The Walking Dead se estrella con el 8×02

65
0
Compartir

The Walking Dead enamora y rompe corazones a partes iguales. Esta vez sus altibajos no han tardado en hacerse evidentes.

Si formáis parte de la audiencia de esta serie, ya sabréis de lo que os hablo. Impresionantes capítulos dignos de admiración… Y una gran cantidad de otros que nos hacen replantearnos si merece la pena seguir adelante con los zombies. A pesar de los intentos por parte de AMC de que esta octava temporada fuera diferente, parece que no lo han conseguido.

Según confirma Deadline, el segundo episodio de esta nueva entrega, emitido el domingo 29 en AMCse tuvo que conformar con 8,92 millones de espectadores y un rating de 4.0 entre adultos de 18 a 49 años. ¿Qué significa esto?

Estos datos se coronan como los más bajos registrados por The Walking Dead desde hace cinco años, desde el final de la segunda temporada. Recordemos aquel 18 de marzo de 2012, día en el que se emitió el penúltimo episodio y cuando la serie registró una audiencia de 8,99 millones. En aquel momento la ficción se anotó un tanto importante pues sus números no llegaban a superar los 8 millones de espectadores. Sin embargo, en la actualidad, con la séptima temporada, la serie venía reuniendo en torno a 12 millones, aunque el número fue bajando hasta  los 10 con cada episodio.

Ahora, en comparación con Mercy, el capítulo que servía de estreno para esta octava temporada, The Damned (el segundo capítulo) ha sufrido un descenso del 22% de audiencia. No hay que olvidar que ese día la ficción de AMC lo tenía bastante difícil pues el domingo fue una noche complicada en la televisión estadounidense, ya que The Walking Dead tenía que enfrentarse a Sunday Night Football y al quinto partido de las World Series.

Sin embargo, también es importante tener en cuenta que los fans no perdonan. Y es que las flaquezas de The Walking Dead la han llevado a ir perdiendo fieles poco a poco. El episodio 8×01 ya supuso una caída con respecto a los datos que la ficción había acumulado en el comienzo de la séptima entrega: 11,4 millones de televidentes, un 33% menos, frente a los 17 millones del 7×01.

Que estos datos no os alarmen, The Walking Dead sigue siendo una de las emisiones más fuertes de la televisión, pero bien harían sus responsables si buscaran un solución a sus problemas narrativos o, quizá, los números sigan decreciendo.