Review: Yahari Ore no Seishun Love Come wa (2013)

67
0
Compartir

Título: Yahari Ore no Seishun Love Come wa

Demografía: Seinen

Género: Vida escolar, drama, comedia romántica

Compañía: Brain’s Base

Formato: Serie de TV. de dos temporadas de 13 capítulos

Fecha: 2013

Sinopsis

Hachiman Hikigaya es un solitario estudiante de secundaria con una cínica visión de la vida. Su principal objetivo es simple: no tener que trabajar ni relacionarse con nadie. Es antisocial e introvertido, y piensa que la felicidad de los demás es una pura mentira. La vida es simple, aburrida y sin sentido. Su profesora, tras observar su actitud, trata de enmendar su comportamiento. Es, a raíz de esto, que le obliga a entrar en el Club de Servicio Voluntario, donde conoce a Yukino Yukinoshita. Ella, al igual que Hikigaya, posee una particular visión de la vida para normal… Junto a Yui Yuigahama comienza su día a día, lleno de contratiempos y extrañas soluciones.

Valoración personal: mi comedia romántica juvenil está mal, como lo esperaba

Pocas series quedan mejor definidas por su título que Yahari Ore no Seishun Love Come wa Machigatteiru (traducción en el título de este apartado). OreGairu título alternativo es una serie de demografía seinen basada en las novelas ligeras de Wataru Watari (historia) y Ponkan8 (dibujante). Pese a ser considerada un simple anime de comedia romántica, bien es cierto que el trasfondo de su historia goza de una variedad de matices muy destacables. A decir verdad, nos encontramos ante una serie cuyo valor como comedia romántica no radica, simplemente, en el amor. Aunque no lo parezca, la amistad y las relaciones sociales normales— juegan un papel muy importante. Yahari Ore no Seishun Love Come wa es una serie, en resumidas cuentas, recomendable y entretenida.

Personajes: el gen antisocial hecho persona

maxresdefault

Hachiman Hikigaya, nuestro protagonista, es la más pura y simple expresión de la soledad. Aunque nos encontramos ante un personaje físicamente muy normal, y sin ningún tipo de habilidad especial… Bueno, Hikigaya, a decir verdad, es alguien de lo más particular. De hecho, es su esperpéntica manera de entender la vida, junto a su capacidad analítica, lo que hacen de él un personaje interesante. Hikigaya no tiene aspiraciones ni ilusiones, no tiene un verdadero deseo por el cual esforzarse. Además, vive porque tiene que hacerlo, y poco más.

Por otro lado, se encuentra Yukino Yukinoshita. Esta joven estudiante de secundaria comparte, en cierto modo, la personalidad de Hikigaya. Ella, por su parte, tiene una mentalidad mucho menos enferma que la de su compañero masculino. De mayor popularidad, entereza y seguridad, Yukino terminó cayendo en la soledad debido a la envidia del resto. Ella, a diferencia de Hachiman, no demuestra anhelar ese abandono social al que se encuentra sometida. Además, tiene un extraño y retorcido sentimiento de héroe: considera que está obligada a ayudar a los demás. La gente excepcional debe ayudar al resto y, como ella lo es, debe hacerlo.

En tercer lugar, se destaca la figura Yui Yuigahama. Esta jovial muchachita es todo lo contrario a nuestros dos protagonistas: alegre, cariñosa y amable. Es la viva imagen de la presión social: su forma de ser y actuar quedan determinados por la necesidad de ser aceptada. Pese a todo, esa actitud cordial es, realmente, parte de su esencia. Esta chica, sin ápice de maldad alguna, será la encargada de otorgar un punto de vista diferente al de nuestros dos protagonistas. Sin ella, probablemente, la atmósfera de Yahari Ore no Seishun Love Come wa sería tan pesimista que sería difícil de dirigir.

Yahari Ore no Seishun Love Come wa, un anime de carácter sociológico

yahari-ore-no-seishun-love-comedy-wa-machigatteiru

De la misma manera en que se nos presenta a nuestros protagonista, nos hacemos la siguiente pregunta: ¿Que interés puede suscitar Yahari Ore no Seishun Love Come wa? En primer lugar, su forma de observar las relaciones entre las personas. Esencialmente, nos encontramos ante un anime social que trata de revelar algunos de los pormenores de la psicología humana. Ciertamente, no se trata de ninguna clase de estudio especialmente complejo, pero no deja de resultar curioso. En resumidas cuentas, se nos está presentando un anime cuyo eje central es la introspección personal. Sus personajes, y sus determinadas taras sociales, serán el eje de la historia. Será Hikigaya, y su peculiar forma de resolver las cosas, la que más problemas y reveses generará a lo largo de la historia.

En realidad, Yahari Ore no Seishun Love Come wa cuenta con una gran variedad de personalidades. Además de nuestros protagonistas, existen otros tantos personajes secundarios de gran relevancia. El chico popular, el otaku, la delincuente, etc. son algunos de los roles que podemos encontrar. Estos personajes, lejos de lo que se pueda pensar, esconden mucho más de lo que muestran. OreGairu demuestra su potencial al demostrarnos que, tras cada persona, hay una personalidad. El chico popular no es, simplemente, una cara bonita, hay más cosas. Todas las personas tienen un lado oscuro, todos le temen a algo, todos tienen algo que no quieren revelar al mundo….

Conclusiones

Al final, todos tienen algo que quieren ocultar al resto

OreGairu es la serie perfecta para aquellos que buscan algo diferente pero que no se aleje demasiado de lo usual. A fin de cuentas, nos encontramos frente a una serie que aborda alguno de los tópicos más comunes del anime desde otra perspectiva. En cierto modo, parece que su autor quiera demostrarnos que, tras cada estereotipo, hay algo más.

Así mismo, los diferentes arcos argumentales están muy bien enlazados los unos con los otros. La vida escolar es el principal motor de esta serie, y es gracias a esta sencilla premisa que todo va sobre ruedas.

En último lugar, hay que destacar el trabajo de Brain’s Base y Feel. OreGairu fue producido por dos compañías diferentes en su primera y segunda temporada, pero apenas se notó. Ambas empresas lograron crear un anime de gran calidad de animación y dibujo. En resumidas cuentas, una serie de animación de lo más recomendable.