We Stand On Guard – Review

24
0
Compartir

Cuando hablamos de los guionistas de cómics más exitosos e influyentes de los últimos años, es imposible que no se te pase obligatoriamente por la cabeza un nombre: Brian K. Vaughan. Y no es para menos, no por nada lleva varios años recolectando premios como si no hubiera un mañana con series como Saga o Paper Girls. Y es que si una cosa se le da muy bien a este hombre, es el buen tratamiento y desarrollo de los personajes de sus obras. Uno de sus últimos lanzamientos ha sido We Stand On Guard, obra de la que vamos a hablar hoy.

La serie empezó a publicarse en mayo del año pasado por la editorial amiga de todo el mundo, Image Cómics. Se lanzó como una miniserie de 6 números escrita por Brian K. Vaughan y dibujada por Steve Skroce (autor que ya trabajó con anterioridad para Marvel en varias series de la franquicia mutante). Dado el éxito en España que estaban teniendo las dos últimas series de este autor (Saga y Paper Girls), a Planeta Cómic no le tembló el pulso a la hora de anunciar esta nueva miniserie en formato grapa. Todos nos preguntábamos: ¿estará esta nueva serie a la altura de sus predecesoras? Respuesta corta: no. Respuesta larga: no, pero…

La serie nos presenta un futuro en el que Estados Unidos ha invadido Canadá. La trama estará protagonizada por una joven canadiense que vio morir a sus padres por esta guerra y que decide alistarse a un variopinto grupo de extremistas que intentan acabar con los invasores. Durante los seis números, aparte de avanzar en la trama, iremos viendo flashbacks de la historia de la protagonista y su hermano desde que perdieron a sus padres, hasta como acabaron separados.

¿Queréis que os diga lo que esperaba de esta serie? La verdad es que no sabía que esperar, pero sí que esperaba algo del estilo de sus anteriores obras. Vaughan me prometía una extraña guerra y muchos robots gigantes. Y vale, sí, hay robots. Y molan. Admito que el trabajo de Steve Skroce aquí es fantástico. Pero Planeta me lo vendía como una obra de Vaughan. Esperaba un desarrollo de personajes complejo y cliffhangers finales que me dejasen con ganas de leer el siguiente número cuanto antes, como bien sabe hacer  Vaughan. Y sin embargo no he encontrado nada de eso. La obra no es mala, no es aburrida. Es muy entretenida, y el hecho de que sea corta la mejora. Es simplemente como la típica película de acción, que no nos ofrece nada nuevo, pero que nos entretiene durante una hora y media. Pero como decía, esto no es una obra de Vaughan. Es una obra de Skroce, que es el que se ha podido lucir con esos pedazo de robots y esos planos de la guerra en los que están pasando cosas allá donde mires. Esa violencia tan explícita y exagerada que llega a tener en ciertos momentos. ¿Por qué meterle un balazo en el pecho a alguien cuando puedes dibujar como le explota la cabeza o le parten por la mitad con un rayo láser?

En definitivas cuentas. We Stand On Guard es una obra muy ligera para pasar un buen rato en el que no te apetece pensar y solo quieres ver cosas grandes destruyendo todo a su paso, y en el que la auténtica estrella es Skroce. Si no fuese por los dibujos que se ha marcado en esta obra, la trama no se habría mantenido en pie de ninguna manera.