Análisis de Superliminal

Os traemos nuestro análisis del indie Superliminal, un juego que ignora la física para rompernos la cabeza con sus puzles.

0

Un juego extraño y particular. Así podríamos definir Superliminal, un videojuego que centra sus esfuerzos en la resolución de puzles desarrollado por el estudio independiente Pillow Castle. De buenas a primeras, dejadnos avisaros de que nos ha sorprendido muy gratamente. Sobre todo, si tenemos en cuenta que los títulos que centran su eje de acción en los acertijos no son tan comunes como nos gustaría.

Es un género que, por alguna razón, ha caído en cierto desuso y carece de la valoración general del público que se merecen. Al menos eso pensamos nosotros, puesto que requieren de un ingenio bastante loable en cuestión de diseño y desarrollo. Sea como fuere, este es un tema de discusión para otra ocasión. Hoy, sin más, queremos ofreceros nuestro análisis de Superliminal, un juego muy interesante que se publicó en noviembre de 2022 y que hemos decidido recuperar durante este mismo verano.

Análisis de Superliminal

Superliminal parte de una premisa muy interesante: el reino de la consciencia y la percepción son el eje sobre el cual se sustenta la realidad. O lo que es lo mismo, lo que vemos es lo cierto. No importa que transgredamos las leyes de las físicas, puesto que aquí no tendrán la importancia que les otorgamos en el mundo real.

Partiendo de esta base, podemos afirmar —sin miedo a equivocarnos— que el estudio quiere arriesgar con una dinámica bastante transgresora. Interesante y llamativa, ahonda en una jugabilidad bastante particular. Sin embargo, esta no termina de funcionar todo lo bien que nos habría gustado. Al final, por muy original que sea, la ausencia de una física real le juega una mala pasada en algunos momentos.

Aunque consiguen establecer una base relativamente sólida, hay secciones de juego y puzles que sufren ante esta alteración de las normas de la física. Sin más, es complicado romper con los esquemas preestablecidos y hacer algo nuevo. Esto lo sufren por culpa de su falta de experiencia. No por ello debemos entender que sea un mal juego, ni mucho menos. Estos defectos no son una constante, sino un residuo con relativa asiduidad.

Puzles muy originales limitados por lo técnico

Análisis de Superliminal
Análisis de Superliminal

Yes que, aunque a veces falla, la originalidad con la que nos rompe la cabeza es excelsa. Superliminal es uno de esos títulos que te sorprende una y otra vez al emplear conversiones completamente inesperadas. Algunas son bastante lógicas, como la de convertir un trozo de queso en una rampa, mientras que otras tantas te rompen la cabeza por quince frentes diferentes. Aquí, no obstante, preferimos guardar el secreto, porque consideramos que se pierde la magia si se sabe de antemano qué va a suceder o qué podemos hacer.

A fin de cuentas, es un juego que, mediante sus controles —relativamente sencillos— es capaz de sorprender a propios y extraños una y otra vez. Es tremendamente original, aunque no lo consigue siempre. En ciertas secciones tiene que recurrir a transformaciones mucho menos sorprendentes, puesto que las ideas tienen un límite y un final. De hecho, con una base económica más potente, seguramente hablaríamos de una verdadera locura de videojuego.

Por desgracia, las condiciones inherentes del desarrollo independiente podrían haberle jugado una mala pasada. No en exceso. No por nada, el resultado final es bastante interesante. En general, pensamos que es un título muy recomendable para quienes dicen ser amantes de los juegos de puzles y acertijos. Más aún si valoramos que coge la lógica y la revienta, retorciéndonos el cerebro de la manera más divertida posible.

Podría haber sido más, pero sigue siendo interesante

Análisis de Superliminal
Análisis de Superliminal

En líneas generales, podemos alabar el ingenio de un estudio que entendemos que se ha visto cohibido por su carácter indie. Es una pena, sin duda, ya que hay puzles que, por ejemplo, acaban limitados por disponer de pocas opciones de juego. Es decir, que si solo hay dos objetos en una sala, pues es lógico que la respuesta esté en ellos. Un mayor número de pistas falsas o elementos con los que interactuar le habría dado mucho más jugo.

Esto es algo que toma especial relevancia si tenemos en cuenta que su dirección artística es bastante interesante pese a que las texturas no sean de gran calidad. Siendo parcos en palabras, Superliminal se ve bien, pero no tiene una gráfica especialmente potente. Es bonito, pero simple. Atractivo, pero sencillo. Nos gusta porque tiene alma, pero una cosa no quita la otra.

Al final, tanto en lo técnico como en lo gráfico, se nota que es un videojuego ciertamente limitado que no puede aspirar a mucho más. Dentro de esas limitaciones, lo hace bastante bien. Además, tiene un precio de venta muy asequible, pudiendo encontrarlo siempre por menos de 20 euros y, en muchas ocasiones, incluso por menos de 15.

Os traemos nuestro análisis del indie Superliminal, un juego que ignora la física para rompernos la cabeza con sus puzles.
Análisis de Superliminal. Clave de juego para PC cedida por terminals.io.
  • Original hasta decir basta.
  • Tiene mucha personalidad.
  • Como juego de puzles, ofrece desafíos muy interesantes.
  • Su dinámica es atractiva y llamativa. Siempre quieres más.
  • Se queda corto. Hay puzles sin muchas opciones.
  • Gráfica y técnicamente es bastante limitado.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here