‘After: en mil pedazos’, review sin spoilers

0

El romance entre Tessa y Hardin continúa hoy en las salas de cine de todo el país. Nosotros ya hemos visto After: en mil pedazos y en esta entrada os contamos qué nos ha parecido.

After: en mil pedazos, una historia convencional

El amor no es complicado, lo somos nosotros. Nuestros problemas, inseguridades y traumas provocan que nuestras relaciones, ya no sólo de pareja, se vean profundamente afectadas. No obstante, no importa cuánto nos equivoquemos, si la persona es la correcta lo más probable es que acabemos juntos en la vida.

“Ya conocéis esta historia. La única diferencia es que esta es nuestra historia”, reza el personaje de Hardin al poco de empezar la película. Y es justo reconocerle a After: en mil pedazos (Roger Kumble, 2020) su sinceridad más absoluta, pues este es un relato que hemos visto en infinidad de ocasiones: chico desestructurado y chica formal se enamoran y colisionan cuando la toxicidad de él se enfrenta a la creencia de ella de poder cambiarlo.

Es así como nos topamos ante un drama romántico que lo apuesta todo, como no podía ser de otro modo, a Tessa y Hardin. Un romance adolescente que propone una sucesión de momentos en pantalla que ponen a prueba la capacidad de resiliencia de la dupla protagonista.

Y lo cierto es que funciona. Si entras en su juego, After: en mil pedazos te ofrece un buen entretenimiento adolescente continuista, que entiende lo que funcionó en su predecesora y realiza pequeños cambios para seguir refinando la fórmula.

After: en mil pedazos

50 sombras más adolescentes

Los amantes del género no deberían encontrar demasiadas trabas para disfrutar de After: en mil pedazos. Ofrece todo cuanto su público podría esperar: desavenencias amorosas, fiestas adolescentes y personajes con muchas ganas de divertirse.

Algunas de las novedades están ampliamente relacionadas con las secuencias sexuales o los fichajes que debutan en esta secuela. Sí, hay bastante más sexo en esta entrega que en su predecesora, algo que, sumado a su trama -casi inexistente y volcada en sus protagonistas-, la convierten en una versión adolescente de 50 sombras de Grey (Sam Taylor-Wood, 2015).

Esto provoca ciertos altibajos, aunque también algunos momentos destacables gracias a los nuevos personajes. Más allá de Josephine Langford y Hero Fiennes Tiffin, Tessa y Hardin respectivamente, hay algunas incorporaciones interesantes como Dylan Sprouse y Louise Lombard, que protagonizan algunos momentos realmente divertidos. Todo el elenco ofrece lo que se espera de él.

Veredicto

After: en mil pedazos no pretende revolucionar el género, y puede que esa sea una de sus mayores fortalezas. Totalmente autoconsciente de su funcionalidad como relato romántico convencional, el film tiene a bien coger todo lo que funcionó en su predecesora y añadirle pequeñas píldoras de humor que, probablemente, agraden a su público potencial.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here