Análisis de Rune Factory Special 3 | Granjas, RPG y monstruos

En nuestro análisis de Rune Factory Special 3 os hablamos de cómo le ha sentado el paso del tiempo a todo un clásico ahora remasterizado.

0

Aunque muchos tal vez no lo sepáis, cuando hablamos de historia de los videojuegos, análisis como el deRune Factory 3 Special cobran especial significado en el mundo de los nostálgicos. A fin de cuentas, no solo hablamos de un juego nacido en 2009, sino también de una narrativa en donde se evidencia de una vez más la evolución de Hakama y Xseed Games como creativos tras su afamada escisión para con Natsume.

Recordemos, pues, que este RN3 es un remaster de Rune Factory 3: A Fantasy Harvest Moon, un pequeño clásico en los juegos de simulación que logró conquistar a no pocos jugadores allá en su momento. Ahora, casi 15 años después, ha regresado con textos en español y un apartado gráfico renovado. Lo ha hecho siguiendo la estela de otros títulos de la serie Special como Rune Factory 4, título que llegó a nosotros en 2021.

Con todo esto, sumando a la ecuación el lanzamiento de la quinta entrega y la producción de la sexta, podemos decir que se ha obrado un milagro, pues parecía que RN no iba a regresar. Tras la amenaza de la quiebra, solo la intervención de Marvelous impidió un adiós definitivo. Por suerte, al menos para los amantes de la franquicia, esto se ha evitado y parece que la saga —entendiendo sus propios límites— ha regresado para siempre.

Análisis de Rune Factory Special 3: vuelve un clásico de las granjas RPG

Análisis de Rune Factory Special 3
Análisis de Rune Factory Special 3

Dicho esto, recordando en el proceso que Meridiem Games ha lanzado una edición física para Nintendo Switch y que nosotros lo hemos analizado para PC, os podemos contar qué nos ha parecido esta remasterización. Para quienes ya conozcan el juego, seré breve: es la misma aventura que vivimos allá en 2009, pero con mejores gráficos y localización al español. Con un apartado audiovisual renovado, gráficos en alta definición y personajes remodelados en 3D, es más y mejor, pero de lo mismo.

Al menos si lo comparamos con el juego original, puesto que dentro del espectro de los simuladores de granja presenta algunas curiosidades. Para empezar, no podemos elegir la identidad de nuestro personaje, ya que seremos —sí o sí— un joven de cabellos rubios, mitad humano, mitad monstruo. Solo podremos elegir nuestro nombre, puesto que lo demás viene predefinido por el propio juego.

Para variar, nos presentaremos al mundo con una amnesia de caballo, siendo este uno de los recursos más explotados en la historia de los simuladores de granja; supongo que los hospitales de la zona se habrán hecho de oro ante tanta terapia y que, inclusive, habrán tenido que desarrollar una carrera especial para especialistas en pérdida de la memoria. Bromas aparte, Rune Factory Special 3 empieza de manera abrupta mediante un accidente.

Nos introduce, sin previo aviso, en un mundo que mezcla fantasía con gestión a través de un apartado gráfico resultón y unos escenarios en 3D marcadamente clásicos. Se nota, sin más, que es una remasterización, que no un remake, teniendo que ser consecuentes con nuestras expectativas. Así pues, no podemos esperar un salto de calidad sin parangón, pues no es realista.

Aventura y granja

Análisis de Rune Factory Special 3
Análisis de Rune Factory Special 3

Dicho esto, y con relación a la historia, nuestra identidad como semihumanos nos hará involucrarnos de manera especial con el universo, ya que encontrar una manera para que humanos y monstruos convivan formará parte de nuestra existencia. Lo curioso es que todo dependerá de nosotros, puesto que tendremos que encontrar una serie de orbes que nos hagan recuperar nuestras memorias para así encontrar, en el proceso, una solución.

