‘Killing Bites’: análisis episodio 3

Análisis del tercer episodio de Killing Bites

723
0
Compartir

Killing Bites episodio 3: «No tengo capacidad de rendirme»

¡Buenas! La plataforma de vídeo Amazon Prime Video emitióel tercer episodio de Killing Bites, y yo vengo a traeros el análisis de dicho episodio. Sin enrollarme mucho más, comienzo con ello.

Resumen del episodio

Killing Bites

Una petición… especial

El episodio comienza con un breve resumen de cómo son los Killing Bites, y en qué consisten. Tras eso, se pueden ver a 2 chicas vestidas con atuendos llamativos, siendo fotografiadas por decenas de personas. El motivo es el siguiente: nuestros protagonistas son seguidos por la mujer guepardo, Eruza, la cual está vigilando a Hitomi para que no se meta en problemas antes del Destroyal. Yūya, al ser el guardián de Hitomi, se ve obligado a llevar a las 2 jovenes al club al que pertenece. Los demás miembros ven ese gesto como una ofensa hacia ellos, por lo que, como señal de disculpa, las chicas tienen que hacer cosplay con parte de su transformación activa. Eruza acepta, pero Hitomi tiene que ser chantajeada por esta para realizarlo.

Killing Bites

Yūya se ve inmerso en un complot entre su club, el de fotografía y el de cine para obtener fotos suculentas de 2 chicas guapas. Una vez vestidas, se ven inundadas por decenas de cámaras para inmortalizar ese momento. En un primer momento, Hitomi está descontenta con esa idea, pero a medida que pasa el tiempo, comienza a disfrutarlo.

El reencuentro

Killing Bites

Tras un intenso día, Yūya regresa a casa, después de que Hitomi y Eruza fueran a tomar algo juntas. Al entrar en su casa, se encuentra frente a frente con alguien bien conocido por él. El león había vuelto. Asustado por la inesperada visita, teme por su vida, pero el león no estaba solo. Le acompañaba la hija del jefe del zaibatsu Mitsukado, Yoko Mitsukado. Su intención es informar a Yūya —al igual que hará Eruza con Hitomi— sobre los peligros del Destroyal. La respuesta de este será que seguirán adelante, y participarán en el evento.

La nueva incorporación

Killing Bites análisis episodio 3

Los participantes del Destroyal tienen que inscribirse con un equipo de 3. El equipo de Hitomi e Ichinosuke solo cuenta con 2 integrantes, por lo que se verán obligados a reclutar a otra persona. El problema es… ¿Quién participaría en un evento donde hay que combatir hasta casi la muerte? La respuesta es obvia. Todos a los que se lo piden rechazan, pero siempre queda el plan Z, una chica llamada Ui Inaba. Pero vuelve a surgir un problema, este todavía más grave. Ui es un conejo, y su ratio de victoria es negativo. Por eso y por su inexistente fuerza rechaza la petición, huyendo de la cafetería porque Hitomi la amenaza. Ya que la chica e Ichinosuke fracasaron al reclutarla, es el turno de Yūya para conseguir que se una a las filas del zaibatsu de Ishida.

El joven llega al parque donde se localiza, sentada en un banco, Ui. Después de invitarla a una bebida, la joven cuenta cómo obtuvo esos poderes, introduciendo así parte de su vida. Sin embargo, es interrumpida por un disparo proveniente del callejón trasero. Aparece en escena otra bestia, esta vez un lagarto que lanza sangre por los ojos como mecanismo para ahuyentar —aunque aquí lo usa para hacer daño—. Asustada, Ui corre, quedando atrapada en otro callejón, esta vez sin poder salir. Rescatada por Hitomi, y gracias a su poder recién descubierto de radar, descubren y vencen a la mujer lagarto escondida y a la otra. El ratel, con la condición de que digan que lo ha hecho todo Ui, las deja huir. Motivada por su primera victoria, la mujer conejo se une por fin a las filas del zaibatsu, y permite así la participación del equipo en el Destroyal.

Opinión del capítulo

Killing bites

Este capítulo me dejó con la miel en los labios. No llegó a gustarme tanto como esperaba, a pesar de que, como siempre, la animación y el diseño de personajes me encantan. El problema que le he visto es la poca acción que hay. En los capítulos anteriores era todo pura pelea, y en este, hasta casi el final, no hay nada que sea interesante y que llame la atención. Por lo demás, y cambiando un poco el tema, el diseño de los nuevos personajes me ha parecido muy bonito. El personaje de Ui es demasiado mono, y todavía más en su forma bestia. Por otra parte, el personaje de Akemi, el lagarto cornudo, es una pasada, centrándome sobre todo en las escamas de su cara y en los ataques que esta realiza.

En definitiva, un episodio bastante aburrido.

[Total:1    Promedio:3/5]