Reseña de Farewell, My Dear Cramer n.º 1 | El fútbol femenino cobra vida

Os traemos nuestra primera reseña de Farewell, My Dear Cramer, el spokon de fútbol femenino del autor de Your Lie in Abril

0

Bien acostumbrados al género, los amantes del spokon disfrutamos de un pequeño y muy interesante abanico de posibilidades. No obstante, esta misma remesa de opciones no ofrece tanta versatilidad como cabria esperar. ¿Por qué? Por muy diversos motivos, como su popularidad, pero ese es otro tema que, sin embargo, hemos querido explorar brevemente en nuestra reseña de Farewell, My Dear Cramer.

Beisbol, baloncesto y fútbol son las vertientes más habituales cuando hablamos de manga deportivo. Sin embargo, en su mayoría hablamos de obras protagonizadas por hombres en donde el papel de la mujer queda relegado a un segundo plano. ¿Cómo? Pues en forma de mánager o animadora. Series como Haikyû!! tratan este tema con mucho más tacto, pero no es lo mismo.

Y aunque hay otras editoriales que han apostado por este tipo de obras, es igual de cierto que los spokon protagonizados por equipos femeninos son más bien escasos. Es por todo esto y mucho más que hemos recibido con tantas ganas la nueva licencia de Distrito Manga. A fin de cuentas, nos trae una nueva obra que nos ayudará a comprender un poquito mejor la realidad del fútbol femenino japonés.

Sea como fuere, no vamos a centrarnos tanto en esta diatriba como en el contenido del manga, siendo esta poco más que una breve reflexión inicial que os introducimos justo antes de la reseña de Farewell, My Dear Cramer como tal. Y es una pena, porque la cuestión ofrece diatribas muy interesantes. En cualquier caso, no tenemos tiempo, porque lo nuevo del creador de Your Lie in April tiene mucho que contarnos.

Reseña de Farewell, My Dear Cramer | Portada, sinopsis y edición

Reseña de Farewell, My Dear Cramer | Portada, sinopsis y edición

Desde primaria, Nozomi Onda siempre ha jugado en la categoría masculina, donde podía desplegar sin miedo su gran talento con el balón. Sumire Suô, por otro lado, es la joven promesa de su instituto junto con Soshizaki, su eterna rival; talentos que, por desgracia, caen en saco roto porque el resto de sus compañeras no están a la misma altura. Sin embargo, la situación cambiará cuando se unan al nuevo equipo del instituto Warabi Seinan, donde las protagonistas podrán desarrollar todo su potencial y poner a prueba sus habilidades. ¿Serán capaces de abrirse paso hasta la victoria y devolver el

AutoríaNaoshi Arakawa
Volúmenes1 de 7 (estimación)
GéneroSpokon
N.º páginas384
Precio15,95 €
Lanzamiento03/11/2022

Empezando por la edición, destacamos una vez más el buen hacer de Distrito Manga. Farewell, My Dear Cramer es un manga que aprovecha muy bien el formato kazenban. O lo que es lo mismo, un tomo con mucho más contenido —a mayor precio, como es lógico— y un grueso más que aceptable que potencia tanto la lectura como la organización.

Dicho esto, alabamos una vez más la elección de la portada, la sobrecubierta y el lomo, la calidad de los materiales, el nivel de traducción de Daruma y María Logóstena Zamora, etc. En líneas generales podemos hablar de un producto con un lanzamiento muy notable con alguna que otra errata menor que no entorpece su disfrute, ni mucho menos.

¿A qué nos referimos? Pues a que hay unos pocos diálogos o dibujos cortados ligeramente por los bordes exteriores. No son muchos, pero ahí están. ¿Estropea esto el manga? No. La obra de Naoshi Arakawa sigue luciendo genial en la edición española. Y hay más. Mucho más.

La evolución del fútbol femenino

Reseña de Farewell, My Dear Cramer | En esta escena vemos a Suô, una de las protagonistas de la historia, en una acción ofensiva.
Reseña de Farewell, My Dear Cramer n.º1 | En esta escena vemos a Suô, una de las protagonistas de la historia, en una acción ofensiva.

