Especial de Halloween, folclore japonés: monstruos y yōkai

Recopilación de algunos de los yōkai más famosos del folclore japonés

936
0
Compartir

¡Monstruos!

Hoy es un día especial: Halloween. Como ya sabréis, la popular fiesta americana ha ido ganando adeptos, con el paso del tiempo, en la península. Así que, con no otra intención más que la de mantener el espíritu de la fiesta, he decidido traeros algo diferente. Hoy vamos a hablar de los yōkai.

A decir verdad, y pese a todo, no me estoy desviando tanto como podría parecer. Ciertamente, los monstruos del folclore japonés son un elemento muy recurrente en manga y anime. Aunque bien es cierto que se suele manifestar en géneros determinados, su presencia es algo muy real. Series como Ushio to Tora, Amatsuki o Rosario to Vampire, por citar un par de ejemplos, son una clara muestra de ello. A continuación, os hablaré de algunos de los más comunes.

 Algunos de los Yōkai más conocidos

Tengu

Tengu, yōkai
Tengu, yōkai del manga ‘Amatsuki’

Probablemente, una de las criaturas más conocidas por los amantes del manga y el anime. Su fisionomía, tal y como se puede comprobar, es bastante similar a la de un humano, aunque suelen ser bastante más grandes. En su origen, o así se suele considerar, su rostro era ligado al de una ave. Con el paso del tiempo, el pico se fue transformando en una nariz extremadamente larga; este es, actualmente, su rasgo más representativo.

En su origen fueron considerados como demonios de la destrucción que presagiaban la guerra. Disfrutaban del caos, y eran bastante peligrosos. Con el tiempo, su concepción ha cambiado: actualmente son considerados como seres protectores. Tengu es una clase de yōkai muy curiosa. Con los años, han sido numerosas las leyendas y poderes que se le han atribuido. Uno de los más aceptados, pues suele ser muy común en los monstruos japoneses, es su capacidad para transformarse.

Son muchas, por otra parte, las historias que se cuentan de estos seres. Por un lado, disfrutan de castigar a los orgullosos y poderosos, mientras que disfrutan recompensando a los humildes. A veces raptan a los vanidosos para que se pierdan por el bosque y se vuelvan locos, aunque en otras ocasiones son invocados para que guíen a los niños perdidos a casa. Se dice que nacen de huevos y que habitan en las montañas. Algunos de sus cambios se deben a que, en algunos casos, se les confunde con el dios sintoísta Sarutahiko.

Ha aparecido en series tales como Amatsuki, Ushio to Tora o Nurarihyon no mago, entre otras.

Karakasa Obake

Karakasa Obake

Los Karakasa Obake, o Karakasa, son, sin lugar a dudas, uno de los yōkai más simpáticos y curiosos que he tenido el placer de conocer. Estos seres de tan peculiar aspecto se caracterizan por tener forma de paraguas, un gran ojo y, a veces, brazos, piernas y/o una larga lengua. Normalmente, o así lo dicta su leyenda, son seres inofensivos y de apariencia alegre. No atacan a los humanos, o al menos no siempre.

De entre las historias que se cuentan de los Karakasa, algunas hablan de humanos engullidos en un descuido. Entra dentro de la familia de los Tsukumogami: objetos que cobran vida tras cumplir 100 años. Los Tsukumogami son uno de los mayores clásicos del folclore japonés, y su agresividad suele venir determinada por su vida pasada. Aquellos que fueron abandonados cuando su vida útil terminó suelen ser aquellos enlazados a una personalidad agresiva.

Los Karakasa Obake son, así mismo, yōkai  muy característicos por ser objetos que cobran vida. De hecho, son muchos los monstruos del folclore japones que siguen esta doctrina.

Ha aparecido en series como Rosario to Vampire, Yo-kai Watch o en algunas creaciones de Touhou.

 Jorōgumo

Jorōgumo

Jorōgumo es otro tipo de yōkai. Este, a diferencia de otros tantos, es concebido como una existencia maligna. Su forma original es el de una araña monstruosa, mas puede cambiar su apariencia. Cuando quiere alimentarse de humanos, cambia su apariencia al de una hermosa dama para así poder seducir, y devorar, a los incautos que se acerquen a ella.

Su historia está ligada al período Edo. Se cuenta que una hermosa mujer atraía a los hombres a su hogar. Allí tocaba una Biwa, o alguna otra clase de instrumento similar. Las notas de música tenían como objeto distraer a la víctima antes de envolverla entre sus hilos y, sin más, tener preparada una nueva y exquisita comida. Dichas leyendas atribuyen los poderes del Jorōgumo a su edad: cuando una araña cumple 400 años, adquiere estas propiedades.

