Impresiones actualizadas: ‘Clockwork Planet’, ‘Renai Boukun’ y ‘Re: Creators’

Impresiones actualizadas con los últimos capítulos de las mencionadas series

130
0
Compartir

Actualización: primeras impresiones

¡Hola, muy buenas!

Hoy quiero hablaros, nuevamente, de la temporada de primavera de 2017. Inicialmente, consideré que la presente temporada era… floja. Sinceramente, no esperaba mucho de los próximos estrenos y, en realidad, así lo sigo pensando. De las múltiples series que he tenido el placer, no han sido muchas las que han logrado engancharme verdaderamente. Entre otras, comencé la temporada con Clockwork PlanetRenai Boukun y Re: Creators. Asimismo, traté de presentaros las que habían sido mis primeras impresiones respecto a las mismas. Como muchos ya sabréis, o tal vez no, acostumbro, simplemente, a narrar mis primeras impresiones, y nada más. En esta ocasión he querido cambiar esto, y espero que sea un cambio a mejor. Hoy, por tanto, me dispongo a hablaros, brevemente, de cómo creo que han ido evolucionando mis tres primeras impresiones de la temporada de primavera de 2017.

Clockwork Planet, mi gran decepción

Impresiones actualizadas: Clockwork Planet

Siendo francos, el barco se ha hundidoClockwork Planet me pareció una serie potable, pero con potencial. Ciertamente, diseño y animación no eran nada del otro mundo, mas igualmente tenía esperanza; no todas las grandes series se han caracterizado por destacar en dicho aspecto. La desgracia, sin embargo, ha querido cebarse con mis expectativas. Los protagonistas, finalmente, han demostrado ser puro cliché.

Personajes y argumento que se deshinchan

Primeramente, Naoto, protagonista masculino de la serie. De buenas a primeras, su planteamiento me pareció muy original. Aunque algo fantasioso, tenía algo que lo podía hacer… especial. Desgraciadamente, al final ha demostrado ser un personaje excesivamente tópico y sin verdaderas motivaciones. Su modo de actuar —parece estar movido por la pasión— es simple libido y perversión mecánico-relojera muy mal encajada dentro del concepto del propio personaje. Por otro lado, Marie Bell Breguet, protagonista femenina, es una idealista sin razones. Su forma de proceder, y el propio concepto del personaje, cada vez están más forzado. Los últimos capítulos, además, no han hecho más que reforzar mi idea de que es un personaje sin fondo y demasiado rígido, mecánico y poco natural.

Probablemente, RyuZU —protagonista femenina, autómata y sirvienta, todo en uno— sea la única que se salve de la quema de brujas. Es, en cierto modo, el personaje más conseguido. Su diseño y personalidad encajan bien, y es la única que cubre la escena con verdadera intensidad. Halter, el cyborg al servicio de Marie, pasa sin pena ni gloria. Sus intervenciones no son nada del otro mundo, pero por lo menos son pasables.

Finalmente, el argumento… La ambientación, que en realidad me sigue gustando, pasa muy rápidamente a una especie de segundo plano supeditado a la acción de los personajes. El guion, asimismo, comienza a volverse predecible. Los dos últimos capítulos, aunque no parezca demasiado, le han dado una estocada cuasi fatal a una serie por la cual tenía muchas esperanzas. Espero, si vuelvo a escribir de Clockwork Planet, que la situación se haya revertido. Por desgracia, no creo que así sea. La serie, ahora sí que sí, me parece mala de verdad.

Re: Creators se mantiene por el buen camino

Re: Creators

Realmente, sobre Re: Creators y Renai Boukun no tengo gran cosa que decir. Sobre la primera, que está logrando mantener una buena línea en lo que a guion se refiere. Los primeros capítulos, quizá algo más confusos de lo que uno espera, poco a poco van adquiriendo una mayor claridad. Quedan, claro está, incógnitas varias por resolver, pero por el momento la cosa avanza a un ritmo correcto. Creo que mis expectativas iniciales, empero, tal vez fueron demasiado elevadas. La carencia de otras grandes series —he logrado encontrar otras tantas de mi agrado en esta misma temporada— me hizo, tal vez, sobrevalorar lo que tenía ante mis ojos. Igualmente, sigo pensando que es una buena serie que dará mucho de lo que hablar en el futuro. Por el momento, una serie notable con gran capacidad para llegar al espectador.

Renai Boukun, peligrosamente absurda

Renai Boukun

Renai Boukun conserva la esencia de sus primeros capítulos, aunque ha logrado desarrollar algunas premisas… interesantes. La serie, en líneas generales, sigue siendo mala, pero ahora tiene, por lo menos, una especie de hilo conductor que hace las veces de guion. Los personajes, antes sin mayor trasfondo, van adquiriendo forma, y eso se agradece. La mayor desgracia de esta absurda serie es que, lentamente, se ha ido acercando a los tópicos, y cada vez de forma más fuerte.

El ecchi, además, ha comenzado a hacer acto de presencia. Por el momento ha sido algo «testimonial», pero nada nos hace pensar que no se va a convertir en un común de la serie. Renai Boukun se mantiene en su línea, aunque mejora ligeramente en temas de argumento; mejorar en el apartado de la historia no era realmente difícil teniendo en cuenta que antes no había hilo alguno. Igualmente, sigue siendo una serie mala solo recomendable —al menos de momento— para los amantes del amor absurdo.