Akebi’s Sailor Uniform: primeras impresiones

Comentamos los primeros pasos de Akebi en una de las series más adorables de la temporada.

0

Voy a haceros una confesión: tengo cierta debilidad por el género recuentos de la vida. Me resulta especialmente fácil disfrutar de este tipo de series porque tienden a ser relajantes y reconfortantes, un bálsamo perfecto que intercalar entre animes de argumentos más densos. La protagonista de estas primeras impresiones, Akebi’s Sailor Uniform, cumple todos estos rasgos. En las próximas líneas os hablaré un poco de esta serie, uno de los títulos que nos ha traído Crunchyroll esta temporada de invierno.

Akebi’s Sailor Uniform y su preciosa puesta en escena

Akebi’s Sailor Uniform, primeras impresiones

Tras ver a su adorada idol Miki en uniforme de marinerita, el sueño de Akebi se convierte en vestir un uniforme de este estilo para ser tan guay como ella y hacer un montón de amigas. Por eso, tras graduarse de primaria en una escuela rural en la que era la única alumna de su clase, se pone como objetivo entrar en el instituto al que fue su madre y llevar el mismo uniforme que ella.

El género de recuentos de la vida lleva años acaparado por la dinámica de «niñas monas que hacen cosas monas».  Es excesivo y llega a saturar bastante, pero aun así, siempre acabo cayendo. Soy débil. En este caso la culpa he de echársela a cierto tráiler, que consiguió llamar mi atención por su cuidado dibujo, su delicada animación y sus encantadores diseños. Además, se trataba de una serie de CloverWorks, un estudio al que tengo en alta estima. El problema de CloverWorks es que últimamente se está cargando de trabajo de forma desmesurada. De hecho, esta temporada de invierno han estrenado tres series, una absoluta locura. Pero con Akebi parece que han conseguido mantener el tipo, al menos por ahora, porque es un anime visualmente tan bonito como parecía.

Hay varias cosas que llaman la atención en la faceta visual de esta serie. En primer lugar, lo cuidado y elegante que resulta su dibujo y lo muy adorables que son los diseños. Esto último lo han exprimido todo lo posible. La prueba son esos rostros amplios que permiten espacio para ojos enormes y llenos de expresividad. También destaca su excelente apartado artístico, con mención especial a ciertas escenas muy particulares. Se trata de planos en los que han capturado una imagen estática con un acabado estético compacto especialmente hermoso. Doy por hecho que han pintado los escenarios directamente sobre el fotograma ya dibujado, porque parecen un auténtico cuadro (ver ejemplo debajo).

Akebi's Sailor Uniform, primeras impresiones
Akebi’s Sailor Uniform, primeras impresiones

Por último, vamos a hablar de la animación. En este tipo de series tranquilas parece más difícil lucir esta faceta, pero no siempre es cierto. Se nota de sobra cuándo un estudio le pone empeño por la minuciosidad con la que se representan los movimientos y gestos corporales. También por el afán en otorgarle movimiento incluso a las escenas más simples e insulsas. Fijaos en la protagonista, no para un segundo de moverse. Si no está poniendo caretos, está haciendo abdominales o recolocándose el pelo.

Una trama simple remolcada por el encanto de sus personajes

Akebi’s Sailor Uniform por ahora es lo que esperábamos de ella: una serie de apartado visual especialmente bonito. También tiene una banda sonora muy dulce, algo que no quiero dejar de mencionar. Bien, pero ¿de qué va? Pues de no mucho, pero esto tampoco sorprende. Tenemos una protagonista superalegre y llena de energía, que acarrea con ilusiones tan simples pero importantes como hacer un montón de amigas. Es un personaje que se deja querer muy fácilmente. Del tipo que se emociona y acaba zambulléndose en una zanja, pero no por ello deja de sonreír. Es una chica de pueblo que no ha tenido oportunidad de interaccionar con otras chicas de su edad, por lo que sus miedos e inseguridades son incluso mayores cuando empieza una nueva etapa en el instituto.

Akebi’s Sailor Uniform, primeras impresiones

Por si fuera poco, resulta que el uniforme que tantas ganas tenía de ponerse ya no es el oficial de la escuela. Finalmente le permiten usarlo, pero ser la única vestida diferente no ayudará precisamente a mitigar sus nervios. Aun así, Akebi se repone del golpe y afronta la situación con toda la ilusión y valentía que puede. Este es el espíritu con el que comienza la serie. Es un adelanto de lo que está por venir: un montón de momentos ñoños y enternecedores, pero también con bonitos mensajes motivacionales. Por lo que hemos visto hasta ahora no podemos decir que tenga un guion brillante, pero definitivamente no parece que vaya a ser insulso.

Cuando lo adorable se vuelve sospechoso

Llegamos a la parte peliaguda de este artículo. Akebi’s Sailor Uniform es una serie encantadora la mayor parte del tiempo, pero tiene algunos detales un poco… raros. Raros en el sentido de que juguetean con el límite que separa lo mono de lo sugerente. Así que mucho me temo que toca hablar de un tema delicado.

Akebi’s Sailor Uniform, primeras impresiones

En el anime hay cierta tendencia a erotizar los personajes femeninos infantiles o de apariencia infantil. Las lolis de toda la vida, vaya. Bien, pues esta serie hace que me cosquilleen las alarmas. No porque muestre nada realmente comprometido, sino porque pone el foco de atención en detalles que dejan entrever un fetichismo latente un tanto turbio. Es sobre todo una cuestión del uso que se le da la cámara, y especialmente desconcertante es su más que patente obsesión por los pies. ¿Estoy diciendo que Akebi’s Sailor Uniform sexualiza a sus personajes? Probablemente, pero ni yo lo tengo muy claro. Así que vamos a hablar de fetichización de lo adorable, si me permitís semejante palabro. Aunque esto no lo hace menos perturbador.

Me diréis que soy un exagerado y que últimamente la gente se ha vuelto hipersensible con estas cosas, pero he repasado los primeros dos episodios y he contado por lo menos 20 primeros planos de pies. Ahí algo raro hay, definitivamente. Aun así, reconozco que soy más sensible con estos temas de lo que era hace años, pero en mi opinión eso es algo positivo. Estoy hablando simplemente de ser crítico con lo que consumo, no necesariamente de rechazarlo automáticamente. Akebi tiene grandes virtudes y pienso seguir disfrutando la serie, pero eso no significa que no deba pararme a meditar sobre aquello que me parece problemático. Sobre todo cuando todavía tenemos frescos sucesos como este.

Pese a todo, démosle un voto de confianza

Voy a intentar acabar estas primeras impresiones con positividad. La serie ha mostrado cosas muy buenas que solo se han visto parcialmente empañadas por ciertos momentos incómodos, así que tengamos fe y esperemos que no tome derroteros que nos hagan arrepentirnos de verla.

Independientemente de todo lo demás, el trabajo de CloverWorks con este anime está siendo impecable. No he leído el manga original, pero le he echado un vistazo a algunas imágenes sueltas y diría que han conseguido trasladar de maravilla el encanto de la obra. Un encanto que no se basa solo en planos bonitos, sino también en ese entusiasmo tan genuino y franco que nos muestra la protagonista en su deseo de hacer nuevas amigas. Si te gusta el género y los diálogos pastelosos, esta es una apuesta interesante que podría incluso convertirse en uno de los mejores títulos de la temporada si no se pierde por el camino.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here