Ha aparecido en series tales como Rosario to Vampire, Monster Musume no Iru Nichijō o Inuyasha, por ejemplo.

Kappa

Kappa

Continuamos con la figura del Kappa, una que seguro que os sonará. De hecho, el Kappa es uno de los seres que mejor ha logrado sobrevivir al paso del tiempo. Su tradición, originalmente japonesa, es muy conocida fuera del país nipón, lo cual dice mucho de estos seres. Es un demonio que vive en el agua, principalmente en ríos y estanques. Es un monstruo, aunque su apariencia dicte lo contrario, muy peligroso… Les gusta comer pepinos, y también niños. ¡Ah! Y son bromistas, muy bromistas.

Los Kappa son yōkai de estatura reducida, pues no son mucho más altos que un niño. Las imágenes engendradas en torno a la figura del Kappa han sido muchas a lo largo del tiempo, pero la mas aceptada es aquella que se asemeja a un reptil o tortuga. Portan un caparazón, son de piel verdosa, y están recubiertos de escamas. Poseen un cuerpo preparado, así mismo, para la vida acuática. Además, esa calva que, en muchos casos se le atribuye es, en realidad, un espacio hueco en el que almacenan agua.

Las leyendas que circulan en torno a los Kappa dictan que esa agua es su fuente de vida. Si se seca, mueren. Uno de los mitos más extendidos es la del humano que, engañando a estos seres, les hacía una reverencia a modo de saludo. Los Kappa son muy corteses, y tendían a devolver ese tipo de saludos… el resultado era más que obvio. Así mismo, pese a lo peligrosos que pueden ser, son muy consecuentes. Las historias tradicionales hablan de Kappa que, al ser salvados por un humano, estarían eternamente agradecidos. Como dato, se dice que su origen (son varias las historias) son niños abandonados en las aguas del mundo, pero para que se ahogasen.

Ha hecho acto de presencia en series como Arakawa Under the Bridge, Kappa no Kaikata, Inuyasha o Hell Teacher Nube.

Rokurokubi

Rokurokubi

Rokurokubi es un yōkai bastante conocido. Presentado usualmente como la figura de una mujer, es un ser con un cuello extremadamente largo. Por el día suele mostrarse ante la sociedad como una mujer muy guapa, casada y con hijos, pero… Por la noche, sus poderes toman forma. Adquiere la capacidad de estirar el cuello tanto como quieran. Se alimentan de la energía vital de los demás o de la sangre. Para asustar a sus víctimas pueden revelar su auténtico rostro: el de un horrible demonio.

Dentro de las Rokurokubi existen aquellas de carácter afable y que solo asustan a los niños. Como mucho, se alimentan en la justa medida de los demás para poder sobrevivir. Por otra parte, también hay Rokurokubi malvadas y que disfrutan de matar, de su poder y de todo lo que esto conlleva. Las dos leyendas más extendidas sobre su origen son: en primer lugar, que son reencarnaciones del mal, humanos castigados por su mal karma. Otras leyendas dicen que son mujeres cotillas a las que les castigó por ser así convirtiéndose, de este modo, en almas errantes.

Aparece en Vampire Hunter D, El viaje de ChihiroPompoko o Kanojo wa Rokurokubi.

¿Algo más?

¡Y hasta aquí llegamos hoy! Espero que os haya gustado. Sinceramente, y como anécdota, me ha resultado curioso el miedo que parecían sentir los antiguos por la figura de la mujer guapa. Son muchas las criaturas que, ocultas bajo la apariencia de una hermosa dama, asesinaban a los incautos. Esto dice mucho del pensamiento del pueblo japones en aquellos tiempos, la verdad. Son muchas, y no deja de resultar muy… curioso, por así decirlo, las leyendas basadas en mujeres. Hoy nos hemos dejado en el tintero, por otro lado, a muchos yōkai y monstruos muy interesantes como, por ejemplo, los Kitsune, los Oni o las Yuki-Onna, pero ya lo veremos otro día.

Finalmente, y para despedirme, me gustaría aclarar una cosa. Todos los monstruos que he mencionado en esta entrada están muy relacionados con el manga. De hecho, todos han aparecido en una u otra serie. Por ende, podemos concluir que el anime y el manga está muy influenciado por el folclore nacional. Bueno, ahora sí que sí, ¡hasta aquí llegamos hoy!

 

[Total:2    Promedio:1/5]