Los 10 momentos más siniestros del Joker

8623
0
Compartir

Los 10 momentos más siniestros del Joker

¡Os sorprendería lo siniestro que el Joker puede llegar a ser! Sus actos, en muchas ocasiones, son increíblemente macabros. A veces llegan a ser tan malévolos y perversos que resultan incluso agradables, ¿no creéis? A continuación os enseñaré 10 de sus momentos más siniestros en el mundo del cómic. No os extrañéis si esta noche tenéis pesadillas con él… ¡Disfrutad del espectáculo!

10. Provocando a Damian

¡Batman y Robin deben morir!, de Grant Morrison. Damian entra con una palanca en sus manos en una sala en la que se encuentra él, con intención de golpearle hasta… bueno, acabar con él. El Joker parece disfrutar con cada golpe, como si le encantara el sabor de su propia sangre. No deja de provocar a Damian para que le siga pegando. Damian está cada vez más sorprendido por sus actos Finalmente, le araña con veneno  en sus uñas; Damian cae al suelo, a su merced…. Afortunadamente, matar o dañar al chico no estaban entre los planes del Joker.

9. Contempla su rostro

Una de las escenas más famosas de la historia del Joker, es sin duda alguna también uno de sus momentos más siniestros. En La Broma Asesina, de Alan Moore, vemos como sale de las aguas residuales en las que cayó durante su desafortunado encuentro con Batman y se quita la capucha roja, contemplando su horrible cara desfigurada por los residuos químicos en su reflejo. Finalmente, enloquece de una forma muy impactante, y nos deja una imagen muy difícil de olvidar.

8. Y… y se cortó su propia lengua

En el cómic Batman R.I.P, de Grant Morrison, Batman y el Joker tienen una conversación antes de pelear entre ellos. Como de costumbre, todo aquello que dice el Joker muestra todos sus signos de locura (que no son pocos), pero a eso ya estamos acostumbrados. Lo realmente impactante es que, de repente, ¡el Joker agarra una de sus cuchillas y se corta su lengua por la mitad! Y, lo que aún lo hace más impactante, ¡parece disfrutar con ello! Ni siquiera se queja. Sigue hablando como si nada hubiera ocurrido.

7. ¿Muerte a sangre fría? Sí, por favor

En el cómic All Star Batman & Robin: The Boy Wonder, de Frank Miller, una chica se levanta de su cama y el Joker está mirando por la ventana (se da a entender que hicieron el amor). El Joker empieza a decir cosas extrañas, como ahora “Te amo… a mi propia y extraña manera” y, a continuación, estampa a la chica y empieza a ahogarla, disfrutando con cada gemido de ella. Finalmente acaba con la joven, deja su cadáver tirado, se viste, y simplemente se larga…

6. Un disparo a Sarah Gordon

En los cómics de Tierra de Nadie, el Joker secuestró a un montón de bebés indefensos con intención de acabar con sus vidas. Sarah Gordon entonces intenta impedirlo y acaba siendo asesinada por el este, que le dispara en la cabeza. A continuación, Joker deja el cadáver sangrante de la esposa de James Gordon en el suelo, con todos los bebés a su alrededor, y se va como si nada hubiera ocurrido. Es increíblemente macabro, ¿no creéis? es decir, ¡son bebés!

5. Toc, Toc

Citando de nuevo a La Broma Asesina, de Alan Moore, hay una escena en particular (y también todo lo que ocurre tras esa escena), que sin duda nos deja los pelos de punta. El Joker de repente pica a la puerta de casa de James Gordon y abre su hija, Barbara. El Joker está observándola, con una pistola en la mano y una terrorífica mirada y, sin decir nada, dispara contra Barbara. Barbara entonces cae al suelo, y el Joker la desnuda y empieza a sacarle fotos mientras sus hombres pegan a James Gordon. Ese momento marcará para siempre a Barbara (quién acabará sintiendo un odio hacia el Joker, y también cierto miedo hacia él) y a su padre.

4. La muerte de Jason Todd

En el cómic de Una Muerte en la Familia, de Jim Starlin, Jason Todd (el segundo Robin) es traicionado por su propia madre, quien le deja a merced del Joker. El payaso entonces, con una palanca, comenzó a pegar a Jason Todd sin descanso alguno, hasta dejar al joven completamente destrozado. A más a más, luego ató a tanto Jason como a su madre dentro de una sala cerrada, y colocó una bomba al lado. Ambos murieron, y la muerte del joven marcó para siempre a su mentor, Batman.

3. ¿Quién necesita cuello?

En El Retorno del Caballero Oscuro, de Frank Miller. Batman parece romper el cuello al Joker en una brutal batalla entre ambos, pero tan sólo le dejó paralítico. El Joker entonces oye sirenas, y decide terminar de romper su propio cuello para que así culpen a Batman de su muerte. La increíble risotada que el Joker suelta al compás del crujir de su cuello es algo definitivamente inolvidable.

2. Te sobra piel…

En el cómic Joker, de Brian Azzarello, el Joker le arranca la piel a uno de sus hombres (que anteriormente le había traicionado) en un club de striptease,  y le expone en el escenario. Ahí no termina su locura, si no que además el Joker le pega  un dolar al tipo en su culo sin piel. Sin duda alguna, eso es algo bastante desagradable. Es digno de mencionar que en el cómic también entra en casa de unos pobres ancianos y mata a ambos a cuchilladas. Además, se tumba en la cama entre ambos cadáveres. Esa es otra escena bastante impactante.

Y la última… (redoble de tambores)

1. Poker face

En los nuevos 52, en el cómic La Muerte de la Familia, el Joker (ya, para empezar, sin cara) consigue atrapar a todos los miembros de la batfamilia, y les pone a todos en una gran mesa (estando Batman sentado, despierto). Todos los miembros de la batfamilia llevan un vendaje en la cara y tienen un plato en frente. Cuando abre los platos, en cada uno está la cara del que está sentado delante. Batman cree que el Joker realmente ha hecho esa barbaridad y ha cortado sus caras, pero todo luego resulta ser una broma orquestada por este. Aún siendo una broma, esa escena en la que los platos se abren y todos contemplan su supuesta cara cortada merece, sin duda alguna, el primer puesto en esta lista.
El Joker