Análisis BONELAB. La Realidad Virtual alcanza un nuevo nivel de posibilidades infinitas

BONELAB se convierte de inmediato en un título imprescindible para los amantes de la Realidad Virtual, aunque no es para todo el mundo.

0

Cuando uno empieza a sumergirse en la Realidad Virtual, empieza a vislumbrar las posibilidades únicas que ofrece esta tecnología. Es fácil ponerse a fantasear pensando en cómo molaría poder hacer esto o lo otro, pero,en la mayoría de ocasiones, todo está “limitado” por el propio videojuego.

Boneworks llegó en 2019 rompiendo esos moldes, planteando un título que daba rienda suelta a la imaginación de los jugadores gracias a un sistema de físicas muy realista. Con esto en mente, Stress Level Zero nos invitaba incluso a “romper” su propia obra y sacar provecho de esas físicas para saltarnos sus puzles.

Han pasado 3 años y, por fin, tenemos la secuela de uno de los juegos más ambiciosos del catálogo de la Realidad Virtual. ¿Está la secuela a la altura? Rotundamente sí, pero hay ciertas cosas a tener en cuenta que te cuento en este análisis.

Análisis de BONELAB | Una narrativa más profunda de lo que parece, demasiado abstracta como para entenderse

Lo primero que hay que decir de BONELAB, es que no es un juego para todo el mundo. Sé que es un argumento que puede sonar algo manido, pero no deja de ser menos cierto. Esto no es para nada una connotación negativa. Todos podemos acudir a nuestra memoria y de un plumazo nos vendrán a la mente varios videojuegos excelentes, pero no aptos para todos los públicos por diferentes motivos (Death Stranding, Elden Ring, Sifu…).

BONELAB es una de esas obras pero traducida a la realidad virtual: sobresaliente , sí, pero con una fórmula tan concreta en todo lo que hace, que si no encajas con ella, no hay nada que hacer. Esto se evidencia de primeras en la narrativa, porque antes de seguir, confirmo que BONELAB, al igual que su predecesor, tiene una campaña con una historia mucho más profunda y elaborada de lo que pueda parecer.

No obstante, al igual que se hace en la escuela de Miyazaki, lo que el juego te quiere contar no está, ni mucho menos, expuesto a simple vista. Para empezar, hay que aclarar que todo el universo que rodea MythOS, el metaverso en el que transcurren los acontecimientos de este título, se expande por varios títulos: Duck Season, el primer título de Stress Level Zero, lanzado en 2017 y Boneworks.

Una campaña con todo tipo de situaciones, a cual más loca

  • BONELAB
  • BONELAB

Así pues, si este es el primer juego del estudio en el que vais a entrar, enterarse de algo va a ser casi misión imposible. Incluso si no lo es, entender la narrativa es muy complejo y a aparte de lo ambiental, sólo unos pocos documentos nos apoyarán con cierta información con la que encajar las piezas. Además, el título llega completamente en inglés, lo que dificultará las cosas a aquellos que no dominen mucho el idioma. 

Por otro lado, la campaña, de unas 4 o 5 horas de duración, es más amable con el jugador que en la de su predecesor. Si bien es cierto que es bastante más corta y menos ambiciosa a la hora de plantear puzzles  -lo cuál me ha decepcionado ligeramente- se agradece que sea mucho más clara en cuanto a qué hacer en cada momento.

Eso sí, las situaciones que viviremos en el transcurso de la misma son de lo más variadas y, aunque la calidad de algunos niveles es un tanto irregular, nos divertiremos mucho. Pasaremos por instalaciones, zonas de temática medieval, un parque de atracciones ambientado en una mina, un circuito de karts y hasta la luna. Aunque lo que más claro queda al terminar la campaña -y parece ser la intención del estudio- son las infinitas posibilidades que puede ofrecer BONELAB tras finalizar la historia principal.

Análisis de BONELAB | Avatares, combates cuerpo a cuerpo, parkour, shooter…tenemos de todo

BONELAB
Conducir el kart es muy divertido, pero no es apto para los sensibles a los mareos, sobretodo si volcamos.

