¿Qué? ¿No te gusta el anime de ‘Ataque a los Titanes’?

Sí, no me gusta el anime de 'Ataque a los Titanes'. Sí, prefiero el manga.

1371
0
Compartir

Ataque a los Titanes vs. Ataque a los Titanes

¡Hola, muy buenas!

Hoy traigo a colación un tema ciertamente… polémico. Sí, creo que polémico es el término más adecuado para describir esta entrada. Nuevamente —seguro no soy el único que se ha percatado—, y en los últimos días, me he fijado en una cosa: Ataque a los Titanes se ha vuelto a instaurar como uno de los animes de moda. Allá por donde vaya, ya sea Facebook, Twitter o Instagram, no hago más que ver grandes alabanzas a los titanes y sus víctimas.

Ciertamente, considero a Ataque a los Titanes como una gran serie, o la consideraba. El manga, por un lado —a excepción de las últimas sagas y el rumbo adoptado— me parece realmente bueno. El anime, por otra parte, no tanto. De hecho, no me gusta el anime. Nunca me ha convencido, y es muy posible que nunca lo haga. Respeto, obviamente, a toda aquella persona que guste de la versión animada; para gustos, colores, como se suele decir.

¿Por qué no me gusta el anime de Ataque a los Titanes?

Ataque a los Titanes
Manga y anime generan una tensión muy distinta

En primer lugar, la paleta de colores. Ataque a los Titanes es una serie —a mi parecer— oscura. Si observamos el manga, los vestigios del miedo y el insomnio son muy palpables en todos los personajes. El trazo es sucio, los ojos están carcomidos por las ojeras y las expresiones faciales siempre reflejan tensión. El anime, por otro lado, emplea una amplia gama de colores. Recordando aquellas enseñanzas de cuando era niño, no puedo evitar sentir que se emplean demasiados colores cálidos. El marrón, el rojo y el amarillo predominan. Trasmiten una extraña sensación de tranquilidad, no me genera incomodidad. Los fríos, por su lado, están presentes, pero de forma armoniosa. El trabajo es envidiable, es muy bueno, pero me parece inadecuado.

Considero que Ataque a los titanes debe ser una de esas series que nos hagan estar intranquilos. La tensión debe ser constante, y aunque es cierto que esta está presente, se diluye un poco con su colorida composición. Es el argumento, en este caso, quien hace fuerte a la serie. Eso, y que es muy gráfica. Vale, eso es un punto a favor. La serie no se corta un pelo, pero… Recuerdo, hoy día, cómo se volvió viral aquel titán cuyo rostro reflejaba simpatía. Esto me pareció un flaco favor a una serie que aspiraba a mucho, y que ha llegado a ser un verdadero coloso. Personalmente, y pese a todo, no me gusta. Que un titán se pudiese volver viral por ser kawaii me pareció… horrendo.

Fallos…

¿Recordáis —spoiler— cuando la madre de Eren está a punto de morir? El titán la agarra de la cintura y ella… ¡Mueve las piernas! Supuestamente, los escombros (corregidme si me equivoco) aplastaron sus piernas… Por otra parte, el reciclaje está muy presente. Asimismo, me decantó fervientemente por el manga debido a lo mencionado anteriormente: la tensión. 

… y manga

SnK
El trazo sucio, la expresividad, esa extraña sensación de miedo permanente…

Considero que Ataque a los Titanes debe ser una serie incómoda de ver. El manga, por un lado, me genera una extraña sensación en el estómago. No sabría decirlo bien, pero no me sucede eso con el anime. Veo la serie y sí, el argumento es bueno, la animación es brutal, pero… Nada, no despierta en mí la tensión y la pesadez del manga. En todo caso, siento que estoy viendo un manga de acción, y SnK no es un anime de acción al uso. Tal vez sea cosa mía, pero considero que la obra de Hajime Isayama esta trazada en pos de la introspección. El ser humano se enfrenta a su aniquilación y, aun en esas, sigue siendo repugnante. Las tres murallas nos muestran algunos de los peores aspectos del ser humano. La sociedad, a excepción de unos cuantos, acepta ser «ganado», tal y como dirían nuestros protagonistas.

Esa realidad no la veo tan fielmente reflejada en el anime. Las expresiones de miedo, terror, pánico, etc. pierden mucha intensidad ante lo colorido de la situación. Y no es solo eso, sino que, en muchas ocasiones, el argumento se hace un flaco favor a sí mismo a raíz de la animación. No he podido evitar sentir cómo, en muchos casos, la tensión del guion se diluía en favor de la calidad del trazo o el movimiento. Sí, es cierto que una buena animación es muy importante, pero… ¿Realmente Ataque a los Titanes ha llegado a donde está por su argumento? Sinceramente, creo que no. Creo que el anime ha llegado hasta donde está por ser tremendamente grotesto, por ser gráfico y despertar en nosotros esa sensación morbosa de ver a un ser humano ser devorado. El manga —recuerdo, es mi opinión— hace eso y más.

Lo esperpéntico

Shingeki no Kyojin

Ahora bien, no quiero decir que SnK sea un mal anime —para mí sí, pero eso no significa que lo sea—. Simplemente, lo que quiero decir es que no está a la altura de su versión original. Muchos han sido los que me han dicho que el dibujo les parece malo, que les desagrada… ¡Y de eso se trata!

El propio dibujo de Isayama busca lo esperpéntico al más puro estilo Valle-Inclán, salvando las distancias, claro está. Ahí es donde radica la gracia del manga, y donde el anime (desde mi punto de vista) pierde parte de esa magia. Tal vez haya sido un poco redundante en estas mis palabras, pero quería expresaros mi opinión y, al mismo tiempo, conocer la vuestra. Cualquier comentario, no dudéis en exponerlo, pues estoy abierto a ellos. Es más, me gustaría saber en qué estáis de acuerdo y en qué no. Sin más, me despido.

¡Un saludo!

[Total:0    Promedio:0/5]