Manga shōnen, ¿fin de ciclo?

Análisis sobre el posible fin de ciclo del manga shōnen y la nueva generación

2072
2
Compartir

¿El fin de una era? Manga shōnen

¡Hola, muy buenas!

Hoy vengo a hablaros de un tema acuciante y ciertamente controvertido: un fin de ciclo manga. Ahora bien, ¿de dónde proceden estas presunciones? El otro día, hablando con mi buen amigo José Luis Ibáñez, surgió a colación la siguiente duda: ¿No han terminado muchas series manga estos últimos años? ¿Cuántos están por terminar? Hubo un momento, inclusive, en el que nos preguntamos si no estábamos, irremediablemente, ante el fin de un ciclo. Hoy, principalmente, me enfocaré en el shōnen.

Ubiquémonos 

Shōnen

En primer lugar, me gustaría ubicar ese supuesto «ciclo» del que os quiero hablar. Naruto, Bleach y One Piece fueron considerados, por muchos años, como la triada del shōnen. Durante algún tiempo, incluso, llegué a escuchar referencias al más puro «las tres Ave María de la Shōnen Jump». Nombres aparte, bien es cierto que estos tres mangas dominaron el panorama durante mucho tiempo. No por nada, Shōnen Jump posee en su haber algunas de las series más populares del mercado.

Me gustaría, por otro lado, exponer una serie de datos para contextualizar las presentes líneas. Primeramente, y tras no menos de 15 años en publicación, Naruto (1999-2014) y Bleach (2001-2016) han terminado llegado a su fin; Boruto ha sido omitido de la ecuación al no tener tanta influencia como su predecesor. Por lo tanto, de la triada ya tenemos dos series fuera. One Piece —otrora contendiente, hoy sin una clara competición tan destacada— ahora gobierna con puño de hierro. Sin embargo, ¿cuántos años nos quedan de los mugiwara? Oda siempre ha dicho que quería hacer el manga más largo de la historia, pero está muy lejos de dicho objetivo… Y creo recordar que su editor llegó a decir que One Piece estaba al 70%. A ojo, y si cumple dichos plazos —cosa que dudo— está a unos 6 o 7 de años de terminar.

Kochikame y One Piece

Kochikame (1976-2016) entra, a raíz de esto, a colación. La obra de Osamu Akimoto es la más longeva de la historia del manga, y ha ejercido como «guía» de no pocos autores. Es posible que One Piece tome el testigo, y es posible que sea esta obra la que guie a las nuevas generaciones. Puede ser, y solo tal vez, que Oda sea el nuevo «guía» de los futuros autores shōnen. Sí, esta es una posibilidad, pero lo verdaderamente importante es que Kochikame ha llegado a su fin. La serie manga más larga de la historia del manga ha terminado… ¿Y cómo hemos de tomar esto? Tal vez como una señal. Puede ser que todo esto no sea más que una paranoia, pero es imposible no reflexionar sobre el tema.

Otros ejemplos principalmente shōnen

Shōnen

One Piece, Bleach y Naruto han marcado época, sin lugar a dudas. Indudablemente, y pese a todo, no han sido las únicas en hacerlo. Katekyō Hitman Reborn! (2005-2012) o Soul Eater (2003-1013) son ejemplos menos recientes, pero en realidad no es necesario irse tan lejos para encontrar otras menciones. Pandora Hearts (2006-2015), Ikki Tōsen (2000-2015) o Beelzebub (2009-2015) son claros ejemplos. Por cierto, no hablo en términos exclusivos de calidad, sino de influencia y popularidad.

Asimismo, estas tres series, junto a otras tantas como Claymore (2001-2014) marcaron un antes y un después. Bien es cierto que no todas ellas fueron tan longevas, pero si que fueron muy populares en Japón. Puedo poner más ejemplos: To Love-Ru y sus múltiples secuelas (2006-2017), Kami nomi zo Shiru Sekai (2008-2104), Rosario to Vampire(2004-2007) y su segunda temporada (2008-1014) Toriko (2008-2016), Kuroko no Basket (2008-2014), Akame ga Kill! (2010-2016), Diamond no Ace (2006-2015) o Assassination Classroom (2012-2016) son una muestra muy clara, y no son todos.

Muchas de estas series, que no todas, habían logrado hacerse un gran nombre en la industria. Akame Ga Kill! o Assassination Classroom, por ejemplo, han sido dos manga con una tremenda popularidad. Fueron, sin lugar a dudas, series que marcaron tendencia dentro de su género y demografía. La cosa —por suerte o por desgracia— no termina aquí. Si solo estuviese hablando de un gran número de mangas que han terminado, este análisis no tendría sentido. Os quiero hablar, en realidad, de las series que están por terminar.

