análisis Citadel: Forged with Fire
Análisis Citadel: Forged with Fire

Citadel: Forged with Fire es un MMORPG con mucho potencial. Me ha gustado mucho la posibilidad de jugar en un servidor con otros jugadores u optar por una experiencia single player en mi propio servidor privado. Destaca por la gran cantidad de hechizos que tenemos a nuestra disposición; es increíble. Además, domar bestias (dragones incluidos) o volar en un escoba like Harry Potter es muy divertido. Por desgracia, el apartado técnico está lejos de las expectativas. El juego está algo verde debido a la amplitud de los errores, la interfaz de juego o el diseño de los mismos personajes.

A nivel narrativo no ofrece nada, así que resulta complicado disfrutar del sentimiento de inmersión. Por otra parte, carece de un sistema y unas mecánicas demasiado refinadas. Es una pena, pues su sistema de construcción puede llegar a ser una verdadera maravilla una vez se dominan sus mecánicas. No obstante, le queda mucho recorrido para poder competir contra otros pesos pesados del género.

Análisis Citadel: Forged with Fire. Clave de juego para PS4 cedida por Koch Media.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here