Reseña de Inuyasha n.º 7 | El poder de Kagome

Un clásico entre clásicos con un valor atemporal; os hablamos de eso y mucho más en nuestra reseña de InuYasha n.º 7.

0

Han pasado poco más de tres meses desde que os hablé por última vez del que dice ser uno de los mejores trabajos de Rumiko Takahashi, pero siento que ha pasado una eternidad entre mi última review y esta nueva reseña de InuYasha n.º 7. Y lo digo en el buen sentido, puesto que la única razón por la que os estoy diciendo esto es porque echaba de menos a Kagome, al hijo de Inu no Taisho y al resto de sus compañeros.

Más todavía si tenemos en cuenta que la sexta entrega nos dejó con los dientes largos y ganas de más, de mucho más, pues por aquel entonces ya podíamos destacar que tanto Sango como Miroku se habían unido al grupo de manera casi definitiva. Y aunque para muchos esto no diga demasiado, para otros tantos —como yo— es una muy grata noticia. A fin de cuentas, este dúo dio mucho de sí allá en su momento y, por supuesto, lo está haciendo de nuevo.

No importa que ya sepamos qué sucederá en el futuro; volver a verlos es más que suficiente para enganchar el tomo y no soltarlo hasta haberlo devorado por completo. Y eso que hablamos de un kazenban, que no de un tankobon. O lo que es lo mismo, de un tomo 2×1 con mucho más contenido de lo habitual si nos prestamos al estándar del tebeo nipón en España.

Reseña del manga InuYasha n.º 7 | Portada, sinopsis y edición

Reseña del manga InuYasha n.º 7

Durante la pelea contra Naraku, Kagome consigue destruir la mayor parte del cuerpo del demonio con su flecha sagrada, pero Kohaku logra escapar con su cabeza. Inuyasha y Kagome dejan a Kirara y Sango al cuidado de Miroku y Shippo mientras buscan medicina para contrarrestar el veneno. En el camino, se encuentran con un semidemonio llamado Jinenji al que acusan injustamente en el pueblo de devorar a los vecinos. Kagome no dudará en ayudarlo y los dos protagonistas terminarán luchando contra el verdadero demonio devorador de hombres.

ColecciónInuYasha vol. 7 de 30
AutoríaRumiko Takahashi
GéneroAcción, aventura, romance, fantasía, isekai, isekai invertido
FormatoRústica sin solapas con s/cub.
Tamaño y páginas21 x 14,8 cm con 352 páginas en b/n
Precio16,95 €
MaquetaciónPlaneta Cómic
TraducciónMarc Bernabé y Verònica Calafell (Daruma)
Fecha de lanzamiento18/10/2023
ReseñasVolúmenes anteriores

Ahora bien, ¿cómo sigue la edición? Aunque podamos decir que la historia siga progresando adecuadamente, ¿está Planeta Cómic a la altura de las circunstancias? La respuesta es sí. Una vez más, la editorial ha cumplido con nuestras expectativas mediante una traducción de alto nivel, una impresión de gran calidad y una maquetación notable. Más allá de algún que otro corte en algún borde físico lateral, el resultado final es mayormente positivo. Eso sí, hay detalles que nos están fastidiando la experiencia, pues algunos tomos vienen con errores de impresión serios tales como, por ejemplo, zonas en las que aparecen «manchas» blancas o palabras con el orden alterado.

Un mundo ya establecido

Reseña del manga InuYasha n.º 7
Reseña del manga InuYasha n.º 7 | Kagome es una chica normal en su mundo, pero en el de InuYasha tiene la capacidad de purificar cualquier mal.

Habiendo aclarado este tema, ¿qué podemos esperar de esta séptima entrega? Pues, de buenas a primeras, un mundo que ya se ha establecido casi por completo. Ahora que todos nuestros protagonistas se han asentado narrativamente hablando, estamos teniendo más tiempo para conocerles tanto a ellos como a los antagonistas. De esta manera, ni Seshomaru ni Naraku son un misterio absoluto.