Los grandes llegan a su final

Es posible que fuera de Japón no sea tan popular, pero Gintama (2003) es uno de los grandes del mercado nipón actualmente. La serie de Hideaki Sorachi es tremendamente popular, pero ya se ha confirmado que el manga ha entrado en su arco final. Otro grande, y de forma oficial, se marcha. Otro manga que ha entrado en su arco final es nada más y nada menos que Fairy Tail (2006), otro shōnen con gran influencia. Por otro lado, tenemos Jojo’s Bizarre Adventure (1987). Su autor, Hirohiko Araki, comentó tiempo atrás que su deseo era retirarse entre los 60 y los 65 años, aproximadamente. Hoy día, está a un mes de cumplir los 57. Su final no está tan cerca, cierto es, pero ya se puede ver el final del camino.

Asimismo, hay otras series de las que no se sabe nada, pero que empiezan a cantar. Si uno lleva al día el manga de Shokugeki no Sōma (2014), se dará cuenta de que un presumible final —con la siguiente saga— no es descabellado. D. Gray-Man (2004) se encuentra en una situación similar, y es muy posible que no haya terminado hoy día por la gran pausa a la que fue sometido.

Kuroshitsuji (2006) es otra serie curiosa cuyo final, aunque aparentemente lejano, podría estar más cerca de lo que parece atendiendo a sus últimas sagas. Kingdom (2006) también está en una situación parecida. Inclusive, Nanatsu no Taizai (2012) tiene una fecha límite aproximada. Nakaba Suzuki, su autor, inicialmente tenía planteado un número máximo de 20 tomos. Finalmente, tuvo que ampliar sus estimaciones, y consideró que necesitaría de, al menos, 30 volúmenes. Actualmente, hay unos 25 volúmenes publicados.

Nuevas generaciones

Shōnen

Y luego está la nueva generación. Hunter x Hunter es un caso aparte, pues es una serie antigua muy intermitente. Su situación actual, además, es algo precaria. Saber qué va a suceder con el manga de Yoshihiro Togashi es, pese a todo, complicado. Comenzó en 1998, pero su continuidad, las pausas y su incierto futuro hacen de él una apuesta arriesgada. Lo mismo sucede con Berserk, serio candidato a reinar si mantiene la continuidad.

Por otro lado, existe una remesa de nuevos y muy grandes éxitos. Podemos hablar, en cierto modo, del comienzo de una nueva generación. My Hero Academia (2014) y One Punch-Man (2012) son dos claros ejemplos. Haikyū!! (2012), actualmente, es el spokon de moda, y parece que queda voleibol para rato. Hajime no Ippo, mi serie preferida, al igual que siempre, sigue ahí, a su ritmo particular. Hay más series, cierto es, mas he decidido mencionar solo unas pocas.

Ahora bien, al igual que considero a One Piece como posible guía del manga contemporáneo, no es el único. Al igual que lo hizo Dragon Ball en su momento, no lo hizo solo. One piece no es la excepción en ese sentido, pues Detective Konan, Golgo 13 Oishinbo llevan años haciéndolo a su modo. No podemos hablar, por tanto, de un solo guía, de una sola y clara influencia.

Conclusiones…

Voy a terminar el artículo de forma muy breve, y con una pregunta: ¿Creéis que estamos ante el final de una era? Yo, personalmente, creo que sí. De aquí a unos tres años, aproximadamente, es muy posible que todas esas grandes series que han marcado época terminen. En mi caso, me he criado con muchas de esas series. Creo, firmemente, que podemos hablar de fin de ciclo cuando no una, sino varias generaciones ven cómo van terminando esas series con las cuales crecieron. Este supuesto fin de ciclo no significa, ni mucho menos, un bajón en la calidad. Significa, simplemente, que es muy posible que los autores que nos han guiado durante estos años terminen sus series y se retiren, o empiecen nuevas obras. También es sinónimo de una nueva oleada de sangre nueva, de nuevas ideas y pautas, etc.

Recordad que este artículo es completamente subjetivo.

¡Espero vuestras opiniones! ¡Nos vemos, y un saludo!


¡Actualización reciente! Parece que la idea aquí plasmada se reafirma lentamente. Recientemente, tal y como os hemos contado en la propia web, se ha confirmado que Fairy Tail está a punto de terminar. Parece ser que su final está más cerca, incluso, de lo que yo mismo esperaba. Dos tomos son lo que le queda a la serie, así que… ¡Otro grande que se va! La influencia de la obra es innegable, y dos tomos son no más de veinte capítulos. Si observo que la cosa mantiene el ritmo, os seguiré informado.

¡Nos leemos!

[Total:1    Promedio:5/5]