Pese a querer contar algo, la «chicha» de este juego se encuentra en todo lo que podemos hacer y, especialmente, todo lo que se podrá en el futuro. BONELAB es un título concebido desde el primer momento para que la comunidad pueda publicar contenido creado utilizando las herramientas del juego, prácticamente infinitas. De hecho, algunos niveles de la campaña están claramente diseñados como ejemplo de lo que algunos jugadores podrán crear. Por ejemplo, el circuito de carreras -todo un homenaje a Mario Kart-, se encuentra accesible una vez desbloqueado desde la sección de mods.

Ahora mismo, dicho nivel consiste únicamente en dar 3 vueltas solos. Pero con el trabajo de la comunidad, eventualmente podríamos llegar a tener un juego completo de karts dentro de BONELAB. Esto se traduce en todos los apartados del juego. ¿Quieres crear un título centrado en plataformas y parkour? Puedes, porque funcionan de maravilla. ¿Quieres crear un shooter? También, y de hecho, las físicas de las armas y el gunplay de BONELAB son de lo mejorcito que he disfrutado en VR. 

Ser más fuertes, más rápidos, gigantes o diminutos, todo es posible aquí

BONELAB
Análisis de BONELAB | Con algunos avatares podremos tratar a los enemigos como si fueran monigotes indefensos.

Otra de las novedades de este juego son los avatares. Se trata de una serie de personajes con distintas capacidades físicas en los que podremos transformarnos en cualquier momento con un accesorio colocado en nuestro antebrazo. La peculiaridad de esto, es que no tienen unas estadísticas prefijadas, son sus proporciones las que le otorgan sus virtudes y defectos.

Por ejemplo, si somos una ninja tendremos gran velocidad y capacidad de salto porque nuestro tren inferior -como el de Chun-Li- es mucho más potente que el superior. Si por el contrario escogemos al pesado -una mole metálica-, podremos lidiar con los enemigos como si fueran trapos, pero saltar o escalar por los escenarios será prácticamente imposible.

Mucha diversión a costa de un desafío nulo

Es increíblemente divertido experimentar todo tipo de cosas y situaciones con los distintos avatares y, de hecho, dar una segunda vuelta al juego comenzando con la posibilidad de seleccionarlos todos desde el principio, es casi una obligación que cambia nuestra forma de afrontar la campaña. No obstante, esto tiene un punto negativo y es lo ridículamente fácil que resulta superar cualquier enfrentamiento. En Boneworks echaba en falta cierto desafío, ya que muchos enemigos son una especie de “zombis” a los que abatir con armas de fuego o incluso cuerpo a cuerpo no tiene dificultad alguna. Y si bien es cierto que hay un par de enemigos que disparan, son muy fáciles de abatir ya que no recurrirán a coberturas ni harán por esquivar nuestros disparos.

BONELAB
Recargar las armas en BONELAB es tremendamente inmersivo, ya que notaremos el contacto de los cargadores y nuestras propias manos en ellas.

Para colmo, si la cosa se nos complica, podemos cambiar a nuestro avatar metálico y prácticamente seremos indestructibles. Ojalá en próximos títulos, el estudio se anime a crear enemigos más desafiantes para poder aprovechar el sobresaliente sistema de combate cuerpo a cuerpo y disfrutar de unas armas de fuego que da gusto disparar y recargar. Por concluir, estamos ante un videojuego que puede ofrecer infinitas horas de diversión, pero que también exige que el jugador sea lo suficientemente creativo como para exprimir todo lo que ofrece.

Por último, es justo aclarar que unas físicas tan ambiciosas pueden volverse un poco locas ocasionalmente y experimentemos algún comportamiento que no queramos, aunque ocurre de forma puntual. Con todo esto, si estáis buscando un juego que se centre en dar una experiencia narrativa lineal, entendible y con todo mascado, tendréis que mirar a otro lado.

Análisis de BONELAB | Uno de los juegos más potentes nativos para Quest 2

BONELAB
Análisis de BONELAB | También podemos ser este gigante que parece sacado de un Dark Souls.

