La loba y la niña, Henri Loevenbruck

119
0
Compartir

Hace unos años TimunMas nos trajo desde Francia la trilogía La Moira, de Henri Loevenbruck. Hoy reseñaremos el primer libro de esta saga de fantasía medieval: La loba y la niña.

Título: La loba y la niña. La Moira I
Autor: Henri Loevenbruck
Editorial: TimunMas (2007)
Género: Fantasía

Henri Loevenbruck…

De ascendencia alemana y austriaca, Henri Loevenbruck nació en París en 1972.

Estudió en Francia y en Inglaterra desde la infancia, licenciandose en música y periodismo en la Soborna. Su primera novela fue publicada en 1998 bajo el pseudonimo de Philippe Machine, sin embargo es su trilogía La Moira la que le da fama de autor, vendiendose todas las ediciones y más de 300.000 ejemplares. Fue además traducida a doce idiomas.

Henri Loevenbruk

Después de aquello se didicó a componer canciones para grupos de rock parisinos, ademas de música folk para el albúm Molly Mallone de su amigo Renaud Séchan. En los años 90 grabó un LP en colaboración con Vicent-Marie Bouvot. En esa época también fundó la revista Science Fiction Magazine, lo que le da aún más fama.

También es autor de novelas thriller e historicas, como El testamento de los siglosLa navaja de Occam, o Las catedrales del vacío.

En 2011 fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras.

La loba y la niña…

La loba y la niña cuenta tres historias que se entrelazan. Por un lado, tenemos a Alea, una joven huérfana que encuentra un cadáver enterrado a las afueras de Saratea, ciudad donde malvive. El cadáver lleva consigo un caro anillo que Alea roba, mediante el cual hereda unos extraños poderes que muchas Ordenes poderosas están buscando.

Por otro lado está Imala, una solitaria loba blanca a la que no le queda más remedio que abandonar su manada en busca de una mejor vida. En su camino se cruzará con un Vertical (así llama a los humanos) en el que deberá aprender a confiar.

La última historia es la los tuazuanos, los antiguos habitantes de Gaelia, país de Alea, quienes han vuelto para reclamar lo que es suyo por derecho historico.

En el momento en el que Alea encuentra el poder del anillo, debe escapar de Saratea, pues la buscan para matarla. En el camino se encontrará con un bardo del que pronto se hará amiga, y un druida que la querrá llevar a toda costa hasta los demás miembros de su Orden. Las intrigas que allí encontraran, los soldados que la persiguen y los guerreros de un poderoso enemigo, Maolmorda, harán de su vida una cacería constante en la que ella siempre es la presa.

En mi opinión…

Al leer por primera vez La loba y la niña me di cuenta de que realmente no sabía si estaba leyendo una novela fantástica para niños (al estilo de El Hobbit o Corazón de Tinta, por poner algún ejemplo), o una novela más adulta, más bien destinada a adolescentes y adultos que aún disfrutan con auténtica pasión las historias de magos, druidas, dragones y héroes profetizados. No puedo decir que esto sea una ventaja ni una desventaja, solo algo que a mi como lectora me desconcerto en un primer momento. Quizá porque sí esperaba una novela adulta, y encontre una mezcla que no sabía muy bien como catalogar.

Entrando en detalles con la narración, Henri Loevenbruck construye su novela con, para mi gusto, demasiados puntos y seguidos (¿quizá algún error de traducción?), dando la sensación de estar leyendo algo demasiado esquematizado y con saltos en la historia. Si bien es verdad que se compensa con alguna que otra oración con una belleza especial, se echan de menos más de una subordinada que le de ritmo a la narración.

La loba y la niña puede considerarse una preparación, una presentación de todo lo que esta por venir en la isla de Gaelia, que se desarrolla y finaliza en los siguientes dos libros: La guerra de los lobos La noche de la loba.

El mundo en el que está ambientado recuerdaba de una manera muy poco sutil a la isla de Irlanda, donde las peleas entre los Druidas y unos cristianos con afán de proselitismo, no hace más que acrecentar esa semejanza.

Mapa de Gaelia

Pero no todo es tan negativo. La historia en sí es entretenida y se disfruta con facilidad. Al acabar la novela querrás leer más sobre Alea, Imala y la isla de Gaelia, eso es seguro.

Puntuación: 7/10