La OMS incluye la adicción a los videojuegos como enfermedad mental

La OMS ha decidido renovar su clasificación de adicciones y considerar la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental

436
0
Compartir

Trastorno del juego y enfermedad mental

Tras años de debates y revisiones por parte de la organización mundial de la salud, la adicción a los videojuegos y a las tecnologías tiene ya su última actualización en el ICD (international classification of diseases).

Definición de trastorno del juego

Según esta última clasificación, la número 11 para ser exactos, la OMS define trastorno del juego como:
“Trastorno caracterizado por un patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente, que puede ser online u offline, manifestado por:
1) control deficiente sobre el juego (por ejemplo, inicio, frecuencia, intensidad, duración, finalización, contexto)
2) prioridad creciente dada a esta actividad en la medida en que los juegos prevalezcan sobre otros intereses de la vida y las actividades diarias

3) la continuación o escalada de los juegos a pesar de la ocurrencia de consecuencias negativas.”

Logotipo de la organización mundial de la salud (OMS)
“El patrón de comportamiento es de suficiente gravedad como para causar un dolor significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional u otras áreas importantes. El patrón de comportamiento de juego puede ser continuo o episódico y recurrente.

El comportamiento de juego y otras características son evidentes durante un período de tiempo menor a 12 meses para que se asigne un diagnóstico, aunque la duración de la lesión se puede acortar si se cumplen todos los requisitos de diagnóstico y los síntomas son graves “.

Desde el año 1992 los países del mundo comenzaron a considerar un problema grave y de crecimiento progresivo la adicción a los videojuegos, pero esto es algo que debemos tratar con cuidado.

¿Existe acaso una adicción al cine o a ver series reconocida como tal?

Esta claro que a muchos les parecería ridículo y seguro que más de uno ha pasado una tarde entera viendo capítulos de su serie favorita durante varias horas seguidas y no es ningún adicto.

Imagen de un jugador utilizada para hablar de la adicción a los videojuegos

Sería un error basar esta adicción simplemente en las horas que le dedicamos a los juegos o a la tecnología, en nuestra opinión requiere un análisis más profundo y detallado.

Si bien es cierto que los videojuegos tienen componentes adictivos en sus mecánicas, sobre todo aquellos que incentivan las horas de juego de manera exagerada, estos componentes resultan mucho más adictivos a los niños que a los adultos, que por norma general distinguen estas mecánicas debido a la madurez mental que otorga la edad.

Este punto es muy interesante, ya que en muchas ocasiones los usuarios menores que no han tenido ningún tipo de limite y de control por parte de los padres son los que acaban presentando este tipo de problemas. Por esto mismo debemos entender que el problema muchas veces reside en los propios adultos y en la responsabilidad que tienen con sus hijos.

Dicho esto, el siguiente punto es distinguir entre diversión sana y responsable y adicción. Para mucha gente los videojuegos suponen en si mismos una adicción, un estigma a veces casi tan fuerte como el que se tiene con la ludopatía u otros trastornos mucho más severos. 

El momento en el que los videojuegos, como cualquier otra actividad (si nos ceñimos a la definición de la palabra adicción) se convierten en un problema es cuando dejamos de hacer las actividades básicas de la vida diaria y las abandonamos por jugar. El ejemplo más claro podría ser dormir, pero hay otros muchos factores como el trabajo, la vida familiar, los estudios o las relaciones sociales que pueden verse afectados por esta adicción.

Por tanto parece muy fácil culpar a los videojuegos, pero el verdadero problema podría ser de las empresas que diseñan conscientemente estos elementos adictivos en los videojuegos unido a la falta de educación hacía los jugadores en cuanto a hacer un uso responsable de los mismos.

Viñeta utilizada por algunos medios para hablar de la adicción a los videojuegos

Todos hemos visto a padres que permiten que sus hijos jueguen sin ningún control porque así “están entretenidos” y “no molestan”. Esto junto con lo mencionado anteriormente podría establecer las bases para generar una dependencia de los videojuegos.

La OMS en esto tiene un papel importante para educar y hacer un uso correcto de los videojuegos

Por último nos gustaría señalar que, como cualquier otra cosa, de forma abusiva, en exceso y sin mesura, los videojuegos pueden resultar perjudiciales para la salud. Como cualquier otra herramienta pueden llegar a ser muy beneficiosos si hacemos un uso correcto de los mismos.

Todos tenemos cierta responsabilidad en el uso que hagamos de ellos y debemos disfrutarlos como lo que son, una actividad de ocio y entretenimiento que para muchos forma ya parte de sus vidas.
[Total:2    Promedio:5/5]