Debo reconocer que me ha sorprendido muy positivamente el nivel de BONELAB en su versión nativa para Meta Quest 2. Boneworks ya era uno de los más potentes gráficamente en el catálogo de Realidad Virtual y esta nueva entrega es incluso superior en su versión de PC. Con esto en mente, es impresionante el trabajo que han hecho para adaptar el título a la plataforma de Meta. Los recortes gráficos no son para nada escandalosos, limitándose a bajar un punto la calidad de algunas texturas y prescindir de algunos elementos como las sombras en tiempo real.

BONELAB se mueve además de forma muy fluida, con muy pocos puntos en los que haya percibido alguna bajada en la tasa de fotogramas, aunque existe una excepción. Si nos adentramos en el modo sandbox, donde podemos crear cualquier cosa y comenzamos a crear enemigos de forma descontrolada, veremos como los fotogramas bajan hasta lo injugable. También hay que aplaudir lo rápido que arranca el juego y la brevedad de todos los tiempos de carga, muy inferiores a los que he experimentado en PC -aunque esto puede variar en función de vuestra máquina-. De hecho, si compráis el juego en la tienda de Quest, tendréis acceso a ambas versiones, así podréis comparar.

Una banda sonora de lujo para acompañar todas nuestras locuras

BONELAB
Análisis de BONELAB | Esta captura es de la versión de PC. Aunque en Quest tiene una calidad excelente, generar tantos NPCs hará que las gafas se saturen.

Michael Wyckoff firma una banda sonora a la que me siento en la obligación de dedicarle unas palabras en exclusiva. Ya me enamoró en la anterior entrega, donde sus composiciones sintéticas acompañaban la acción perfectamente. Incluso en algunas zonas podíamos disfrutar de melodías corales que magnificaban lo que se presentaba ante nuestros ojos. En BONELAB, como casi todo, la banda sonora ha ido un pasito más allá.

Las melodías son excelentes, introduciendo algunos temas vocales que transmiten exactamente lo que el juego quiere a través de lo que estamos viendo. La canción de la luna, comedia que irremediablemente nos invita a reírnos y echar el rato haciendo todo tipo de tonterías o la del nivel del kart, puro fan-service otaku. Aunque hay otros puntos que tendréis que descubrir con las gafas puestas para entenderlos: la primera vez que llegamos al HUB y nos sorprenden con el tema «Would You Even Know» o especialmente, «The Grand Journey» en el nivel «Home», un disparo directo al corazón.

Análisis de BONELAB | Un videojuego destinado a ser infinito y del que no no puedo parar de disfrutar

BONELAB
Poder mirar nuestro planeta desde la luna, es una de esas experiencias que sólo nos puede ofrecer la Realidad Virtual.

BONELAB es uno de los mejores juegos de Realidad Virtual que he jugado jamás. El nivel al que ha exprimido Stress Level Zero esta tecnología es difícil de creer hasta que no te pones el visor y te sumerges en el metaverso de MythOS. Un título al que solo puedo echarle en cara haber bajado la longitud y ambición de su campaña, una dificultad casi inexistente y no estar localizado al español. También debo advertir a los que seáis sensibles a mareos, que en este juego encontraréis un par de niveles que probablemente os resulten imposibles de digerir.

Si no teméis la cinetosis y buscáis un título que exprima al límite las posibilidades de la Realidad Virtual, no hay opción mejor que BONELAB. Además, tal y como está concebido el título, es virtualmente infinito; contando desde el momento de su salida con todas las herramientas y el apoyo por parte del estudio para que la comunidad cree cualquier cosa imaginable. Con una versión impecable para Quest 2, sólo puedo deciros que tras decenas de horas en BONELAB, únicamente he rascado la superficie de todas sus posibilidades y no puedo dejar de fantasear y sentirme como un niño esperando el próximo día de reyes. Esto es la auténtica Realidad Virtual. 

Valoración juego - indispensable
  • Un juego con campaña y decenas de horas de contenido adicional de salida, infinito en un futuro gracias a los mods.
  • La versión de Quest 2 es sobresaliente a todos los niveles.
  • Las mejores físicas que existen en Realidad Virtual, aunque a veces hagan alguna cosa rara. 
  • La banda sonora.
  • La campaña es más corta y menos ambiciosa que en Boneworks.
  • Los enemigos no suponen desafío alguno.
  • Completamente en inglés.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Subscribe
Notify of
guest

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments