Folclore japonés en el animanga (1.ª parte)

El folclore japonés en el manga y el anime, primera parte

884
0
Compartir

Folclore

En primer lugar, podríamos definir al folclore como el conjunto de tradiciones de una población concreta. Es decir, se trata del conjunto de costumbres, cuentos, historias orales, leyendas, proverbios, supersticiones, etc. de un pueblo concreto. Además, podríamos incluir elementos tales como las creencias y/o las tradiciones. En algunos casos, inclusive, se llegó a incluir todo aquello relacionado con las festividades y la vida cotidiana del pueblo en cuestión.

Ahora bien, alejándonos un poquito de esta definición, me gustaría adentrarme en un terreno más concreto: el folclore japonés. De hecho, al hablar de folclore nipón, podemos decir que se está abandonando, en cierto modo, la definición anterior. En nuestro caso, nos estamos sumergiendo en un mundo mucho más amplio. Se trata, por lo tanto, del patrimonio cultural de una nación entera. Abordar este tema, como tal, es extremadamente complejo, y es por eso que se ha enfocado de manera diferente. Es por eso que hoy, sin más, os hablaré del folclore japonés, sí, pero en relación al mundo del manga y el anime.

Folclore japonés: un mundo de lo más amplio

A la hora de hablar del folclore nipón en el anime y el manga se requiere, antes de nada, de un pequeño cuerpo descriptivo. En primer lugar, podríamos comenzar hablando de animales. Dentro de este grupo, se destaca la presencia del zorro (kitsune), el mapache (tanuki), el gato (nekomata) y la serpiente (orochi). Aunque no son los únicos animales que podríamos destacar, son los más representativos. Estos cuatro, en concreto, son algunos de los más presentes ya no solo en el folclore japonés, sino en el anime. De hecho, los animales han sido uno de los elementos más recurrentes dentro del mundo del anime y el manga.

Por otro lado, podemos encontrar a los yōkai, demonios o monstruos —principalmente— muy característicos de la mitología japonesa. De hecho, de ellos ya os hablé anteriormente. Así mismo, también podríamos hablar de seres tales como los duendes, los espíritus y los fantasmas. En nuestro caso, y aunque no es adecuado generalizar, los englobaremos todos dentro de los yōkai. Es, simplemente, un método de simplificar las cosas, y quiero que lo tengáis en cuenta. Por otro lado, y como dato más bien anecdótico, se podría destacar la figura de ciertas frutas. El melocotón, por ejemplo, dio origen a la leyenda de Momotarô, y es un símbolo de inmortalidad.

En último lugar, podríamos destacar la presencia de figuras tales como las sacerdotisas. Estas, en realidad, son consideradas sirvientas (Miko) de los templos shintoistas japoneses (jinja). Finalmente, podríamos hablar de un gran número de tradiciones y otro tipo de detalles. Sin embargo, mi intención, en el artículo de hoy, es hablaros de las más comunes. Estos son, probablemente, los más conocidos.

Kitsune

En primer lugar, está la figura del zorro o kitsune. Es un ser de carácter astuto y personalidad traviesa. Se le asocia el poder de la transformación, y en muchas ocasiones es considerado como un guardián de las mujeres. Se le asocia, normalmente, al dios Inari, y se le llegan, incluso, a realizar ofrendas.

El origen de la figura del kitsune es de lo más variada, pues es tanto nacional como extranjera. El folclore nipón a diferencia de otras culturas realza la figura del zorro como positiva. Históricamente, queda ligado al hecho de que, antaño, la relación entre humanos y zorros, en Japón, era relativamente frecuente. Esta especie de cohabitación terminó dando lugar, finalmente, a toda una serie de leyendas y cuentos en torno a su figura. Análogamente, se le atribuyeron cualidades mágicas; es considerado como un tipo de yōkai o espíritu. Se dice que son muy inteligentes, y que pueden llegar a tener hasta nueve colas; a más número de colas, mayor poder e inteligencia.

En el anime y el manga

La figura del Kyūbi no kitsune es, probablemente, la más conocida dentro del mundo del anime y el manga. Además, su tradición no es únicamente japonesa. Se puede destacar la figura del kitsune en animes tales como Naruto (Kyūbi) o Pokémon (Vulpix y Ninetales). Nurarihyon no mago o Digimon también serían ejemplos perfectamente válidos. Ciertamente, la figura del kitsune es, probablemente, una de las más populares y extendidas dentro del anime y el manga. En Naruto, por ejemplo, se manifiesta la capacidad del kitsune de poseer a las personas. Esto, posteriormente, se extrapola al resto de personajes, pero es una capacidad muy destacada de estos seres.

Tanuki

En segundo lugar, tenemos al tanuki o mapache japonés (también llamado perro mapache). Los tanuki son animales con poderes sobrenaturales cómicos o divertidos; su principal habilidad es la de cambiar de apariencia. Al igual que otros tantos, en muchos casos es considerado como una especie de yōkai. Su origen, dentro del folclore japones, se remonta al Nihon Shoki (el segundo libro más antiguo de la historia clásica japonesa). En este, los tanuki se convierten en seres humanos y cantan canciones; reciben el nombre de bake-danuki, y su aparición en la literatura como figuras mágicas aumenta con el paso de los años.