Tampoco se sienten invencibles, pues la propia Kagome demuestra ser un peligro extremo para este último. Por lo tanto, aunque se maneja como una historia de fantasía y romance, también maneja pequeñas dosis de realismo al hacer que todos los personajes relevantes se sientan mínimamente humanos. Y no por su identidad o su raza, sino por el hecho de que tienen vulnerabilidades, como cualquier persona.

Esto nos permite acercarnos mucho a casi todos ellos, entendiendo el porqué de muchas de sus acciones o los motivos que tienen para actuar de una manera u otra. Sin duda, le sienta genial a la historia, ya que le otorga un gran ritmo. Es dinámica y directa y, aunque siempre te deja con ganas de más, no es por ofrecerte poca cosa, sino porque tiene mucho qué mostrar. Esto es algo digno de elogio, sin duda.

Protagonistas y antagonistas van todos a una

Reseña del manga InuYasha n.º 7
Reseña del manga InuYasha n.º 7 | Como siempre, habrá pequeñas sagas en las que se enfrentarán a diversos monstruos para profundizar en apartados algo más secundarios de la historia.

Por supuesto, esto no significa que haya dejado de emplear ciertas conveniencias de guion para adecuar la historia a sus personajes, y no al revés, pero somos capaces de pasarlo por alto gracias al carisma de ambos. Algo especialmente significativo si tenemos en cuenta que el dibujo, aunque respira ese aire clásico del que ya hemos hablado en otras ocasiones, sigue siendo tan atractivo a su manera.

Si tuviese que encontrarle algún otro punto negativo es que, en ocasiones, los diálogos son un poco flojos. Pese a ello, la lectura sigue siendo muy agradable tanto por su valor actual como por el factor nostalgia. Como manga, InuYasha es realmente atemporal y no se siente fuera de lugar aunque hayan pasado años desde su publicación original. Sin más, es una lectura realmente disfrutable que puede gustar a todo el mundo por igual.

Esto lo lleva haciendo bastante tiempo, pero en este séptimo tomo se reafirma todavía más al asentar definitivamente a su cuarteto protagonista junto con Kykyo, Naraku y Seshomaru. Y aunque a veces se acerca un poco a la telenovela, lo cierto es que le sienta muy bien. Es entretenida y no se pasa de rosca, por lo cual siempre nos acaba dejando con un sabor de boca muy agradable.

Reseña de InuYasha n.º 7: conclusiones

Reseña del manga InuYasha n.º 7 | La apariencia y el origen no lo son todo.

Sobre todo cuando tenemos en cuenta que, además de contar una historia, nos deja algunas lecciones. Por ejemplo, en una de las historias cortas que incluye mientras avanza la trama general, conocemos a otro mitad-humano, mitad-demonio. Para su desgracia, ha heredado más de lo segundo, físicamente hablando, pues es enorme, está algo deforme y se asemeja a algo así como un ogro.

Por culpa de esto, sus convecinos no solo quieren darle muerte, sino que le maltratan. Esto nos enseña y recuerda que el mal no siempre tiene la misma forma y que, en este caso, son los humanos quienes se portan de manera equivocada. Ese híbrido no solo es muy bueno, sino que encima se preocupa por los demás. ¿Lo bonito? Que cuando la gente se da cuenta de ello, la autora nos demuestra que la sociedad siempre puede cambiar a mejor.

Esta es una lección que nos deja la lectura y que, por primera vez en mucho tiempo, nos deja con buen sabor de boca. Al menos cuando hablamos de demonios, puesto que la mayoría siempre son malvados. Que haya un poco de variedad en ese sentido más allá de los protagonistas es algo que, sin más, me ha gustado mucho. La apariencia no lo es todo.

  • Sigue siendo un clásico entre clásicos. Es historia del manga.
  • Los personajes son muy únicos y su concepto de isekai es refrescante.
  • La edición es de gran calidad y el dibujo, aunque antiguo, tiene mucho encanto.
  • Empiezan a aparecer y ganar importancia los secundarios.
  • Sigue abusando de ciertas conveniencias de guion.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here