Este será el motor de la aventura. Sí, he dicho aventura. A diferencia de otros simuladores de granja más antiguos, Rune Factory se hizo famoso por combinar mazmorras con granjas. Consecuentemente, tanto en el original como en el Special podremos irnos de aventuras con una espada y un escudo o cultivar al son de la música y una cámara con perspectiva isométrica.

Ahora bien, es necesario que le prestemos atención a ambos factores, puesto que la historia no avanza si no avanzamos en ambos terrenos. No obstante, la aventura se lleva el 90% de la narrativa, siendo la granja un añadido que suma horas, horas y más horas de juego, pero que se queda en un segundo plano cuando hablamos del argumento.

Sobre este, podemos completar la historia en unas 30-35 horas si vamos más o menos al grano, pero podemos rebasarlas muy fácilmente si nos dedicamos a mejorar nuestros cultivos día tras día. Como viene siendo habitual, el juego nos puede durar lo que queramos, aunque no debéis esperar la profundidad de un Stardew Valley. No al menos en el ámbito de la simulación agrícola.

Se nota que es un juego antiguo

Análisis de Rune Factory Special 3
Análisis de Rune Factory Special 3

Esto hace que se note fácilmente que es un juego antiguo, pues está bastante limitado en no pocas áreas. En general, no podemos decir que la variedad de cultivos sea demasiado alta ni que la personalización sea excesivamente potente. No son los factores que determinan su calidad, aunque está claro que hoy día esto es siempre un aliciente. Debemos recordar, una vez más, que es un remaster, un remake y/o un juego completamente nuevo. Hay que ser consecuentes con el pasado.

Pero… ¿Y qué podemos hacer? Siendo sincero, no quiero extenderme mucho más, puesto que lo cierto es que Rune Factory 3 Special no dice ser un título esencialmente complejo. Presenta las mecánicas típicas de casi cualquier farming simulator agregando componentes de RPG a su sistema de combate y aventuras al tiempo en que nos permite formar nuestra propia familia encontrando al amor de nuestra vida.

Todo esto lo podemos completar con una serie de misiones y tareas que nos permitirán conocer a su muy amplio y variado elenco. De hecho, el elevado número de personajes que habitan el lugar es una de sus mayores bazas junto con el modo recién casados, una suerte de epílogo en el que podremos arrancar la historia con cualquiera de las 11 candidatas de matrimonio del juego.

Análisis de Rune Factory Special 3: conclusiones

Análisis de Rune Factory Special 3
Análisis de Rune Factory Special 3

La gracia de este modo es que empezamos casados, a nivel 80, con un set predefinido y los vínculos al máximo. Es una forma de acelerar el juego para disfrutar directamente del postgame sin tener que pasar por todo el proceso anterior. Por supuesto, esto hace que nos perdamos muchos detalles, pero si ya te lo pasaste en su momento, puede que te resulte mucho más interesante que empezar de cero.

Esto tiene bastante interés cuando tenemos en cuenta, por ejemplo, la crianza de monstruos, por el hecho de que facilita muchísimo las cosas y hace que todo sea más ameno. En general, pues, podemos decir que es un buen añadido y que solo suma, pues cualquier contenido adicional nunca resta. Al menos si está bien planteado, siendo este el caso.

Por lo demás, podemos decir que la banda sonora es agradable, al igual que el juego en general, y que tiene cierto carácter family friendly, tal y como podemos ver en sus diseños. De hecho, ni su combate en perspectiva cenital se siente agresivo. Es un juego bastante simpático con un buen rendimiento (recordamos, lo hemos probado en PC) y una alegre puesta en escena.

  • El apartado gráfico es muy resultón.
  • Se nota que el remaster se ha hecho con cariño.
  • La banda sonora y el diseño son agradables.
  • Es un juego mayormente entretenido.
  • Funciona bien como simulador de granjas y juego de aventuras.
  • No ha envejecido tan bien como creíamos. Un remake le habría sentado mejor.
  • No podemos personalizar a nuestro avatar.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here