Uno de los grandes atractivos de Farewell, My Dear Cramer es cómo plantea el fútbol femenino japonés. De buenas a primeras, nos presenta a un plantel bastante escueto de jugadoras con tres nombres principales: Midori Soshizaki, Nozomi Onda y Sumire Suô. ¿Y por qué empezamos con ellas? Pues porque son estas quienes dan pie a la historia y quienes nos presentan una mayor ambición, tanto en su descripción personal como en el trasfondo del manga.

Empezando por Midori Soshizaki, hablamos de una de las mejores jugadoras de secundaria de Japón. Está rankeada en la tercera posición del país y es una de las centrocampistas más valoradas de la región. Tiene a su disposición muy diversas opciones, pues son muchos los equipos las que valoran su talento, pero decide tomar otro camino.

La segunda es Sumire Suô, futbolista que destaca por su grandísima velocidad. Es puro físico, mas siempre ha tenido muy mala suerte con sus equipos. En secundaria era la única de su club que parecía darlo todo por la victoria, ya que el resto no querían o no podían seguirle el ritmo.

En tercer lugar, Nozomi Onda. Es un talento desconocido que debido a su superioridad siempre ha jugado en equipos masculinos. El fútbol femenino le parecía aburrido, pero eso cambia cuando conoce a Sumire y Midori. Es la protagonista de Sayonara Football, la precuela.

El fútbol femenino como gran protagonista

Reseña de Farewell, My Dear Cramer | El manga nos dejará grandes secuencias que no solo nos ofrecen retazos de la personalidad de sus protagonistas, sino que además nos ayudan a profundizar en su personalidad.
Reseña de Farewell, My Dear Cramer n.º 1 | El manga nos dejará grandes secuencias que no solo nos ofrecen retazos de la personalidad de sus protagonistas, sino que además nos ayudan a profundizar en su personalidad.

Las tres, por diversos motivos, acaban entrando en el Wanabi Seinan. Sumire y Midori por decisión de la primera —para consternación de la segunda—, mientras que Onda lo hace por pura casualidad. Y como no podía ser de otra forma, el Wanabi es un equipo más bien débil y sin trayectoria, pero mucho potencial. Más ahora que se han unido tres jugadoras de primer año de gran calidad.

Lo interesante de esta historia es que, más allá de coger el tópico del colegio débil —que lo hace— nos presenta una línea muy clara. Lejos de aspirar al título nacional, que también, enmarca la idea de desarrollar el fútbol femenino japonés por encima de todo. Junto con esto encontramos las aspiraciones personales de las chicas, destacando a Midori. Ella es diferente y, en lugar de optar por el mejor instituto, prefiere irse con su rival, Suô.

Quiere que ella disfrute por primera vez, de verdad, del fútbol, pues sabe que siempre ha jugado sin compañeras de equipo. «No voy a dejarte sola», le dice antes de afirmar que irán juntas al mismo instituto, pase lo que pase. Así empieza nuestra historia: con dos rivales unidas por su pasión por el fútbol y un único objetivo: divertirse ganando y una tercera en discordia a la que no conocemos por no haber leído el manga anterior, aunque tampoco importa.

Con lo que nos quedamos es que el autor, lejos de enfatizar la importancia del deporte, que también, destaca por encima de todo el individualismo de sus personajes, pero también su compañerismo y su comprensión del fútbol. Son, antes que nada, jóvenes de instituto con sueños, anhelos y mucha personalidad. O lo que es lo mismo: desde el primer momento se centra en desarrollar sus psiques.

Se pierde un poco al principio, pero…

Reseña de Farewell, My Dear Cramer | En esta escena vemos el último partido de secundaria entre Sumire y Midori
Reseña de Farewell, My Dear Cramer n.º 1 | En esta escena vemos el último partido de secundaria entre Sumire y Midori

Se nota que el guion pertenece al también autor de Your Lie in April, una de las lecturas y animaciones más bonitas de los últimos años. Así pues, si lo comparamos directamente con un spokon al uso (generalizando) podemos decir que Farewell, My Dear Cramer se esfuerza por desarrollar desde el principio el trasfondo social y psicológico de sus jugadoras.

Sí, muchas otras obras lo hacen, pero el enfoque es distinto. En My Dear Cramer hay un punto mucho más consciente y humanista. La escritura es más sensible y profunda. Entiende mejor a sus personajes. Los trata con amabilidad y les da forma poco a poco, aunque no sin errores. Aunque sus protagonistas están cargadas de carisma, al principio cuesta diferenciar a muchas de ellas.

Cuando un spokon diseña a personajes tan exageradamente diferentes y con rasgos faciales (o peinados) tan concretos lo hacen, además de porque es llamativo, porque ayuda a diferenciarlos. En Farewell esto no pasa tanto, por lo que es fácil confundir a algunos de los personajes. Sobre todo al principio. Cuesta acostumbrarse al diseño y requiere un pequeño esfuerzo adicional a la hora de memorizar, por ejemplo, dorsales.

La culpa no la tiene el dibujo como tal, ya que el trazo es muy limpio y el arte es de gran calidad. Cada dibujo refleja a la perfección la tensión o la tranquilidad del momento, ofreciendo grandes planos tanto dentro del campo de fútbol como fuera de él. Es muy claro y, en general, cuesta muy poco seguirlo. Es más por el diseño que por otra cosa.

Empieza bien y tiene pinta de que irá a más

Reseña de Farewell, My Dear Cramer n.º 1 | Una historia con diatribas inesperadas en el género spokon.

Podemos decir que este es uno de sus mayores defectos. No es el único, ni mucho menos, puesto que podemos destacar la falta de fuerza de los primeros compases o el exacerbado ritmo de las primeras páginas. O lo que es lo mismo: introduce muy a saco el primer partido sin apenas dejarnos tiempo para adaptarnos a su historia.

Esto lo vemos reflejado en Nômi Naoko, la nueva entrenadora ayudante del equipo. Es exfutbolista profesional y jugó en algunos de los mejores equipos del mundo. Más allá de eso, no nos da casi tiempo a conocerla, ya que en cuestión de un instante vemos que el Wanabi ya está disputando su primer partido de entrenamiento.

Al final, pues el primer contacto es más áspero de lo que nos gustaría, pero nos deja con un gran sabor de boca. Nos quedamos con ganas de saber más, puesto que se plantean las primeras diatribas. Por ejemplo, ¿funcionará el talento de Midori y Sumire? ¿Logrará crear un diamante con la joya en bruto que resulta ser Onda?

El futuro de todas y cada una de las jugadoras depende de ellas mismas, pero también de sus entrenadores. Ahí entra muy fuerte la disputa moral entre Naoko y Fukatsu, siendo este segundo el entrenador principal del equipo. Él apenas se esfuerza porque siente que no está bien alimentar sus esperanzas de vivir del fútbol cuando el mundo profesional femenino aún es tan inestable.

Naoka pudo vivir de él porque se fue al extranjero, ¿pero puede pedirle a todas sus jugadoras que lo den todo cuando este futuro es tan incierto? Se genera, pues, un debate muy interesante en el que el «villano de turno» nos deja empatizar con él y su razonamiento. Es excesivamente lógico, pero te hace pensar, y mucho, en el futuro del fútbol y de las jugadoras.

Reseña de Farewell, My Dear Cramer | Conclusiones

Por suerte, aunque el comienzo es atípico y demasiado audaz, va cogiendo forma con relativa velocidad. El manga coge soltura con el paso del tiempo, lo que nos hace pensar en un futuro más que prometedor. Es más, sabiendo que el manga se divide en 13 tomos (originalmente), pensamos que los partidos no serán tan importantes como la progresión.

Viendo esto, aunque es más especulación que otra cosa, nos imaginamos una historia en donde el campeonato avance con relativa velocidad mientras seguimos profundizando en la importancia de la profesionalización y el progreso del fútbol femenino. Y esta, por desgracia, es una realidad que estamos viviendo en nuestro día a día, tal y como vemos en no pocas protestas.

El deporte femenino es muy bueno, pero necesita mayores esfuerzos económicos y productivos. ¿Veremos esto en Farewell, My Dear Cramer? Queremos pensar que sí, aunque si no sucede, tampoco nos quejaremos, porque la idea base ya nos ha gustado. Nos gusta porque coge lo de siempre, le da una vuelta de tuerca y nos presenta a unas protagonistas poco habituales y con mucho carisma

  • Un manga deportivo femenino. No es habitual, y por eso nos gusta. Queremos más.
  • Protagonsitas con mucho carisma.
  • Gran sensibilidad narrativa y buena construcción de personajes.
  • Diseño atractivo, buena edición y mejor dibujo.
  • Es confuso al principio. Le cuesta un poco presentarlo todo.
  • Se agolpa demasiado y va a saco, pero recupera conforme avanza.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments