Análisis de ‘The Caligula Effect: Overdose’

0
Compartir

Análisis de The Caligula Effect: Overdose, un juego de Aquaria distribuido por Nis America

¡Hola, muy buenas amantes de los videojuegos! The Caligula Effect: Overdose ha llegado, por fin, al mercado europeo. Ante su hemos querido traeros una reseña sobre este. The Caligula Effect: Overdose es un juego de rol japonés desarrollado por el estudio Aquaria en junio de 2016 para PSP Vita. Sin embargo, ha sido en 2019 cuando su nombre ha sonado con más fuerza fuera del territorio nipón gracias a su remake. En esta ocasión hablamos de una remasterización lanzada para tres plataformas diferentes: Switch, PS4 y PC. Hoy quiero hablaros de su versión de Nintendo Switch, la cual ha llegado a Europa gracias a NIS America. A su vez, el juego recibió una adaptación anime en 2018, pero de esta os hablaremos otro día. Ah, que no se me olvide. El remake ha aumentado el contenido a nivel de historia, personajes, etc. respecto al original. Además, el juego solo está en inglés; tenedlo en cuenta.

Argumento

Análisis de 'The Caligula Effect: Overdose'

Posiblemente, el aspecto más interesante de The Caligula Effect: Overdose no sea otro más que su argumento. Su premisa nos sitúa, de buenas a primeras, en la Escuela Secundaria Kishimai. Aun cuando todo parece normal, muy pronto descubrimos que hay algo más; sucede algo extraño. Más temprano que tarde descubrimos que no estamos en el mundo real. Nuestro personaje se encuentra en Mobius, una especie de prisión virtual. Hemos sido secuestrados por μ, una popular virtual idol que quiere alegrar los corazones de todo el mundo. En cierto modo, su manera de proceder es noble: nuestra captora quiere intentar ayudarnos a escapar de la crueldad de nuestra vida.

No obstante, seguimos presos. Por desgracia, no son muchos los que saben de esto. Mobius posee un gran número de estudiantes, pero son muy pocos los que se han dado cuenta de que están en un mundo de realidad virtual. Los que lo han hecho ven cosas raras, como errores de programación. A su vez, todos ellos comparten dos aspectos muy importantes: parece que fueron capturados mientras escuchaban una canción de μ y tienen problemas en el mundo real. Hablamos de personas mentalmente inestables, con traumas o dolor que, de forma inconsciente, han querido escapar de la realidad. ¿Qué puedo decir sobre esto? Me ha encantado.

Bajo un par de ideas interesantes se presenta un argumento muy sólido y que tiene como intención realizar una profunda introspección de la psicología humana. He de decir que en ciertos momentos no lo consigue, mas el resultado final es bastante notable. Al mismo tiempo, podemos sentir cierto crecimiento no solo en nuestro personaje, sino en aquello que nos rodea.

Una premisa interesante plagada de problemas psicológicos

The Caligula Effect goza de una gran personalidad y autonomía. En lo personal, me ha gustado mucho la experiencia. El guion es original y  —aunque carcomido por ciertos clichés— bastante interesante. Hay dos aspectos que me han parecido de lo más resaltables.

En primer lugar, nuestros poderes. Como todo juego de rol japones es cuasi impensable no tener algo que nos haga especiales. No somos los únicos, pero… ¿Cómo conseguimos nuestros poderes? Es ahí donde entra un personaje llamado Arisa. Si μ hace las veces de antagonista, Arisa es nuestra mayor aliada. Ella también es una virtual idol. Sin embargo, esta nos ayuda; sabe que μ es buena, mas algo le sucede. Su manera de actuar no es la adecuada. Y es por Arisa que podemos luchar. Ella explora nuestros miedos, nuestro pasado, y nos empuja. Nos descubre que aceptando nuestros sentimientos podemos sintetizar un arma física con la cual enfrentarnos a nuestros enemigos.

Cuando la razón está en peligro

No obstante, nuestra razón peligra, y es ahí donde ella entra. Es su presencia la que nos permite desafiar la lógica sin perder la razón. El resto, por desgracia, no tiene tanta suerte y serán necesarias unas cuantas palizas para hacerles entrar en razón. Son muchos los que son consumidos por sus propios sentimientos y se convierten en DigiHeads, unas entidades de lo más extrañas y que amenazan nuestra integridad física. Al batallar con estos, el sistema de Mobius hará ver al resto que es una pelea normal. No hay nada raro más que el de unas cuantas personajes dándose de palos. La idea subyacente es clara: quien no quiere ver, no verá. Mobius se encarga de que todo encaje dentro de esa realidad idílica que los estudiantes quieren vivir. Es un reflejo de la capacidad de la mente humana de engañarse a sí misma para no enfrentar la realidad.

Nuestros enemigos, los genéricos al menos, son estudiantes seducidos por el mundo virtual. Para ellos, nosotros somos los enemigos abatir, pues queremos dañar su mundo idílico. Por suerte podríamos decir que al dejarlos inconscientes —así lo he entendido yo— somos capaces de frenar en parte esos sentimientos sin control. Y en ese sentido hay algo muy interesante: muchos enemigos tendrán el nombre Lost Soul, es decir, alma perdida. Otros tanto, sin embargo, nombre y apellido: ¿Quiénes? Aquellos a los que conocemos o, en su defecto, estudiantes de la escuela que han destacado por alguna razón. Nuestros compañeros de equipo, por cierto, también son suporteados por Arisa.

Ostinato Musicians

En segundo lugar, me ha gustado mucho que nuestros enemigos principales sean productores musicales: los Ostinato Musicians, nuestros mayores rivales, guardianes de μ. Esta controla el mundo con la música y es por ello que necesita actuaciones, canciones nuevas, etc. Será a través de estos productores de donde obtenga, en cierto modo, su influencia. Su derrota nos acercará a escapar… No sé vosotros, si bien en lo personal no me he encontrado muchas historias así. Además, el diseño de estos me ha encantado.

Jugabilidad

The Caligula Effect: Overdose no reinventa el género, empero es que tampoco pretende hacerlo. Yo me lo he pasado muy bien jugando, la verdad, aunque también es cierto que me gusta mucho el género de rol. Un aspecto interesante respecto al original es que podemos elegir si nuestro avatar de juego es masculino o femenino. Dicho esto, podríamos dividir la acción en dos aspectos diferentes: batallas y exploración.

Las batallas

Os aviso: no es sencillo de explicar. The Caligula Effect: Overdose posee un sistema de combate muy pulido y relativamente fácil a pesar de su complejidad, pero es complicado de narrar. Os voy a situar: nos encontramos con un enemigo e inicia el combate. Nuestro equipo adopta posiciones en combate y se inicia la secuencia. Cada personaje puede realizar hasta tres acciones: ataques normales, contraataques para ataques cuerpo a cuerpo o a distancia, esquivas, cargas de energía, etc. Podemos elegir el orden que queramos para ejecutar nuestras acciones. Si ejecutamos un contraataque, y este no falla, podemos, por ejemplo, lanzar por el aire a nuestro enemigo.

Una vez decidamos las tres acciones de un personaje, elegimos las del segundo personaje y así sucesivamente. Todos sus comandos tienen un timing que podemos, y debemos, ajustar. Si lo hacemos bien —aunque parezca un sistema lento, complejo y pesado no se siente así de ningún modo— las acciones se encadenarán y harán más daño. Si fallamos muchas veces no pasa nada, si bien no se consigue el mismo efecto en otras ocasiones fallaremos y no haremos daño o efecto alguno. Os pongo un ejemplo: hay habilidades que solo se pueden usar cuando el enemigo está en el aire o cuando ha caído. Si combinamos un ataque de levantamiento de un personaje con otro aéreo de un segundo… Voilà!

Es cuestión de tempo. Y la verdad es que que me ha encantado. En un juego musical, el ritmo de nuestras acciones es vital. Puede parecer una tontería, pero se maneja muy bien ese compás musical sobre el cual debemos situarnos. Y todo esto viene acompañado de la imaginary chain, una especie de simulación que nos permite ver como interactúan nuestros comandos para así ajustar nuestros movimientos. Os dejo un vídeo para que lo veáis mejor:

Exploración

La exploración sufre un poquito más que su compañero de batallas. A nivel gráfico, The Caligula Effect no es ninguna maravilla. Esto hace que el gameplay se resienta a nivel de jugabilidad, aunque no en exceso. La exploración será una mecánica muy importante pese a todo eso, pues nos permitirá —además de continuar la historia— encontrar equipamiento y nuevos compañeros. El juego se ha esmerado en darnos un gran abanico de posibilidades y es que encontrar más de 500 estudiantes diferentes que nos pueden dar un tipo u otro de ventaja o habilidad. El abanico de posibilidades es tremendamente amplio y a nivel de contenido nos da muchísimas horas de juego.

Esa exploración viene acompañada de un sistema un tanto simple de amistades. Podremos usar nuestro teléfono para conocer mejor a nuestros amigos. Debo decir, eso sí, que el sistema de conversaciones telefónicas se siente muy poco natural. Pese a todo no deja de ser curioso, pues además cada personaje tendrá cierto trauma que debemos resolver. Si lo hacemos, obtendremos mejoras muy útiles en nuestra aventura. Al mismo tiempo, le da una gran capacidad de entretener y explorar no solo el mundo que nos rodea, sino su concepción de la psicología humana; el llamado Causality Link, tablero donde comprobamos el entablado de relaciones, es una locura.

Análisis de 'The Caligula Effect: Overdose' - Causality Link

Apartado visual

Es en su apartado visual donde The Caligula Effect: Overdose expone sus peores facetas. En ese sentido, a pesar de todo, creo que es necesaria cierta comprensión. Hablamos de un juego salido en 2016 en PSP Vita. Parece una tontería, pero a nivel gráfico los juegos han evolucionado mucho en los últimos años. Inevitablemente, y por desgracia, The Caligula Effect: Overdose sufre en nivel de calidad gráfica. El juego se siente antiguo; no aprovecha las capacidades de Nintendo Switch. En ciertos puntos es imposible evitar pensar que se está jugando a algo de la generación pasada. El remake no ha logrado captar la esencia de la nueva generación, y eso es innegable. Por suerte, no siempre es necesario un apartado gráfico excepcional para crear un buen juego.

Tengo que resaltar de manera positiva, por otro lado, las secuencias anime así como el diseño de los personajes. Las diversas cinemáticas han sido hechas como si de una serie anime se tratasen y ahí lo clavan. Las escenas son bonitas, fluidas, sencillas y efectivas. Los personajes, al conversar, muestran su avatar bajo la misma estética, y les sienta muy bien. Por otra parte, el diseño de no solo los protagonistas y sus armas, sino el de los enemigos y otros personajes, me ha parecido fascinante. Por ende, hay cosas buenas y cosas malas, mas creo que no se puede juzgar solo por su estética anticuada.

Conclusiones

The Caligula Effect: Overdose es un juego bastante bueno. He disfrutado mucho durante la experiencia y es muy posible que le de más de un repaso a la historia para ver cosillas que me haya dejado por el camino. Aunque tiene ciertos fallos, el resultado final es sobresaliente y muy digno. Es una opción muy interesante para los amantes del género y un JRPG con mucho que contar.

Al mismo tiempo, posee un apartado sonoro bueno —a veces es cierto que la música se hace repetitiva y no termina de encajar con la situación creando que la tensión dramática se rompa— y un doblaje notable. El inglés no ha supuesto un problema, pero he echado de menos los textos en español. Pese a que no usan una terminología complicada, la historia es compleja. En ese sentido, me habría gustado poder disfrutarla en mi lengua natal para no perderme ningún detalle. La gráfica es donde más flaquea. Sin embargo, es comprensible teniendo en cuenta que —a fin de cuentas— es un juego de 2016 de PSP Vita. Os lo recomiendo si os apetece vivir una aventura rolea y completista.

[Total:6    Promedio:5/5]

Deja un comentario