‘Ascendance of a Bookworm’, reseña anime

¿Qué ocurre cuando sacas a un ratón de biblioteca de su entorno? Pues que hará lo posible para recuperar su hábitat

0

Entre la ingente cantidad de isekais que pueblan la parrilla de anime temporada tras temporada, de vez en cuando aparece alguno un poco diferente a los demás. Es el caso de Ascendance of a Bookworm (Honzuki no Gekokujō: Shisho ni Naru Tame ni wa Shudan wo Erandeiraremasen), adaptación de las novelas ligeras homónimas de Miya Kazuki. El anime empezó en otoño del 2019 y, tras una pausa de unos meses, regresó con una segunda temporada esta primavera. La reseña de hoy hace referencia a toda la serie en su conjunto, disponible al completo en Crunchyroll.

Os contamos qué tiene de interesante este encantador anime y qué lo convierte en uno de los isekais más singulares y merecedores de atención de los últimos años.

Ascendance of a Bookworm reseña
Ascendance of a Bookworm, reseña anime

Sinopsis

En su mundo original, Urano era una joven adulta apasionada de los libros. Estaba a punto de cumplir su sueño de convertirse en bibliotecaria, pero muere en un terremoto y renace en un mundo de apariencia medieval. Su nuevo cuerpo es el de una niña de cinco años extremadamente enfermiza llamada Myne, y forma parte de una familia de plebeyos muy humilde. Su situación ha cambiado por completo, pero no su sueño de vivir rodeada de libros, pues conserva los recuerdos de su vida anterior. Sin embargo, en este mundo los libros son un bien de lujo extremadamente preciado, solo accesible a unos pocos privilegiados. Por eso Myne decide optar por una solución alternativa: si no puede conseguir libros, tendrá que hacerlos ella misma.

Cómo crear libros, paso a paso

Se puede intuir por la sinopsis, pero por si acaso lo aclaro: Ascendance of a Bookworm no es el típico anime de aventuras fantásticas. Esta serie nos ofrece un relato más mundano, centrado en el día a día de la protagonista en sus esfuerzos por conseguir su objetivo de crear libros. Tarea que le resultará especialmente complicada, pues a la hora de la verdad tiene que lidiar con el cuerpo de una niña de salud precaria y sin medios a su alcance.

En su recorrido la serie va pasando por diferentes etapas. Empieza poniendo su atención en el proceso de desarrollo de nuevas tecnologías. Un poco estilo Dr. Stone, aunque a un nivel bastante más modesto. Algo más tarde nos introduce en el mundo del comercio, temática que solo unas pocas series como Spice and Wolf se han atrevido a desarrollar. En estas fases iniciales de la serie resulta estimulante ver cómo Myne consigue cambiar el mundo a su alrededor poco a poco. No tanto con grandes inventos, sino con pequeños aportes que consiguen mejorar las condiciones de vida de los que la rodean y con productos que avivan la llama de la economía.

Ascendance of a Bookworm reseña
Ascendance of a Bookworm, reseña anime

En la segunda temporada la dinámica cambia bastante. No abandona del todo los temas anteriores, pero el foco se orienta a los entresijos y maquinaciones que rigen la sociedad noble. Considero que esta parte es menos estimulante, pero aun así sigue siendo interesante porque nos habla de un universo egoísta y lleno de desigualdades y crueldad. El anime te introduce poco a poco en él para que vayas descubriendo todas sus falsedades y la importancia que en él tienen las apariencias y las maneras a la hora de actuar.

Centrarse en temáticas tan poco habituales como esta es lo que hace a esta serie tan interesante e inusual.

El carisma de una ratoncilla de biblioteca

La temática de la serie no es su único atractivo. También tiene a su protagonista, personaje con un encanto desbordante. Es ella la que le da cohesión a toda la historia. Es cierto que la versión de Myne que nos ofrecen las novelas tiene un discurso interno más rico, pero la adaptación no desmerece a la obra original.

