Primeras impresiones: ‘Fuuka’, esencia de drama

Drama, romance, música y... Sí, por desgracia, ecchi. 'Fuuka', una de las novedades de este invierno de 2017, es una serie con una historia madura y profunda, pero con mucho que demostrar.

248
0
Compartir

¡Seguimos con las novedades de la temporada de invierno!

¡Hola, muy buenas! Mucho me temo que, por desgracia, las clases, y los exámenes, están a la vuelta de la esquina. Las vacaciones de invierno llegan a su fin, mas no sucede lo mismo con una de nuestras mayores pasiones: el anime. La temporada de invierno de 2017 no ha hecho más que comenzar, y eso es algo que nos encanta; los diversos estudios nipones— de animación no conocen la palabra descanso. A raíz de todo esto, os presentamos, anteriormente, algunos de esos estrenos. Masamune-kun no Revenge, por ejemplo, fue una de las series que decidimos comentar.

Por otro lado, mi compañero Guillermo os estuvo comentando algunas de las series con mayor potencial de la temporada. Estas, por unas u otras razones, contaban con nuestro beneplácito. Una buena historia, un estudio experimentado o una banda sonora a tener en cuenta fueron, tan solo, algunos de los factores que se tuvieron en cuenta. Aunque es cierto que las opiniones podían ser dispares, dichas series estaban preparadas para destacar. Es posible, Fūka, o Fuuka, fue una de las series que os recomendamos, y será de la que os hable hoy.

Fuuka, un drama con tintes musicales

Fuuka

En primer lugar, he de destacar un detalle: actualmente, me encuentro sumergido en el manga, homónimo, de la susodicha serie. Ciertamente, considero que es un aspecto que debe tenerse en cuenta, pues me ha permitido tener una idea mucho más precisa de lo que nos ha traído el estudio Diomedéa. Si os soy sincero, este primer aspecto (estudio de producción) es algo que no me termina de convencer, pero… Sus últimos proyectos, en cierto modo, no escaparon de la criba de lo pasable. Por otro lado, también es cierto que su principal error, más que la calidad de animación, fue la historia. Podemos considerar, por lo tanto, que los precedentes de Diomedéa, en este respecto, no es importante.

Ahora bien, ¿por qué os estoy diciendo todo esto? Muy simple: Fuuka es un manga con una historia compleja y profunda. De buenas a primeras, y así sucede en su nuevo anime, es una serie confusa. Su autor, Kōji Seo, es un mangaka con experiencia. Análogamente, los guiños y cameos son una constante en sus compases iniciales. Yamamoto y Suzuka, de Suzuka, son los padres de nuestra protagonista. Yuzuki Eba, de Kimi no Iru Machi, por otro lado, ejerció como base para una de nuestras protagonistas. Son datos curiosos que nos ayudan a orientar, en cierto modo, algunas de las características tanto del autor como de la serie.

Precedentes

Seo es un autor netamente romántico y muy dado al drama. Ciertamente, Fuuka no es una excepción, pues es una historia triste y amorosa. Uno de sus mayores problemas del anime, así mismo, es el ecchi; el fanservice es un sinsentido demasiado gratuito. No es que sea un defecto fatal, pero sí que es algo innecesario. Esto, por suerte, no es un indice de mala calidad, ya que Fuuka es una historia argumentalmente fuerte, con inesperados giros de guion y una pizca de maldad, que nunca viene mal. El drama y el romance, principales pilares de esta nuestra serie del día, son una constante muy bien desarrollada.

Primeras impresiones

Fuuka

Vale, pero… ¿Y qué opinión te merece el anime de Fuuka? Es una buena pregunta, la verdad. En primer lugar, que se merece una oportunidad. Fuuka es una serie que, argumentalmente, posee buenos precedentes. Es, empero, un anime especialmente dirigido a los amantes del drama y el romance, pues no atisba otro tipo de géneros. Si eres de aquellas personas que prefieren la acción, la aventura o la comedia, por ejemplo, desistir no es una mala opción. Fuuka es de ese tipo de series enfocadas a un tipo de espectador muy concreto.

Pese a todo, sus dos primeros capítulos no dicen demasiado. A priori, parece una serie del montón y de trasfondo nulo. Es un engaño, mas es la impresión que genera de buenas a primeras. Nuestra protagonista femenina es, por otro lado, una extraña mezcla de tópicos y rarezas. Su personalidad es demasiado cambiante, y al principio es difícil de digerir. De hecho, si uno no conoce el manga, se verá repelido por sus primeros minutos. No es… llamativa, pero tiene algo. Solo el tiempo dirá, empero, si logra alcanzar el estatus de serie a destacar o si, simplemente, se queda en el intento.

La animación no está nada mal, ciertamente, pero tampoco es sobresaliente. Mis mayores ilusiones están en la fidelidad, pues el manga sí que es algo más interesante. Se trata, empero, de una serie sin desarrollar, con pocos capítulos y, en resumidas cuentas, con mucho que demostrar. Kōji Seo no es, precisamente, uno de mis autores preferidos, pero también es cierto que sus trabajos gozan de una popularidad bastante notable. Si has disfrutado de Suzuka o Kimi no Iru Machi, también lo harás con Fuuka. Una serie recomendable, de público específico y con giros de guion de lo más interesantes.