La figura del tanuki es realmente muy interesante. De hecho, llegaron a ser convertidos en objetos de ritual y oración. Adoptaron, con el paso de los años, una especie de forma cómica, insensata y bonachona. Los tanuki dan la sensación de ser seres tiernos y cariñosos. En un comienzo, fueron considerados como gobernadores de la naturaleza, pero la llegada del budismo los desplazó a meros enviados de los dioses. Perdieron, por lo tanto, su divinidad, mas no sus poderes especiales.

En el anime y el manga

Naruto vuelve a destacar como mención, pues es uno de los animes que más se basa en el folclore japonés. La figura de Shukaku se corresponde, por lo tanto, a la del tanuki. Sin embargo, hay otros muchos ejemplos: Inuyasha (Hachi), Shaman King (Ponchi) o Pompoko. Por otro lado, se dice que Pokémon como Zigzagoon se basan en la figura del tanuki, aunque esta referencia queda más remitida al animal más que al folclore.

Nekomata

Por otro lado, se encuentra el Nekomata. Además de poseer un origen de lo más curioso se contaba que, cuando un gato alcanzaba los diez años de edad, su cola comenzaba a dividirse en dos—, poseen el poder, al igual que los dos anteriores, de transformarse. En el caso de los Nekomata, empero, se destaca su predilección por las mujeres y, más concretamente, en ancianas. Son bastante peligrosos, según las leyendas, pues pueden llegar a producir enfermedades, pestes, etc.

Diversos cuentos e historias japonesas decían, por otro lado, que los nekomata, en realidad, no tienen dicha habilidad. Alegaban que no podían transformarse en humanos y que, en realidad, eran una especie de variación del bakeneko (gatos con poderes sobrenaturales, de más de 100 años y al que le creía y se le dividía la cola). La principal diferencia entre el nekomata y el bakeneko es que el primero es un ser vivo, y el segundo un espectro. Otra gran diferencia entre un nekomata y un gato normal es que el primero es capaz de andar a dos patas, con normalidad, y el segundo no.

Estas leyendas, sin embargo, tuvieron consecuencias muy reales. Por ejemplo, era muy común que se les cortase la cola a los gatos. Si estos, además, vivían más de 13 años, solían ser abandonados por sus dueños; el miedo, en este caso, ocasionó más de un abandono injustificado. En muchos casos, esto se debía a la idea de que los nekomata y bakeneko son seres malvados.

En el anime y el manga

Análogamente, su presencia en el animanga es, ciertamente, muy intensa. Naruto, una vez más, vuelve a ser uno de los máximos exponentes de folclore japonés. La figura de los Bijū, sin lugar a dudas, recoge con gran acierto numerosas leyendas y tradiciones del pueblo nipón. Las mujeres gato, por otro lado, son uno de los tópicos más frecuentes de las series de animación. Su origen queda ligado a la creencia de que, contradiciéndose una vez más, los gatos podían adoptar la forma de mujeres. Estos nekomata ejercían de prostitutas, pues se decía que a los hombres les excitaba la idea de haberse acostado, sin saberlo, con una mujer gato. Otros posibles ejemplos de nekomata serían Kirara (Inuyasha) o Shizuka Nekonome (Rosario to Vampire). Incluso Rin Okumura, de Ao no Exorcist, está basado, parcialmente, en la figura del nekomata.

Orochi

La figura del Orochi proviene, al igual que las anteriores, de un anima: la serpiente. Al igual que con el resto, se creía que tenía la facultad de transformarse. Al hablar de Orochi, sin embargo, se hace de forma menos genérica que con el resto, pues se realza con especial intensidad a Yamata no Orochi. Yamata no Orochi es, como muchos sabréis, una serpiente gigante. Esta serpiente, asociada al mito de la Hidra de Lerna, tenía ocho cabezas y ocho colas. Lejos de lo que se pueda pensar, era venerada como una verdadera deidad.

En el anime, el manga y otros

La figura de Yamata no Orochi, además de contar con una gran presencia dentro del mundo y el anime, ha sido especialmente rentable en un gran numero de terrenos. Yamato no Orochi (Ranma 1/2), Hachibi (Naruto), Hydreigon (Pokémon), Orochimon (Digimon) o Yamata Dragon (Yu-Gi-Oh!) son, tan solo, algunos del os múltiples ejemplos que se podrían destacar. Videojuegos como Okami, Final Fantasy I o Golden Sun II, entre otros, también cuentan con la presencia de esta criatura. De hecho, podría dedicar párrafos enteros a mencionar sus meras apariciones, pero no será el caso. El cine y la literatura, por otro lado, también han contado con la presencia de dicha criatura.

Simplemente quería destacar que el caso de Yamata no Orochi es especialmente destacado. Junto al kitsune es, probablemente, una de los animales más destacados. Ciertamente, no podríamos considerarlos como animales con total propiedad, pero hablamos de ellos como tales debido a su origen.

Fin de la primera parte

Para ir terminando, me gustaría resaltar una cosa: el número de animales, y seres procedentes de los mismos, muy importantes dentro del folclore japonés. Hoy he tratado, pese a todo, de hablaros de los más destacados. Es cierto, sin embargo, que existen otras figuras importantes, tales como las del Inugami (basados en perros) o los Kamaitachi (cuya forma recuerda a una comadreja), por ejemplo. Por evitar hacer la entrada excesivamente larga, he omitido su presencia, mas es muy probable que os hable de estos, y otros tantos, en otra ocasión. Por el momento, y por hoy, ya solo me queda despedirme. ¡Hasta pronto!

[Total:1    Promedio:5/5]