Myne tiene una gran inventiva, es inteligente y muestra una enorme determinación, pero al mismo tiempo también es adorable. Y no solo porque esté representada como una niña pequeña. También lo es por su expresividad facial y por su comportamiento despreocupado y atolondrado cuando se centra en aquello que le apasiona. Tampoco pasa desapercibido su desarrollo emocional a lo largo de la serie, que tiene como resultado algunas escenas sorprendentemente emotivas.

Ascendance of a Bookworm reseña
Ascendance of a Bookworm, reseña anime

Quizás el mayor problema de Myne es que se come todo el protagonismo de la serie y por eso cuesta encontrar otros personajes lo suficientemente elaborados o con la suficiente profundidad. De entre todos, habría que destacar a su amigo Lutz, al comerciante Benno y al Sumo Sacerdote, que son además los principales apoyos de la chiquilla a lo largo de la historia. Otra pega que le pondría a la serie es que algunos de los personajes infantiles se comportan de forma más adulta de lo que deberían (sobre todo Lutz, pero se podría aplicar también a Frida). Además, a medida que avanza la historia y cambia la dinámica de la serie, algunos personajes que al principio son importantes van pasando a un segundo plano. Es un poco triste, pero entendible por la forma en la que evoluciona la trama.

Un mundo nuevo y más diferente de lo que aparenta

Ascendance of a Bookworm no cuenta con grandes diseños ni con un apartado artístico especialmente notable, aunque cumple de forma razonable. Su animación tampoco da para muchos alardes, sobre todo porque abusa bastante de los planos cortos. Sin embargo, lo que sí hace bien es cuidar de los detalles contextuales.

Si observamos los escenarios veremos que las calles de los suburbios cuentan con edificaciones muy sobrias y llenas de tonos oscuros, casi sucios. Lo mismo ocurre en el interior de las casas, que están pobremente iluminadas y son muy austeras, casi sin muebles. Como contraposición tenemos la zona rica de la ciudad, más llena de color y adornos, y con mayor luminosidad. El cuidado en los detalles no se queda en la escenografía y lo vemos también por ejemplo en la ropa. La banda sonora hace su parte y, si bien no tiene temas especialmente memorables, nos muestra un estilo muy acorde a la época que intenta representar.

Ascendance of a Bookworm, reseña anime

De acuerdo, la serie contextualiza bien a nivel audiovisual, pero tampoco es algo tan impresionante. Tal vez no, pero la construcción del mundo no consiste solo en eso, y en muchos otros detalles Ascendance of a Bookworm es tremendamente creativa. A grandes rasgos el mundo del anime es el típico entorno medieval europeo, pero tiene sus propias costumbres, celebraciones, religión, escritura… y hasta flora propia. Los diferentes estratos sociales tienen sus normas específicas de conducta e incluso cambian los hábitos de vida dependiendo de las estaciones. Es una delicia que una obra se preocupe por todas estas cosas.

Aun así, si nos ponemos tiquismiquis es cierto que en las novelas se describe el mundo de forma más detallada. Pero opino que la pérdida de matices está dentro de los márgenes aceptables. Es de agradecer que el anime haya procurado mantener al máximo posible la idiosincrasia inventada en la obra original.

Conclusiones

Ascendance of a Bookworm no es un anime para todos los gustos. Principalmente porque tiene nula acción, así que habrá gente que lo considere aburrido. Además, no profundiza en exceso en los temas que trata, ya que se dispersa un poco con diferentes cosas. Aunque esto último tiene su parte positiva, y es que la serie resulta bastante ligera y fácil de disfrutar sin más.

Pero lo bueno de este anime es que es uno de esos isekai que hacen que te olvides de que estás viendo un isekai. Su historia sigue unos derroteros completamente diferentes a los habituales y eso la distingue de otros animes con premisas similares, haciéndola más atractiva. Solo por eso ya vale la pena echarle un ojo.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here