Review – Gran Hotel Abismo

234
0
Compartir

Hoy quiero traeros un cómic patrio, que ha sido lanzado en los últimos meses por la editorial Astiberri. Se trata de “Gran Hotel Abismo”.

Esta obra ha sido guionizada por Marcos Prior y dibujada por, el cada vez más famoso, David Rubín. Astiberri nos trae una preciosa edición de la obra en formato apaisado.

Antes de que esta obra fuese publicada, el dibujante David Rubín, fue expulsado de Facebook mientras patrocinaban el cómic para su próximo lanzamiento, por haber subido un dibujo de un pene (ejem… ejem…). Debido a su expulsión no pudo patrocinar lo suficiente la obra, pero gracias a la polémica que causó en el resto de redes sociales, criticando la decisión de Facebook, la serie consiguió mucha más publicidad de la que esperaban, convirtiéndose en un éxito de ventas.

Antes de empezar a meternos en materia, y como ya avisé en la anterior entrada de Los mejores cómics de 2016, esta no es una obra para todo el mundo. Si eres una persona joven, que se encuentra en una etapa de su vida en la que solo busca el entretenimiento, esta no es tu obra. No es por excluir, ni menospreciar a ciertos sectores. Cuando tengas cierta edad y mentalidad, podrás volver a este cómic y disfrutarlo y entenderlo mejor.

“Gran Hotel Abismo” no nos cuenta una historia lineal, como suelen hacer la mayoría de las obras, ya sean cómics, novelas, cine, series… A lo largo de sus cuatro capítulos nos irá mostrando los distintos aspectos de una futura sociedad en el que el neolibralismo ha llegado al poder, y la ultraviolencia está muy presente en todas las clases sociales. A primera vista podríamos pensar que nos encontramos ante algo parecido a “V de Vendetta”, pero pronto nos daremos cuenta de que más que contarnos una historia con principio, nudo y desenlace, lo que quiere mostrarnos es, más bien, un sentimiento. Un sentimiento de rabia y enfado contra los poderes que nos gobiernan. Contra el consumismo. Contra el estado. En esta obra, los autores no nos enseñarán el desarrollo de varios personajes que luchan contra unos enemigos poderosos que gobiernan el país. En cada capítulo veremos como se siente la gente frente a estos poderes, que creen que deberíamos hacer y, finalmente, un final utópico de lo que nos gustaría que ocurriera. Un cómic perfecto para indignados, o para despertar ese sentimiento de rebelión, que todos tenemos anestesiado en nuestro interior.

Uno de los puntos fuertes de esta obra es su dibujo. David Rubín se encarga tanto del dibujo, como del entintado y coloreado. Rubín consigue dotar de fuerza y poder cada página y cada viñeta. Su dibujo consigue representar muy bien la fuerza y el movimiento, y el color dota de vida cada escena. Los splash page de este cómic son impresionantes y consiguen transmitir mucha información con una sola imagen.

Si todavía no tenéis regalo de Navidad para algún ser querido, esta podría ser una idea a tener en cuenta, y una de las grandes obras de este año.