Primeras impresiones de The Unliving [early acces]

En nuestras primeras impresiones de The Unliving y su early acces os hablamos de un juego con potencial al que le cuesta arrancar.

0

Despacio y con buena letra. Mi abuela siempre me lo recordaba. También me echaba algún que otro sermón de cuando en cuando: «Antes de correr hay que aprender a caminar», me decía. Hoy esas palabras han cobrado un significado bastante especial en mi memoria, porque es lo que le ha pasado a The Unliving. Interesante, bonito y con potencial, ha sido víctima de las prisas.

Disponible ya como acceso anticipado, se presenta como un roguelite con reminiscencias de juego de acción y aventura con un sutil componente de exploración. Todo ello en un ambiente carcomido por las sombras y un diseño claramente oscurantista. Marcado por el concepto que subyace tras la narrativa, define un mundo de dolor y muerte en el que nuestro protagonista es un nigromante venido a menos que debe recuperar la gloria.

De buenas a primeras, pues lo cierto es que nos llama la atención. La fantasía oscura siempre tiene su aquel. Sobre todo cuando la combinas con un ambiente medieval y un protagonista malvado. La receta, por sí sola, funciona muy bien. Los ingredientes son buenos y las intenciones están muy claras, pero tiene problemas. Problemas, sin más, serios.

Este es el primer punto que, por desgracia, debemos destacar en esta ocasión. Aunque The Unliving nos ha llamado mucho la atención, ha salido con demasiados errores. Al menos así ha sido en nuestro caso. Errores, bugs y algunas carencias en la jugabilidad que no han terminado de despertar nuestra curiosidad. Y es una pena, la verdad, aunque sigue siendo muy pronto. Como early acces puede corregir casi todas estas deficiencias antes de su lanzamiento. De hecho, esperamos que así sea.

Primeras impresiones de The Unliving, un early acces que necesita un par de vueltas

Primeras impresiones The Unliving
Primeras impresiones de The Unliving

Vale, ¿pero de qué va la cosa? Pues es bastante simple, la verdad. En The Unliving controlamos a un nigromante que acaba de «renacer» tras una serie de problemas en su base de operaciones. En una suerte de tutorial rápido, se nos introduce en su universo, comprendiendo que somos un enemigo de la humanidad y que nuestro objetivo es obtener poder, poder y más poder.

Con esta premisa aprendemos más pronto que tarde que, además de poder atacar a distancia, nuestra principal herramienta de combate es revivir a los muertos. Así pues, además de reutilizar los cuerpos de nuestros enemigos caídos en combate, podremos convocar diversas criaturas desde cementerios, usando algunos recursos, etc.

Siendo sinceros, esta premisa nos llamó la atención. Controlar a un ejército de no muertos pinta interesante. Muy interesante. De hecho, como roguelite, nos gustaba la idea de no depender de mi propio poder, sino de la gestión de mis tropas. El problema que tiene The Unliving es que maneja demasiadas mecánicas al mismo tiempo y se complica hasta el punto de no saber bien qué estás haciendo.

Aparte, la IA de nuestro ejército es bastante deficiente. En más de una ocasión hemos dado alguna orden y he visto como el tedio se convertía en la respuesta. «Atacad». Simple y sencillo. Bueno, pues no tanto. No para ellos, que se quedaban parados sin hacer nada. Si entendemos que la base del juego es gestionar a nuestras tropas, pues… Mal asunto.

Los no muertos se han dejado la IA en casa

Primeras impresiones The Unliving
Primeras impresiones de The Unliving

Esto para empezar. A esto debemos sumarle que cada unidad dispone de una serie de habilidades qué podemos utilizar a cambio de nuestra salud, nuestra energía y la no vida de nuestro ejército. Sumando estos tres conceptos, nos encontramos con un gestor de recursos demasiado complicado que no invita a investigar. Las primeras horas, sin más, son demasiado frustrantes.

Y no porque sea difícil mecánicamente, sino porque acaba siendo un auténtico lío tener que estar atento a todos estos aspectos mientras seleccionas a las unidades que deseas sacrificar, esquivas, disparas, recolectar recursos y despiertas a más no muertos. En su conjunto, aunque las ideas son buenas, no terminan de conectar.

Les falta sinergia. Además, la curva de aprendizaje es demasiado empinada, lo que dificulta todavía más la inmersión. Y es una pena, porque se nota que el estudio lo ha dado todo para crear un buen juego de estrategia tipo roguelite al incluir un montón de mejoras y árboles de habilidades en nuestro centro de operaciones.

Necesita, pues, una vuelta de hoja en la que el tutorial tenga un mayor peso —aunque se ralentice el ritmo—. Es necesario reajustar la curva, modificar el tiempo en que se incorporan ciertas mecánicas y reducir el impacto inicial. Porque, siendo claros, un roguelite en el que puedes morir 7 veces en la primera pantalla porque no entiendes qué hacer no mola.

Tiempo al tiempo

Primeras impresiones The Unliving
Primeras impresiones de The Unliving

Dicho todo esto, The Unliving es un juego que mejora notablemente con el paso del tiempo. Cuando te has dado el sopapo de realidad que ofrece, superas las primeras horas de juego y te adaptas a sus ideas, sube varios niveles. Es ahí donde demuestra que, en efecto, tiene un gran potencial. Sobre todo porque dispone de una gran cantidad de opciones estratégicas. Sin más, está curradísimo.

Hay mucho trabajo detrás para equilibrar a nuestras diferentes unidades, las habilidades que podemos obtener en cada run, el sistema de mejoras de nuestra base (en la cual tendremos varios aliados con los que conversar), etc. En su conjunto, la falta de sinergia y la necesidad de potenciar la IA de nuestros súbditos son sus dos defectos más grandes, pero es algo que se puede corregir.

Es por eso que le damos un voto de confianza al estudio. Más todavía si tenemos en cuenta que sigue siendo un acceso anticipado. Con todo esto en mente, pues The Unliving podría prosperar, aunque sigue un tanto verde.

Primeras impresiones de The Unliving |No ha empezado con buen pie, pero tiene potencial

Primeras impresiones The Unliving
Primeras impresiones de The Unliving

Lo que no está tan verde es el apartado audiovisual. En este apartado sí que podemos destacar el trabajo realizado por el equipo creativo. Sin más, estamos ante un juego de tipo pixelart hiperdetallado en donde la construcción de los escenarios, el diseño de los personajes y la propia banda sonora son una auténtica delicia.

Porque otra cosa no, pero The Unliving es un rato bonito. A nosotros, al menos, nos ha gustado mucho la forma en la que presenta el mundo. Ya sea por la propia narrativa, por el carácter de los diálogos o la mera dirección artística, tiene esa magia que te hace querer seguir explorando. Además, tanto los enemigos como los no muertos que nos encontraremos son una auténtica maravilla en cuestión de diseño.

Es por todo esto y más que queremos ver cómo progresa el juego con el paso del tiempo. Vamos, que todavía mantenemos altas las expectativas pese a que la primera impresión no ha sido precisamente positiva.

Primeras impresiones de Songs of Conquest | Early Acces
  • Tiene mucho potencial, pero tienen que arreglar varios puntos.
  • Es precioso.
  • El sistema de progresión es bueno y ofrece muchas variantes estratégicas.
  • Profundo y complejo.
Primeras impresiones de Songs of Conquest | Early Acces
  • Tiene algunos bugs que entorpecen la jugabilidad.
  • La IA de nuestro ejército de no muertos tiende a fallar.
  • Es muy complicado adaptarse a todo lo que pide. Es demasiado directo.
  • La curva de aprendizaje no está bien planteada.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments